miércoles, 6 de mayo de 2009

EL DR. QUANTUM VISITA EL "PLANETA PLANO"...


¿Somos capaces de imaginar la cuarta dimensión? Antes de responder a eso, vamos a visualizar la analogía bidimensional que utilizaron Al Feldstein y Bernie Krigstein en MONSTER FROM THE FOURTH DIMENSION (viñetas de arriba), Carl Sagan en COSMOS e incluso Grant Morrison en ANIMAL MAN (con los dibujantes Chas Truog y Doug Hazlewood) y Alan Moore en PROMETHEA (con los dibujantes J. H. Williams III y Mick Gray). En estos dos últimos casos, cabe interpretar que la analogía bidimensional era, además, una metáfora de alguna otra cosa que los dos guionistas gnósticos querían darnos a entender con sus tebeos.

En resumen, tanto en ANIMAL MAN como en PROMETHEA: seres de un mundo de dos dimensiones (los personajes del cómic) despertaban su conciencia y comprendían que existía una tercera dimensión donde vivían seres de tres dimensiones... En ANIMAL MAN concretamente, esos seres del mundo tridimensional éramos nosotros, los lectores que leían mes a mes las aventuras de Animal Man y los demás personajes del tebeo, seres de dos dimensiones que vivían en un mundo de ficción (el del cómic ANIMAL MAN) creyendo que sus vidas eran reales.


Aquella etapa de ANIMAL MAN donde se rompió "la cuarta pared" tuvo su punto culminante cuando Animal Man comprendía la "verdadera naturaleza de la realidad", o, en palabras del propio Morrison, "el secreto del universo". Después de conocer a un personaje, físico de profesión, que le habló de la Teoría del Orden Implicado del físico cuántico David Bohm, y tras una ingesta de alucinógenos en Méjico, Buddy Baker alias Animal Man terminaba "viéndonos" a nosotros, los lectores:



Más tarde, Animal Man comenzaría a viajar por el tiempo cual Billy Pilgrim de MATADERO CINCO (Kurt Vonnegut), viaje que culminaría conociendo en persona al "dios" que le había creado. Es decir, al guionista de sus cómics: Grant Morrison. Así sucedió en ANIMAL MAN nº 26 (1990), episodio titulado muy apropiadamente DEUX EX MACHINA, en el que el propio Morrison "visitó" el mundo de dos dimensiones de Animal Man y conversó con él.



Algo parecido sucedía en el "apocalipsis" simbólico de PROMETHEA (2003), cuando la heroína de la serie venía a traer el "día del juicio final", y éste no consistía en el fin literal del mundo sino -como algunas profecías mayas predicen, por cierto, algo que a buen seguro Moore habrá tenido en cuenta- una revelación completa sobre la "auténtica naturaleza de la realidad". En medio de una orgía donde los momentos temporales se confundían y los propios autores del tebeo aparecían en las viñetas, una de las secundarias de la serie era "sacada" del mundo de cómic de dos dimensiones por un ser que habitaba un mundo situado "fuera" del cómic, en un "hiperespacio". Para visualizarlo, pongo de nuevo estas dos viñetas del "apocalipsis" según Moore, J.H. Williams III y Mick Gray (color de Jeromy Cox):



Obsérvese el efecto "casas sin techo" que produce una secuencia de cómic vista desde esa perspectiva, y la ilusión "temporal" y "secuencial" que viven los personajes del cómic: evidentemente, la percepción del tiempo no puede ser la misma para el personaje que vive en el cómic que para el ser tridimensional que habita un "hiperespacio" fuera del cómic.

Para visualizar nuevamente la analogía del paso de dos dimensiones a tres, vamos a ver ahora un video donde el Doctor Quantum visita el "Planeta Plano" y le muestra la tercera dimensión a un ser de dos dimensiones que al principio se caga de miedo.



Después de esto, quizás estemos en mejor situación para imaginar cómo seres de un mundo de tres dimensiones como nosotros podríamos visualizar un mundo cuatridimensional. Y cómo un hipotético ser cuatridimensional (la cuarta dimensión en la física moderna después de Einstein es, recordemos, el tiempo) podría "vernos" a nosotros en cualquier punto del espacio-tiempo.

---

Más:

-EL TIEMPO ES LA IGNORANCIA
-ASÍ ES COMO FUNCIONA

6 comentarios:

Kalitro dijo...

Quizás sea demasiado malpensado, pero estos videos siempre me han parecido intentos de tomar aspectos poco conocidos de la ciencia, darles un halo misterioso-místico y ponerles un lacito para hacer carne de secta.

Vaya, igual que las cosechas o las estrellas en tiempos pretéritos.

Pepo dijo...

Pues no. La analogía del paso de dos dimensiones a tres la usaba el mismo Carl Sagan. Solo que aquí está visualizada con una estética más actual. El video está hecho para niños, por cierto, para explicarles conceptos de física moderna (olvídate de la nota añadida que alguien ha puesto al subirlo al youtube).

En este otro video el Dr. Quantum explica el experimento de la doble rendija:

http://www.youtube.com/watch?v=vfkdzNN2VLo

tronicdisease dijo...

Permitidme una puntualización.
El tiempo, esa cuarta dimensión, no tiene en la física el mismo carácter que las otras tres. Cuando muestras un mundo de 3 dimensiones a una persona de 2 el efecto estaría bien descrito por esa analogía de las casas sin techo. Si alguien que viviese en una cuarta dimensión espacial nos sacara de nuestras 3 cotidianas sentiríamos algo parecido: el espacio se agranda infinitamente. Los seres de 4 dimensiones verían todas nuestras 3 dimensiones desde una perspectiva externa sin podérseles ocultar nada.
Ahora bien, si la cuarta dimensión es temporal, la cosa es diferente porque el tiempo pasado y futuro, por decirlo de alguna manera, está ocupando el mismo espacio de 3 dimensiones que tenemos copado en el presente. La imagen se parecería más al cuadro de Duchamp, aunque imagínate eso no solo con la figura del desnudo que baja la escalera sino con todo lo que abarca tu vista.
Esto se debe a que el espacio-tiempo no es lo que se llama euclideo sino pseudoeuclideo. A la hora de medir distancias en esas 4 dimensiones el tiempo no contribuye con el mismo signo que los 3 espacios sino con el opuesto.
La aproximación del Promethea sería lo que se llama "caso euclideo". Se usa en física para muchas cosas y es más fácil para calcular, pero luego para interpretar los resultados hay que hacer una transformación de vuelta al espacio-tiempo pseudoeuclídeo real, también llamado de Minkowski.
Espero no haberos enfangado la mente con tanta matemática.

Intramuros dijo...

Según leí en alguna parte, incluso el concepto de que el pasado siga existiendo en el mundo 4-D es erroneo. Por lo visto, si así fuera, en cada diferencial de tiempo la entropía aumentaría tanto que el Universo se colapsaría unos instantes después de su nacimiento.¿Tiene sentido tal afirmación, Tronicdisease?

tronicdisease dijo...

Aquí ya no sé si lo que te digo es lo que diría la ciencia oficial, pero mi idea es que el pasado se borra para que exista el presente (futuro).
Por supuesto no existe solo un instante sino una rodaja temporal de una cierta anchura en lo que llamamos presente. Parte de nuestro presente es un quasar que detectamos ayer aunque sepamos que su luz salió hace millones de años.
Sobre su presente, el del quasar, no podemos decir nada, consecuencia de la relatividad.
En cuanto a lo de la generación de entropía que colapsa el universo, no lo entiendo. La entropía se genera continuamente y tiende a su máximo valor en el universo siempre. No entiendo que eso pueda colapsarlo, más bien es lo que lo hace funcionar. De hecho la variable entropía y el tiempo físico corren paralelos.
Quizá interpretaría que si el pasado no se borrase, dejaría de generarse entropía y ello haría imposible que el tiempo continuase, que hubiera evolución. Es el único colapso que se me ocurre en este caso.

Kalitro dijo...

No, no, si la analogía es estupenda y de lo más válida, y el video es por lo demás muy correcto.
Será cosa del comentario adjunto.