jueves, 19 de noviembre de 2009

HISTORIA DE UNA PORTADA

Cuando estás acabando un libro, un cómic, queda por resolver una cuestión vital: concebir y diseñar la portada. La portada es fundamental porque, y voy a decir una perogrullada, con ella "vendes" el libro a los posibles lectores. Tiene que ser por tanto llamativa, contener elementos que atraigan el ojo y que la hagan destacar en las estanterías entre otros muchos libros o cómics. Eso significa que en teoría la portada debería tener algún toque original que la distinga de las demás y también, al menos a mí me gusta que así sea, debería simbolizar el tema principal de la historia que se cuenta dentro del libro.

Arriba del todo, el primer boceto que hice para la portada de EL VECINO 3. Abajo, una variación de la primera idea y un tercer boceto que fue rápidamente descartado, no hace falta explicar por qué. A veces la portada tarda en salir y te puedes volver loco haciendo bocetos y más bocetos hasta dar con la elección final (eso fue lo que sucedió con la portada del primer Vecino; Astiberri, 2004). Y otras veces sale a la primera, como en este caso o en el del segundo Vecino (Astiberri, 2007).

2 comentarios:

Rafael Ruiz-Dávila "Fali" dijo...

Felicidades por el tercer tomo, Pepo, me lo bebí anoche y me ha encantado. Ojalá siga habiendo futuras entregas de Titán... aunque tengo mucha curiosidad por saber el contexto en el que transcurre (y también las consecuencias) de las acciones que llevan a Emperador a "hacer lo que hace" en esa historia corta aparecida en El Manglar 4, creo recordar...

Pepo Pérez dijo...

Muchas gracias, Fali. Me alegro que te lo hayas pasado bien leyéndolo, y que te haya dejado con ganas de más. Era la idea!