domingo, 10 de mayo de 2009

HACIENDO UNA COBRA.

Decepcionante anoche la masterclass de Carlos Giménez en la Fnac Málaga. Básicamente porque no fue una masterclass. Anunciada como tal, uno acudió esperando ver al creador en acción, planteando alguna página, diseñándola e incluso dibujando algo, pero no fue así. No había cañón de video, ni pantalla. Era una charla de toda la vida. Carlos Pacheco le presentó y le fue conduciendo con un hilo de preguntas por la historia de su vida y su carrera. Y como yo la carrera y la vida de Giménez me la sé casi de memoria poruqe he leído y releído su obra autobiográfica, y he escrito sobre ella en bastantes ocasiones (Giménez por cierto fue uno de los maestros que despertó en mi adolescencia la vocación de dibujar historietas), aquello fue como oír una vieja canción muy conocida. En boca de Giménez, esto sí.

RECUERDO DE ESPAÑA. De la Fnac nos fuimos a ver más cosas de LA NOCHE EN BLANCO, y de repente había colas para entrar a museos que el resto de cualquier semana están vacíos. Me partí de risa, literalmente, con el magnífico montaje de Pilar Albarracín en el Palacio Episcopal de Málaga (Plaza del Obispo, s/n). Brillante, pensada, bien diseñada y acabada, la muestra plantea preguntas incómodas acerca de nuestra mirada sobre la identidad colectiva (local-española y global), la del pasado y la del presente. Lo mejor son los momentos donde es inevitable reírse viendo aquello: basta repasar la increíble colección de postales "typical spanish" de los sesenta y setenta que la artista ha recopilado y dispuesto estratégicamente por el patio del Palacio. La gente se partía de risa, gente mayor también, y lo mejor es que compartía sus comentarios y risas con los demás, a mí al menos me pasó con un matrimonio de sexagenarios. Esto sí es arte contemporáneo con fundamento y humor (satírico). Ojo que se la llevan enseguida, la muestra estará sólo hasta el 16 de mayo.


HACER UNA COBRA. Después del "recuerdo de España", la noche acabó vulgarmente, o sea, entre música a toda hostia, copas y humo (cómo odio el tabaco; cómo odio llegar a casa apestando a humo). Anoche debía ser, más que la noche en blanco, un poco la noche del revés. Había luna llena, no sé si esto tuvo algo que ver. Quiero decir que, para variar, eran los chicos los que le "hacían una cobra" a las chicas, increíble. Ah, ¿que no sabéis lo que es hacer una cobra? No os preocupéis. El 3 de julio lo explicarán a todo el país:

5 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Yo también estuve en la Fnac y también me pareció decepcionante. Los que estábamos allí nos sabíamos la vida de Carlos de carrerilla. No nos aportó nada y más bien fue sosilla. Y parece que esta "charla" se va repitiendo por más lugares de la geografía hispana, con Pacheco de presentador incluido. Una pena.

Bruce dijo...

Nah, no me creo que ahora sean ellos los que hacen la cobra...
XD

Cuacomekiki dijo...

En la cola del ban~o del "Tocata" abundan las cobras masculinas. Me han dicho.

JL Martínez Hens dijo...

He ido a la exposición de Pilar Albarracín. Te alabo el gusto. Espectacular.

Pepo dijo...

Me alegro mucho de que te haya gustado, JL.