lunes, 15 de julio de 2019

la balada de

Bien, he estado mirando hacia atrás 
A las ballenas viejas 
sobre mis hombros 
Como sal 
o azúcar 
Bien, solo estoy hablando de los viejos tiempos 
Trabajo preparatorio 
o juego de piernas 
Después de la próxima canción avanzaremos
fuera de esta vena
Se llama "La balada de Hulk"

Sabes, solía compartir un sastre 
con David Bruce Banner 
Ese es The Hulk
Chaquetas viajeras y bolsos viajeros
futuros harapos
Y zapatos buenos para caminar por autopistas
pero nunca lo bastante lejos
para ver cómo 
de bueno y fácil podría ser.
Si solo me enfado...
Pero nunca me enfado... 
Tal vez debería.
Podría haber aclarado algunas cosas 
en aquellos viejos días de Bill Bixby. 

El maestro de reiki, él
agitó las manos sobre mí 
Y dijo que comía demasiados filetes 
Y que me aferraba demasiado a las viejas opiniones
Y que ambos son muy duros 
en mi corazón.
Oh, trato de ser una buena persona 
Me pregunto 
si es molesto 
o si vale la pena proseguir 
y proseguir 
y proseguir 
en las autopistas 
al riesgo de la carretera.

"La balada de Hulk", Bill Callahan


----

Well, I've been looking back
At the old whales
Over my shoulders
Like salt or sugar
Well, I'm just talking about the old days
Groundwork or footwork
Well, after this next song we'll get moving along
Out of this vein
It's called "The Ballad of the Hulk"

You know I used to share a tailor
With David Bruce Banner
That's the Hulk
Traveling jackets and traveling bags
Future rags
And shoes good for walking highways
But never quite far enough away
To see how good and easy it could be
If I just got angry
But I never got angry
Maybe I should have
I could have cleared some things away
In those old Bill Bixby days

The master of reiki he
Waved his hands over me
And said I eat too much steak
And hold on too long to ancient takes
And both are so hard
On my heart
Oh, I try to be a good person
I wonder if it's annoying
Or worth pursuing
And pursuing
And pursuing
Down highways
At the risk of the road

“The Ballad of the Hulk”, Bill Callahan

sábado, 4 de mayo de 2019

Rockdelux abril y mayo 2019

No he tenido mucho tiempo en los últimos meses de actualizar sobre la sección de cómic en Rockdelux. Valga este post, al menos, para dar cuenta del contenido de dicha sección (que coordino desde hace años, tantos que he perdido la cuenta) en los últimos dos meses:


Foto de KV: Alfredo Tobía.
Diseño: Gemma Alberich 
Rockdelux 382 (abril 2019)
Reseñas de:
—Guy, retrato de un bebedor, de Schrauwen, Ruppert & Mulot (Fulgencio Pimentel), por Gerardo Vilches;
Pop. ¡No me quito esa canción de la cabeza!, de Luis Bustos (¡Caramba!), por JuanP Holguera;
En un rayo de sol, de Tillie Walden (La Cúpula), por Elizabeth Casillas;
Puerto Langosta, de Edo Brenes (Reservoir Books), por Regina López Muñoz;
Archivos có(s)micos, de Flavita Banana (¡Caramba!), por Isabel Guerrero;
Negalyod, de Vincent Perriot (Norma), por Kike Infame.

Columna de Daniel Ausente titulada «Arde, tebeo, arde», donde relaciona el Frankenstein (1940-1954) de Dick Briefer (Diábolo) con el libro de David Hajdu La plaga de los cómics (Es Pop), un ensayo dedicado a las campañas públicas contra los comic books norteamericanos que condujeron a la implantación del Comics Code de autocensura. 

---


Diseño: Gemma Alberich
Rockdelux 383 (mayo 2019)
Reseñas de:
Peter Hipnos, de Josep Maria Beà (Trilita), reseñado por Daniel Ausente;
La noche polar, de Marcos Prior (Astiberri), por Raúl Minchinela;
¿Arte? ¿Por qué?, de Eleanor Davis (Barrett), por Elizabeth Casillas; 
Manicomio. Una historia real, de Montse Batalla y Xevidom (La Cúpula), por Daniel Ausente;
California Rocket Fuel, de Lorenzo Montatore (Sugoi), por Gerardo Vilches;
Doble reseña de Solid State (Jonathan Coulton, Matt Fraction y Albert Monteys) y Blackhand Ironhead (David López), por Alex Serrano.

Columna de Ricard Martin sobre el paso de Daniel Clowes por el renovado Comic Barcelona, que incluye declaraciones jugosas del historietista estadounidense.

Entrevista de una página al belga Olivier Schrauwen, uno de los autores más importantes que ha dado el cómic internacional en esta década; una conversación que servidor tuvo el gusto de mantener en el pasado festival GRAF de Barcelona. 

Y esto es todo de momen. Hasta el próximo Rockdelux

martes, 5 de febrero de 2019

2 dibujos 2

Un par de dibujos recientes que he hecho para ilustrar textos de opinión en Rockdelux. Este ilustraba un EDIT de José Manuel Caturla sobre el Record Store Day:
Este de aquí abajo ilustra un EDIT de Isabel Guerrero sobre las elecciones andaluzas de diciembre 2018, con mención especial a —sí— Vox. El texto puede leerse en el número de Rockdelux que está ahora mismo en kioscos.

lunes, 4 de febrero de 2019

tebeos imaginarios

Yo empecé mi afición por los tebeos con Spiderman. Con eso ya está dicho todo: miles de niños crecimos obsesionados con Peter Parker y su alter ego trepamuros. Lo vi por primera vez en el colegio, en clase, con 6 años; un compañero sacó un tebeo de su pupitre y a mí se me salían los ojos de las órbitas. Era un Spiderman en edición Vértice, ya en formato revista, grapado, no librito en rústica, pero aún en blanco y negro (los tebeos originales USA siempre fueron a color, como la inmensa mayoría de comic books norteamericanos); era la historia del Lagarto de los comienzos de la etapa dibujada por John Romita Sr. en la que Spiderman tenía que luchar con el brazo en cabestrillo. A mi impresionable mente infantil se le quedó grabado ese extraño superhéroe adolescente que llevaba un disfraz de supervillano y, encima, era perseguido por las autoridades. Una noche de verano, volviendo de pasear con mis padres, les pedí que me compraran un Spiderman, el único que había en el kiosco. Era este (algunas notas sobre las "diferencias" entre el tebeo americano y la edición de Vértice, en el enlace). 
Portada USA: John Romita | Portada de Ed. Vértice: Rafael López Espí
Al final de la historia, Spiderman quedaba amnésico tras un enfrentamiento con el Dr. Octopus y este aprovechaba para engañarle, haciéndole creer que era un criminal a su servicio; toma conflicto de identidades. Continuará. Durante semanas, durante meses, volví al kiosco a intentar conseguir el siguiente número, para ver cómo terminaba la historia. Recuerdo que intentaba explicarle al kiosquero cómo era el tebeo que buscaba. En vano; la distribución nacional era entonces un desastre. Los tebeos se distribuían y redistribuían en completo desorden, en particular en la periferia. El kiosquero me sacaba lo que tenía: un Drácula —no es esto, no es esto—, un Spider —ese era otro personaje, un "auténtico" villano que hacían historietistas británicos, nada que ver—, vete a saber lo que me sacó. Así que tuve que imaginarme esa continuación del episodio, un verdadero "tebeo" en mi mente infantil. Llegué incluso a empezar a dibujalo. Años después, cuando menos lo esperaba, encontré el número siguiente en casa de unos primos, en un enorme montón de tebeos, un verdadero tesoro para un niño. El número estaba muy mal impreso, con sobrecarga de tinta en muchos pliegos, pero se podía leer. Más o menos. Por supuesto, fue una decepción.

viernes, 1 de febrero de 2019

cómics en Rockdelux febrero 2019

Foto portada: Alfredo Arias; diseño de Gemma Alberich
En el Rockdelux de febrero, que llega ahora a kioscos de toda España, Yung Beef nos da la "bienvenida" en portada para un número cargado de "material". Por lo que aquí nos interesa, os resumo la sección de cómic de este mes, dos páginas:

Reseñas de:
Línea editorial (Aia), de Arnau Sanz, un cómic sobre la vocación y dudas del artista y sobre el propio cómic (el alternativo barcelonés, en concreto), reseñado por Xavi Serra;
El inmortal Hulk (1-4, Panini), de Al Ewin, Joe Bennett y otros, por Miguel Ángel Oeste, o cómo HULK APLASTAAAA se torna una fábula jungiana sobre lo buenos que (no) somos aunque creamos lo contrario con una Masa inteligente e inmortal como protagonista;
Nuevas historias del viejo Palomar (La Cúpula), de Beto Hernandez, una reedición del mediano de los Hernandez Bros. reseñada por Isabel Guerrero;
Yo, loco (Norma), segunda entrega de la "trilogía del Yo" de Antonio Altarriba y Keko, reseñado por Kike Infame;
Bárbara Maravilla (Astiberri), de Marta Alonso Berná, reseñado por Isabel Guerrero, una novela gráfica insólita, verdaderamente inclasificable;
LA MENTIRA y cómo la contamos (Astiberri), estupendo debut largo de la australiana afincada en Montreal Tommi Parrish, reseñado por Raúl Minchinela;
Poochytown (Fulgencio Pimentel), nueva entrega del Frank del gran Jim Woodring, reseñado por Isabel Cortés;

La columna "La nostalgia mató a la estrella del britpop", que firma Daniel Ausente, gira en torno a The Wicked + The Divine (Norma), de los británicos Kieron Gillen y Jamie McKelvie, pero sobre todo en torno a su serie Phonogram (Norma). 

—Entrevista a Brecht Evens, por Gerardo Vilches, que recomiendo muy fuerte por su síntesis de ideas interesantes;

—Reseña destacada del mes: la maravillosa Sabrina (Salamandra Graphic), de Nick Drnaso, que yo mismo he reseñado. Para quien suscribe, uno de los cómics del año en España (de momento, el año solo ha empezado :). Hasta el mes que viene, Rockdelux.