martes, 29 de septiembre de 2009

EL ARTE QUE NO ERA ARTE

"La fotografía es una industria nueva, una parte de la locura universal que viene a arruinar lo que quedaba de divino en el arte (...) Es el refugio de todos los pintores fracasados, demasiado mal dotados o perezosos para acabar sus estudios".
-Baudelaire, EL PÚBLICO MODERNO Y LA FOTOGRAFÍA, 1859.

"No puede haber ningún valor artístico en unas imágenes producidas por una máquina. (...) La fotografía no pasa de ser una serie de operaciones manuales cuyos resultados no pueden bajo ninguna circunstancia ser asimilados a las obras fruto de la inteligencia y el estudio del arte".
-Ingres y veinte pintores firmantes más, en un manifesto publicado en la prensa parisina en 1862.

10 comentarios:

Óscar Palmer dijo...

Muy bien buscado, Pepo. Si es que en el fondo esto es así desde el principio de los tiempos. El "no me toques las habichuelas" de toda la vida, vaya.

Max Vento dijo...

Muy interesante, Pepo. Seguro que también podremos encontrar similares respecto al cine visto con desdén desde el mundo del teatro.
Max

Urbs dijo...

Muy buenas las citas. Se podría "disculpar" (por decir algo) un poco a Baudelaire, Ingres y compañía, si tenemos en cuanta que en aquella época la fotografía era un medio totalmente nuevo y pilló descolocados a muchos enterados que no supieron ver sus posibilidades como arte.
Sin embargo, decir lo mismo del cómic ahora, un arte (o lo que sea) con más de un siglo a sus espaldas, es una auténtica barbaridad.

Nihil dijo...

A nadie hay que disculpar: es exactamente lo mismo. El cine las tuvo, igualmente, muy gordas.

Esto es lo que hemos avanzado en los últimos siglos.

No obstante, creo que nadie ha aludido a que lo aprovechable del texto de VMF es lo que tiene de termómetro: mucha gente piensa lo mismo que él.

Pueden decirme que disfrutar donde otros sufren tiene un tono psicópata... pero a mi me encanta.

Urbs dijo...

Nihil, no creo que sea lo mismo. Lo de Molina Foix tiene más delito que lo de Ingres (y si te fijas,lo de disculpar lo he entrecomillado), si tenemos en cuenta la cerrazón general que existía en aquella época en lo referente al concepto de arte y lo abierta y ambigua que es actualmente (menos para unos pocos, claro). Que alguien defienda posturas decimonónicas a estas alturas de la película, ya me dirás...

Nihil dijo...

Es que a estas alturas se siguen defendiendo posturas, no decimonónicas, sino medievales. En ocasiones barnizadas de ingenuidad, pero igualmente peligrosas para el librepensamiento.

Por cierto, y como curiosidad: según el brillante ensayo de David Hockney "El conocimiento secreto", Ingres fue uno de los retratistas que más y mejor partido sacaron de la cámara clara. Un instrumento óptico que proyecta sobre el papel la imagen del modelo, facilitando su dibujo. Fotografía al fin y al cabo. He encontrado en esto un sutil paralelismo con el caso de VMF, ya que es cineasta, y probablemente se servirá de la narrativa secuencial para resolver los storyboards de sus películas.

Pepo Pérez dijo...

Sí, sí, esto que dices, Nihil, me hace mucha gracia. Que muchos de esos pintores que se manifestaron contra la fotografía usaban instrumentos ópticos para pintar. El libro de Hockney que citas, por cierto, me encanta.

Max, hay más citas de estas hoy en mi tira de El Estafador. Voy a enlazarlo.

juanan dijo...

Pepo: tiene gracia; hace cosa de un mes dieron un documental (creo que en Canal de Historia o similar)donde salía precisamente un extracto de una de estas citas, comentando el desprecio original que sentían los pintores hacia la fotografía.

Ahora he recordado una carta que pude leer en su día y que (gracias a San Google) he podido encontrar:


«JOVENCITO, agradézcamelo. Mi invento no está en venta. Olvídelo, porque para usted significaría la ruina. Podría explotarse durante algún tiempo como curiosidad científica, pero no tiene ningún futuro comercial», fue la respuesta que, según confesara Louis Lumière, ofreció su padre, Antoine, al joven Georges Méliès, cuando éste se interesó vivamente por la compra del 'Cinematógrafo' que acababan de mostrar en público"...


No es lo mismo, pero creo que guarda relación

Pepo Pérez dijo...

Sí, pero guarda relación como tú dices. Ya sabes que por esas fechas hubo también quien no daba un duro por el futuro artístico (no sólo comercial) del cine... Se veía sólo como una atracción de feria.

juanan dijo...

Cierto; respecto a esa consideración de atracción de feria, recuerdo una anécdota que nos contaron en estética del cine sobre “Vampyr” de C.T. Dreyer: la película fue producida por un noble ruso exiliado en París, el Barón Nicolas Louis Alexandre de Gunzburg, quien además interpretaba al protagonista; sin embargo para no “manchar” el buen nombre de la familia tuvo que trabajar bajo el pseudónimo de Julian West.