sábado, 16 de mayo de 2009

YA ES SUFICIENTE (UN POQUITO DE POR FAVOR).

En estos días me parece que ha habido un poco de demasiado, con el asunto "intrusos". Y ahora quiero decir unas cuantas cosas desde mi punto de vista.

¿Por qué algunos de los autores que se han quejado y han venido a "señalar con el dedo" a otros están currando para Francia? Pues porque allí pagan bastante más que aquí, y por eso mismo no pueden trabajar para editores españoles, que pagan mucho menos. Pero, ¿por qué pagan más en Francia? Pues no es porque los editores franceses sean más generosos que los de aquí. Es simplemente porque allí el mercado de lectores (francobelga, además, dos países) es enorme, y las tiradas muy superiores a las de España. Existe un mercado grande, y por consiguiente una gran industria. Entonces, como un título mediano en Francia obtiene unas ventas decentes, eso supone unos adelantos dignos para el autor que le permiten vivir si dibuja, digamos, dos álbumes al año. Incluso con un álbum al año se puede vivir con según qué tiradas, sin lujos. En España en cambio, las ventas, y tiradas, son muy inferiores a las del mercado francobelga. Luego las liquidaciones y adelantos que te puede pagar el editor son proporcionalmente inferiores también. No es que el editor te "robe" tu dinero, ni que te quiera pagar "menos", ni que aquí los autores estemos "regalando" nuestro trabajo. Los autores estamos negociando los contratos, y en la medida en que vas vendiendo poco a poco más ejemplares, vas exigiendo más cosas, más adelantos, mejores condiciones. La causa de cobrar poco haciendo tebeos en España es tan sencillo como lo siguiente: que en nuestro mercado se vende mucho menos que en Francia, y por tanto no se pueden pagar las mismas tarifas, ni los mismos adelantos ni las mismas liquidaciones posteriores. No estamos hablando de un mercado subvencionado (aunque podría intentar conseguirse subvenciones, por supuesto, es un instrumento muy útil). Hablamos de un mercado libre, privado, sujeto a la ley de oferta y demanda. Es decir, sujeto a la COMPETENCIA. Y en este mercado, lo que sucede simplemente es que HAY BASTANTES MENOS LECTORES AQUÍ QUE EN FRANCIA. De momento.

Subrayo el de momento. Quiero decir que sí existen excepciones que apuntan a la posibilidad de ampliar el mercado español de lectores. Porque fenómenos como ARRUGAS (unos 20.000 ejemplares vendidos en España, cifra arriba cifra abajo, y subiendo) demuestran que el techo de lectores se puede romper, que de hecho se puede romper mucho; que se pueden conseguir lectores nuevos, en definitiva. A base de buenos tebeos, por supuesto. Y 20.000 ejemplares vendidos es ya bastante dinero, son liquidaciones sustanciosas las que le han llegado a Paco Roca, las que le seguirán llegando. Nadie le está "robando" su dinero, al contrario. Como ha vendido mucho, va a cobrar proporcionalmente a sus ventas. Pero, claro, ARRUGAS de momento es un fenómeno prácticamente único. Hay otros autores cerca de él, Juanjo Sáez, Mauro Entrialgo o Manel Fontdevila tienen álbumes en el mercado que han superado la barrera de los 10.000 ejemplares vendidos, cosa rara. De momento. Y esas ventas significan también unas liquidaciones más que decentes. Yo confío que a medio plazo ese fenómeno no sea tan raro sino bastante más habitual. Y lo creo en serio porque pienso que se va a conseguir.

Pero, para llegar a ese momento, hace falta que los Rubines, los Juanjos, los Mauros, los Duranes, los Juacos, los Trujillos, los Miguel Ángel Martines, los Maneles, los Max, los Giménez, los Gallardos, los Monteys, los Alcázar, los Brieva y todos los demás (perdonad pero no puedo nombrar a todos; tampoco me olvido de los que lo intentaron en su momento en el mercado español, caso de Jaime Martín, Sergio Bleda, Mateo Guerrero y de muchos otros, antes de dar el salto al mercado extranjero) que seguimos publicando tebeos españoles en España sigamos haciéndolos e intentando generar ese mercado de lectores. Un mercado que no se hace de un día para otro. Sino poco a poco, de año en año. Por eso me ha parecido un despropósito lo que ha sucedido esta semana. Que alguien que está currando para Francia u otros países europeos (lo cual me merece todos los respetos del mundo, lo diré cuantas veces haga falta) cobrando 12.000, 15.000, 18.000, 20.000 o más euros por álbum, venga a decirle a un señor que puede estar ganando ahora mismo unos 2.000 euros por álbum en España (eso es un título con unas ventas pequeñas pero no desastrosas) que "vaya cara que tiene", que si es un "intruso" y un "esquirol" y que si está "regalando" su trabajo, lo siento, pero me parece el mundo del revés. No, perdona. Eres tú el que, por necesidad o por deseo propio, estás trabajando para Francia, otros países europeos o EEUU, lo cual me parece muy bien e insisto de nuevo: ME PARECE MUY BIEN. Sin condescendencia alguna lo digo, sólo faltaría. Es otra vía, otra posibilidad, otra manera de hacer tebeos, a tiempo completo si ese es tu deseo. Y hay gente trabajando para el extranjero que se gana la vida más que bien. Pero luego hay otros autores que seguimos confiando en las posibilidades de un mercado potente de producción propia, para un amplio número de lectores. En España. Y que seguimos trabajando en él. Alternando ocupaciones, por supuesto, porque no podemos vivir solamente de las ventas de esos tebeos españoles, ni mucho menos. De momento no existe ese ansiado mercado interno, pero la gente que publica en España, que publicamos, estamos trabajando para que ese mercado exista. Entonces, que alguien que está trabajando para Francia, o para EEUU (lo cual, repito por cuarta vez, me parece estupendo y no tengo nada en contra de eso; el mercado ya es "global" y si uno puede trabajar para otro país, y quiere hacerlo, mejor para él, maravilloso), cobrando decentemente su trabajo (algunos más que decentemente), venga a cantarle las cuarenta a un autor que está sacando aquí, en España, un tebeo para mil, dos mil o como mucho tres mil lectores (y eso implica, me temo, pocas liquidaciones para el autor, y para el editor), me parece completamente absurdo.

Y por cierto, ya para terminar con el asunto de alternar profesiones y ocupaciones laborales. Todo ese rollo de los "requisitos" profesionales para ser aceptado en el "club de los dibujantes" me ha parecido bochornoso. De gremios medievales, prácticamente. Primero se sugirió en comentarios que el "requisito" era pagar autónomos. Más tarde, que si dibujas por ejemplo en una productora de animación aunque estés contratado, y no como autónomo, de acuerdo, admitimos pulpo como animal de compañía. Pero, ojo, que si eres funcionario y además dibujas, colega, no entras en nuestro club selecto del dibujante. Para rematar la faena, un histérico vino a decirme aquí que a ver si es que no facturamos ni declaramos a Hacienda los ingresos por dibujar. Pero vamos a ver, ¿por quién me has tomado, por quiénes nos has tomado? ¿Y cómo te atreves a sugerir algo así en mi cara?

Sobre el tema "funcionariado", un par de puntualizaciones, y aquí hablo por mí. Yo no soy funcionario. Soy personal contratado, con todo lo que eso implica. No cobrar distintos complementos del funcionariado. Ahora mismo una gran parte de la plantilla docente de universidades es profesorado contratado. La ley del PP sobre universidades nos lo puso más difícil para llegar a funcionario. Pero, aunque fuese funcionario, voy a aclarar un par de cosas más. Primero, en contra de lo que suele pensarse hoy día no es fácil llegar a funcionario sino todo lo contrario, no te toca precisamente en la lotería. Y cuando llegas, si llegas, ser funcionario implica también cobrar poco dinero. Cobras seguro, vale, pero poco. Rico no te haces precisamente. Lo que pasa es que mucha gente en este país raja de la función pública y piensa que ningún funcionario trabaja (cosa que es MENTIRA), pero luego toda la clase media va a la enseñanza pública, a la sanidad pública (teniendo en cuenta en qué condiciones trabaja a veces el personal sanitario, y LO QUE COBRA por ese trabajo; así hay tantos médicos y enfermeros huyendo a trabajar a otros países comunitarios), va a la Administración para cualquier trámite, usa las carreteras públicas, llama a la policía porque el vecino hace mucho ruido. Para todo eso hacen falta funcionarios, o personal contratado por la Administración. Y sin ellos, nos quedaría "El Corte Inglés" (para entendernos) para gestionarlo todo. No sé si me explico. Yo sí creo en el Estado, y en el servicio público. Todo lo demás me parece, además de buscar chivos expiatorios para los problemas propios, ignorar qué significa el mercado privado, qué significa dejar todo el espacio colectivo al libre mercado, ignorar en definitiva qué significa el Estado para los intereses generales, los de todos, especialmente los más desfavorecidos. Ignorar qué significa LO PÚBLICO. Ahora mismo, con la recesión mundial que tenemos encima, podemos comprobar de primera mano qué consecuencias implica la retirada del Estado (y sus funcionarios) dejando el campo libre al sector privado. Ya hemos visto la que ese sector ha liado.

P.D. Un cordial abrazo, Sergio Bleda y amigos.

9 comentarios:

Intramuros dijo...

Por alusiones, y acerca del funcionariado (pues yo, y creo que casi todo el mundo que no lo es hemos 'rajado' largo y tendido sobre ellos): La cuestión no es que sean necesarios o no. Lo que pasa es que generalmente, se pasan por el forro el concepto de eficiencia. Sé que sacarse unas oposiciones puede llegar a ser muy jodido, un objetivo que puede llevar muchos años alcanzar, pero una vez conseguida la plaza fija, un funcionario goza casi de 'carta blanca', y tiene que hacerla muy gorda para ser sancionado. Así, 'desde fuera' vemos con indignación como en ciertas oficinas se van a tomar hasta cuatro cafés en una mañana, ciertos profesores 'pasan de todo' porque, al fin y al cabo, ellos van a cobrar igual, o como personas que atienden al público lo hacen con muy malos modales y como si les debieras la vida por la gestión que te están haciendo, pese a que solo hacen su trabajo, remunerado con los impuestos de las personas a la que atienden.

De la misma manera, para mi tienen un mérito especial aquellos funcionarios que, pese a sus condiciones laborales seguras, y al desgaste que supone atender al público, intentan hacerlo lo mejor que pueden, motivados y con una sonrisa en la cara, sabiendo que al final van a cobrar exactamente lo mismo que los otros.

Pepo dijo...

Lo que dices es cierto, David, pero no pueden pagar justos por pecadores. Hay profesores malos, pero también buenos. Hay funcionarios vagos, pero también funcionarios trabajadores (que suelen hacer además el trabajo suyo y el de otros). Que te quejes de los malos, y los critiques, es lógico. Pero generalizar y extenderlo a todos ya no me parece lógico.

Samu dijo...

Desconecté de la discusión anterior: desbarrábais, y es una pena, como bien dices...
Voy a revisarla, porque me da que me he perdido algunos 'greatest hits' bochornosos...
:P

HAL dijo...

Hola Pepo,
Soy Eduard, y estoy siguiendo con bastante pasión todo este berenjenal por la parte que me toca, es decir, dibujante a media jornada y cobrando más bien poco...o nada.
Comenté en el blog de Sergio Bleda que me pareció bastante lógico su enfado, aunque no la manera de enfocarlo. Y ahora que sacas el tema bomba, porque para mi el verdadero centro de gravitación del problema es este y no otro (todo lo demás, incluido los argumentos de Bleda) es la cuestión de la industria española.
Tenemos industria, desde luego, pero como apuntas, aun nivel tercermundista, salvo excepciones, que apenas da para comer a quienes se acercan con toda la ilusión del mundo para ganarse la vida con ello. ¿Es un problema para los que quieren trabajar dibujando pagarse el autónomo? o mejor aún, ¿estaría la gente dispuesta a pagarse el autónomo si les dijeran que van a a cobrar un sueldo digno? Yo creo que la respuesta es un rotundo SI. Por lo tanto, ese no es el problema ni nunca lo ha sido.
El problema es la industria en este país.
Yo siempre pongo como ejemplo la revista eljueves, de como un nutrido grupo de autores han sabido crearse un público y ahí están, semana tras semana, por más de 30 años y los que les quedan.
Quiero decir, que son un buen ejemplo de como conectar con un público y hacerlo fiel.
Estoy seguro que más de uno se habrá encontrado con algún editor perro, haberlos haylos, seguro, pero sigo pensando a día de hoy que los editores no son el problema...o no son el problema en su totalidad, los únicos causantes de esto.
Creo, a mi entender,que esto se está convirtiendo un poco como la industria del cine, tal vez...¿es problema de los productores que no se hagan películas a la altura de las expectativas de los espectadores españoles?...bueno, tal vez si, en parte...pero es que a lo mejor a nadie se le ha ocurrido pensar (y ahora soy consciente de que voy a tocar fibras sensibles y egos encumbrados)que la culpa sea de que los autores españoles tampoco se esfuerzan mucho por hacerse con el público. Por mucho que Bayona haya hecho una película rompedora de taquillas tampoco me parece que se vaya a crear industria sólida.
Aplíquese lo mismo a la industria del cómic.
Un Paco Roca no levantará la industria el solito...aunque por supuesto es un grano más de arena, un ladrillo más.
Mira, cuando conocí a mi actual pareja, nunca había leído un cómic, excepto en su infancia y bla, bla, bla. Cuando le comenté mi interés por el cómic me miró extrañada y me dijo que le parecía una infantilada (seguro que muchos habreis oído esto siempre)...hasta que le dejé mi colección de cómics: Se leyó del tirón la parejita de Manel Fontdevila, lloró con Arrugas, se emocionó con Blankets, se encogió con Píldoras azules de la emoción, se descojonó con Tato y bueno, un millón de ejemplos más. Lo que más me gusta del tema es que ella misma , cuando vamos de tiendas de cómics, se ha creado su própio gusto en cómics. No le gustan los cómics de superhéroes...pero le gusta el medio. No le gusta el Manga...pero le gusta el medio, reitero.
Creo que ahí está el quid de la cuestión: esta industria, la nuestra, crecerá a través del medio, reforzándolo y siendo originales, no haciendo refritos de otras cosas sin planteamiento original, porque para eso, pues ya está el original, ¿no?
Yo creo que hay autores de sobrada calidad en este país para levantar la industria y los que vendrán...pero claro, no será fácil ni mucho menos. Si decides crear industria aquí, ya sabes lo que hay, tragar con pésimos sueldos y alimentarte de mucha ilusión, como los pioneros en todos los campos y en todas la épocas.
Es respetable querer vivir de esto e irte a trabajar a otro país (hace un tiempo asistí a unas jornadas organizadas por el APIC y todavía resuenan con amargura en mis oídos las palabras de Pascual Ferry), hay gente que se lo plantea de esta manera y esta bien que así sea. ¿Porqué sufrir penurias aquí cuando me puedo ganar la vida holgadamente en otro lugar haciendo lo que más me gusta? Respetable del todo. Pero así no se crea industria, las cosas como son. Y lo digo de todo corazón: sin Pascual Ferry, esto no es lo mismo, y le nombro a él como podría nombrar a tantos otros: Chicos, os necesitamos, esto no es lo mismo sin vosotros.
Espero que en algún momento futuro, tanto editores como autores se unan para formar unas reglas comunes que nos beneficien a todos y esto sea rentable tanto para unos como para otros. Y que los lectores no se sientan estafados o miren con desconfianza los cómics pátrios, sino que se acerquen a ellos tal y como se acerca el lector francés o el americano. para disfrutar del medio y de lo que da de si, que es mucho. Conectemos con ellos, y la mitad del trabajo estará hecho.
En fin, un saludo grande a todos y a ver si estos debates sirven para que nos demos cuenta que unidos por el mismo fin llegaremos donde queremos llegar, pero que por separado...pues tal como están las cosas, o peor. Ya veis.
Hasta pronto!

Samu dijo...

Yo no veo que haya potencia editoral como para levantar una buena industria aquí en España...

El que ama el tebeo, sin distinción, agradece cada novedad que sale al mercado. Es inexplicable como se cargan contra determnados géneros (supers, manga, gafapasta...) y que si lo inundan todo, etc...

El caso es que viendo el percal, cómo van la cosas, los autores que editan las pequeñas empresas editoriales españolas... no veo que haya posibilidad de crear una verdadera industria mainstream (al margen de los géneros y estilos)

Las editos que sacan materiales españoles 100% lo hacen con tiradas irrisorias y que alcanzan muy pocos puntos de impacto... Un Arrugas es una "pequeña" supernova en medio del vacío más absoluto...

Me explico: las tiendas de cómics los jueves, viernes y sábados están llenas de personal comprando sus novedades (mi dronja mensual, que me digo)... miren simplemente lo que de verad interesa... y ya...

Y ahora veamos qué ofrecen (ofrecemos, puedo decir eso?) los autores patrios...

Pues más de lo mismo que ya llega de fuera.... la imitación... Spain no es diferente... imitar para aprender... pero ineficaz a la hora de levantar un mercado editorial...

Y es una pena.

El resto son malentendidos y peleas de patio entre compañeros de mundillo.

Alberto Díaz dijo...

Con miedo que me dispongo a escribir este comentario...

Empezando por lo de funcionario. Como bien dice Intramuros, TODOS hemos tenido mal/as experiencia/s con funcionarios. Incluso yo, que lo soy! Y, sinceramente, ya estoy un poco hasta el moño de tanta tontería. Porque como muy bien dice Pepo, el policía al que vas a denunciar que te han robado es funcionario, y el médico de cabecera, y el profesor de tus hijos (mi caso). Es cierto que pulula por ahí una "raza superior" de funcionarios, los funcionarios de corporaciones locales, los de los 4 cafés en una mañana, que tienen unas condiciones laborales de risa (de risa de la buena), pero eso no es indicativo de todo el resto del saco. Y otra cosa: como también dice Pepo, a mi nadie me ha regalado mi plaza de profesor de enseñanza secundaria. Mis horas de esfuerzo y estudio que me ha costado, miles de horas si contamos desde que empecé la carrera. Y si les parece poco, pues nada: cualquier mañana se acercan ustedes al instituto y me sustituyen explicándole la anatomía y fisiología del sistema nervioso a 180 y pico hijos de su madre y su padre, en cómodos lotes de 30, durante 6 horas, una detrás de otra.

Y ahora sobre los intrusos.

Hacer cómics es muy fácil, señores: basta con tener lápiz, papel y una historia que contar. Ahora, vivir de hacer eso es ooootra cosa muy diferente. Entonces, según el sr. Bleda, si alguien hace cómics fantabulosos en su tiempo libre, y algún editor se interesa en publicarlos, y le expone las condiciones irrisorias del mercado actual español, y aún así a ese alguien le parece bien, porque no vive de esa obra... ¿de verdad eso constituye un problema? ¿Acaso el público debería perderse una gran obra, del género que sea, porque ese autor no es profesional? Pues vaya.

En España hemos perdido la industria que tuvimos en los 60-70. Teorias sobre esto hay miles. Yo he oído teorías tan bizarras como que la llegada de la revista "Interviu" hizo que los lectores más pajilleros, los que compraban Creepy y Zona84 pa pillar una teta o un culo de vez en cuando, abandonaran esas revistas. Sí, lo sé,es muy bizarra... Pero lo cierto es que la mayoría de los editores que publican o han publicado autores españoles en los últimos 5-10 años son editores de guerrilla, siempre viviendo al límite de la devolución de la distribuidora. Hablo de Recerca, Dude/Siurell, Dolmen, etc. Con tiradas MUY ajustadas, márgenes de beneficios casi ilusorios y, claro, sin posibilidades de pagar un buen adelanto a sus autores. Esto ha abierto el camino a lo que yo llamo "publicación por colegueo", a publicar a unos autores que, a lo mejor, en tiempos pretéritos, no habrían pasado por el filtro de un editor "de los de antes" (alguien ha dicho Toutain?), pero que en la coyuntura actual, son editables al aceptar las condiciones de trabajo.

¿Cuántos dibujantes españoles comienzan publicando en nuestra "industria" para, un par de años más tarde, dar el salto a una editorial extranjera? ¿Y por qué lo hacen? Porque no se puede vivir exclusivamente del cómic en España. Y hasta que no se cree esa industria propia, ahí seguiremos.

Mucho ánimo a los Roca, Fontdevila, Pérez y demás que curran cada día, a tiempo completo o no, para poder hacer esa industria.

Buf, que cosa más larga...

juanan dijo...

Hum, no creo que el meollo del asunto sea quen los funcionarios, sinceramente. En todo caso, viva la res publica.

Particularmente, por lo poco que sé, con las tiradas tan reducidas que hay en España poquísimos autores pueden dedicarse únicamente a los tebeos y la mayoría cobra muy poco por su trabajo, independientemente de ser o no ilustradores profesionales o de tener mayor o menor reputación; que me corrija alguien si me equivoco.


Siempre han exisitido artistas de "fin de semana" se me viene a l cabeza Rousseau "el aduanero" que sin base académica alguna y con su vida asegurada por su condición de funcionario dedicaba sus ratos libres a crear una obra personalísima.

Por último pregunto, desde mi absoluta ignorancia en estos temas: ¿las editoriales españolas pagan poco porque realmente no pueden pagar más o porque saben que hay autores que cobran menos o nada por ver su trabajo publicado?

De verdad me gustaría saberlo

Ernesto dijo...

Melville también fue agente de aduanas...

Hawthorne también fue funcionario de aduanas...

珊珊李 dijo...

洗衣精,內衣,後藤麻衣,遊戲,脫衣舞,換衣服,,特賣會,衣櫃,運動內衣,換衣服,脫衣,遊戲,洗衣粉,花園,內衣,衣魔鏡,森川由衣,內衣,洗衣機,衣物,衣服,洗衣機,薰衣草森林,內衣,衣蝶,桌布,防曬衣,衣服,內衣秀,內衣,衣架,獨一無二,泳衣特賣,迷你洗衣機,自行車衣,紅衣天使,澤井芽衣,衣櫥,內衣品牌,曬衣架,西田麻衣,魔衣盒子,麻將,衣服,薰衣草,洗衣店,內衣,遊戲,哺乳衣,卯月麻衣,成衣工廠,內衣,月眉,,育達,成語字典,大學,體育,教育,桃園,技術,高雄,國語,教育大學,大學,教育,育成高中,育達高中