jueves, 17 de septiembre de 2009

LA PRODUCCIÓN DE NOTICIAS COMO UN COSTO, LA PUBLICIDAD COMO UN PROPÓSITO

Simon cree que muchos propietarios de organizaciones de medios nunca entendieron ni valoraron esas habilidades [las de los periodistas profesionales], y que esa es una de las claves de la decadencia de los diarios. “Estábamos esclavizados por esos personajes de Silicon Valley, y nuestros propios líderes no venían de la sala de redacción. Los responsables de nuestra industria despreciaban el producto, veían las noticias y la producción de noticias como un costo y a la publicidad como un propósito. Todo lo que se interpusiera en el ingreso y más ingreso de publicidad era una afrenta”, analiza. “Cuando se estaba realizando el prototipo de Internet, la gente de nuestra industria debería haber destinado dinero a investigación y desarrollo, para saber qué hacer con esa nueva dinámica y crear un producto tan esencial para los lectores que estuvieran dispuestos a pagar por él. En lugar de eso, se llevaron todos los beneficios –y hubo grandes beneficios en los ‘80– y se los dieron a Wall Street y a los salarios de los CEOs. Todos esos tipos hoy viven en los campos de golf. Y los reporteros no tienen trabajo.

(...) La pregunta que hay que hacerse es ‘¿Son los diarios más fuertes o más débiles por haberlo dado todo gratis [en internet]’. ¡Están en peligro, por Dios! Y todavía hay gente, profetas de los nuevos medios, que te dicen ‘Vos no entendés Internet’. Y mi respuesta es ‘Vos no entendés el periodismo’”, dice. “Lo que están haciendo es destruir un bien cívico elemental en el nombre de la tecnología, en vez de hacer jugar la tecnología para el bien cívico. No hay nada gratis en enviar reporteros a Fallujah o a cubrir el Congreso en Washington.”
--David Simon, sobre la crisis actual del periodismo. Antes de hacerse famoso creando y escribiendo series de televisión como THE WIRE, Simon fue un periodista de sucesos que en 1995 se acogió a una baja incentivada tras sucesivos recortes en el periódico de Baltimore donde trabajaba. Esto sucedía después de que su diario se integrase en un grupo conglomerado de prensa que salió a Bolsa. Mucho más en Página 12 (gracias, Fernando)

---

Más: LA CULPA NO ES SÓLO DE INTERNET

1 comentario:

absence dijo...

Durante un tiempo colaboré para una revista en la que había un redactor, una secretaria que a ratos copipasteaba notas de prensa y cinco publicistas.