miércoles, 2 de septiembre de 2009

ENTE VIRTUAL DEPREDA A PERSONAS REALES


Una gran compañía compra a otra y paga por ella 4.000 millones de dólares, una cifra de dinero que gente como nosotros ni siquiera podemos imaginar. Gracias a su catálogo de personajes y al éxito de las películas recientes basadas en ellos, la compañía comprada "ocupaba el cuarto puesto en la lista de marcas mundiales con un valor estimado de 5.700 millones de dólares" (cita del enlace, informe de Comicopia). En otras palabras, un ente ficticio, virtual (una compañía es una sociedad, una persona jurídica, una ficción que no existe físicamente, algo que a menudo olvidamos) compra a otro ente virtual. Compra en este caso una "casa de ideas". Me pregunto cuántos de esos 4.000.000.000 $ han ido a parar a las personas físicas (que sí existen en el mundo real) de cuyas ideas y dibujos salió ese catálogo de personajes, el principal activo de la compañía ahora comprada. Por ejemplo, a Joe Simon (Capitán América; Simon por cierto aún vive). Por ejemplo, a los herederos de Jack Kirby (Capitán América, 4 Fantásticos, X-Men, Vengadores, Hulk, Thor, Iron Man, Silver Surfer, Dr. Doom, Galactus, etc.). Por ejemplo, a Len Wein (Lobezno; "No he visto ni un centavo por parte de Marvel, ni siquiera tengo un crédito en la película de Lobezno"). Ya sé que no soléis pulsar los enlaces, pero os recomiendo hacerlo esta vez, son muy instructivos.

Y me lo pregunto porque en las notas de prensa sólo veo los nombres de Robert A. Iger, Ike Perlmutter o Joe Quesada (presidente de Disney, jefe de la Oficina Ejecutiva de Marvel y editor jefe de Marvel, respectivamente). La pregunta es retórica, ya sé que esos creadores de los personajes de la compañía (su principal activo como tal compañía) no han recibido nada de esos 4.000 millones $. Los accionistas de la compañía comprada (su valor en bolsa ha subido gracias a la compra un 26%) seguro que sí. De eso se trata con la operación.

"No se trata sólo de una compra de licencias de personajes sino de una compañía, incluído su capital humano".
--Un portavoz de Disney

Esta historia en Marvel no es nueva, por supuesto. A lo largo del tiempo y desde que su dueño original, Martin Goodman, vendió la empresa a finales de los 60, Marvel Comics ha sido comprada por compañías más grandes ajenas al negocio de los tebeos. La compra ahora por parte de Disney no es más que un nuevo peldaño en la escalada ecónomica, en el Monopoly al que juega el Gran Capitalismo si se prefiere. Aunque el acuerdo de compra incluye mantener la independencia de dirección de Marvel (Quesada menciona la relación Disney/Pixar como comparación), me pregunto qué pasará cuándo, dentro de x tiempo, la Gran Compañía Dueña empiece a imponer macrodecisiones completamente ajenas a la realidad a pie de oficina (humana) de Marvel, la compañía ahora comprada. Decisiones relacionadas con los Grandes Números y el valor de bolsa de la Gran Compañía. Decisiones de contabilidad para "reducir costes" y asegurar el máximo margen de beneficio a los accionistas, por ejemplo. Reducciones de costes que suelen pasar en estos casos por subcontratar servicios, despedir personal contratado y reducir la lista de productos deficitarios.

Hace unos años, le leí a Enrique Vela algo que me impactó en su momento y que aún no he olvidado. El género humano acabó con todos sus depredadores naturales sólo para crear nuevos depredadores que se "alimentan" de personas. De "capital humano", uno de los eufemismos habituales. Y esos nuevos depredadores ni siquiera existen en el mundo físico. Son entes virtuales.

Joe Simon (1913), Jack Kirby (1917-1994), Len Wein (1948)

5 comentarios:

tronicdisease dijo...

Imagina que en un planeta surge la vida y comienza a evolucionar desde la bacteria. El nivel de complejidad crece y aparecen especies con mayor control e independencia del medio. Finalmente, surge de la evolución el factor de adaptabilidad total: el raciocinio, la inteligencia si se quiere, con sede en una de las especies de dicho planeta.
Para esa especie, como para muchas de sus predecesoras ya existe la sociedad. Es una sociedad de personas físicas en la que los individuos juegan roles.

Con la inteligencia llega la colonización de todos los nichos ecológicos a favor de la especie de marras y el dominio sobre todas las demás especies y el planeta entero en su conjunto. El dominio sobre la evolución.
El suguiente paso en la evolución, ahora mucho más rápida, no es el homo superior, ni el ente espiritual individual, sino un ente virtual jurídico, creado por las sociedades de hombres: la empresa, sociedad de responsabilidad anónima.
El mundo es ahora su caldo de cultivo y sus procesos de nutrición (fagocitación de otras empresas, acumulación de dinero) y supervivencia son ahora los motores de la evolución. La especie que lo comenzó todo, la especie inteligente (nosotros) solo cumplimos en el mundo actual la función de sustento físico de las entidades jurídicas que se reparten la riqueza que solo nosotros podemos generar, la riqueza real. No tenemos parte en las decisiones importantes sobre el mundo o su evolución. Pero cargamos con la culpa de los crímenes que las sociedades cometen en lo que no es más que su funcionamiento como depredadores virtuales, sobre el cual las leyes humanas no ejercen control alguno.

PAblo dijo...

Estos entes abstractos (pero con personalidad jurídica, otra abstracción) sirven para justificar lo injustificable que sus anónimos gestores y accionistas suelen planificar para hacerse con las perrillas... E la nave va...

Por otro lado, cuando luego se producen las crisis y tal este tipo de grandes gestores tipo Iger, Perlmuter y demás, tienen sus indemnizaciones por despido y sus seguros por contrato mientras que tipos como Gene Colan no han tenido ni para pagarse el hospital.

Impacientes Saludos.
(Seguramente este mensaje está lleno de inexactitudes y demagogia pero creo que el fondo queda más que claro).

Pepo Pérez dijo...

A Gene Colan fueron a ayudarle, sí, se preparó un libro conmemorativo, una subasta benéfica para recaudar fondos, etc., pero al final es lo mismo de siempre: a lo máximo que pueden aspirar las personas físicas (humanas) que están (estamos) en la parte baja de la pirámide es o bien a la caridad, o bien a las partículas más minúsculas de las migajas más minúsculas de todo el PASTEL.

Mikel dijo...

Bien dicho Pepo!

Intramuros dijo...

Esto me recuerda (ya que hablamos de comics), un episodio del Marvel Boy de Morrison en el que el héroe tenía que detener a una corporación viviente que se le escapa de su nave espacial e intenta invadir la Tierra. Buenísimo.

El tema "formas de vida basadas en la información pura" es realmente intrigante... y acojonante.