viernes, 20 de noviembre de 2009

TIERRA-2


La portada de The Economist es de octubre de 2008, la de The Atlantic, de mayo de este año. Desde esta última revista dicen que no habían visto la del Economist. Lo explica Iñigo Sáenz de Ugarte en Guerra Eterna

4 comentarios:

Bruce dijo...

Lo mejor es el título que le has puesto al post, 'Tierra-2'
XDD

javi dijo...

No sé si entra dentro de campo semántico de la serendipia esa, pero... mi hermano me envió ayer un enlace a una portada que había hecho Chris Ware para la revista Granta, tema: Chicago. Supongo que estareis al tanto de cuál es, pues está fechada en septiembre de este año, aunque a mi se me había pasado por alto totalmente, pues bien, servidor tiene un dibujo muy parecido, no publicado, hecho hace unos tres años cuyo tema es Nueva York. Mejor dicho, una estilización abstracta del asunto, pero coincide en esas bandas verticales del fondo...

(Sin ánimo de comparar lo digo, que lo mio al lado de lo de Ware es nada, me ciño al hecho de la coincidencia)

Y el caso es que cuando la miraba, lo que me venía a la cabeza es esa viñeta del final de Born Again, en la que se ve al Capitan América sobre las letras del Daily Bugle...

Así que de coña: ya no seré un plagiario de Mazzuccheli sino de Ware. :)

Y por seguir con las casualidades, lo de Tierra-2 en plan irónico lo usé yo también en un dibujo que, éste sí, colgué en mi viejo y cerrado blog...

Un saludo!

Pepo Pérez dijo...

A veces hay ideas que están en el ambiente, y varios creadores la plasman a la vez, yo creo que eso es así. La historia del arte está llena de ejemplos.

javi dijo...

Es un tema interesante y complejo, que tiene muchas derivadas, muchos casos, que van desde el robo consciente -algo de eso parece que hubo en el cartel de la última de Coixet-, a eso que dices, una idea que está en el aire sin haberse aún concretado y de repente salta en varios sitios distantes, pasando por un recuerdo inconsciente de algo ya visto. Ni siquiera usar una anécdota personal descarta el hecho de que alguien no haya contado algo muy parecido antes.

Yo lo de las dos portadas estas, lo veo como que un caso de algo que resulta tan visible, tan evidente, que termina por dejarse de ver y entonces es cuando el autor piensa en qué brillante idea ha tenido cuando en realidad sólo la está recordando. Si por un sólo instante se hubiese percatado de ello, estoy seguro de que hubiese descartado inmediatamente usar ese mismo concepto gráfico...