domingo, 19 de abril de 2009

EL REY


Cake me recuerda por sms que en La Noche Temática de La 2 están dando un especial sobre cómic de superhéroes. Digo que me lo recuerda porque lo leí el otro día en Entrecomics pero como siempre mi mala cabeza ya lo había olvidado. Gracias al toque in extremis he conseguido verlo casi entero. Highlights: Stan Lee explicando que él y Kirby trabajaron en una auténtica colaboración. Lee explica con sinceridad el famoso "método". El método Marvel. Después de un tiempo trabajando, "solo hacía falta charlar 10 o 15 minutos con el dibujante. Yo explicaba el conflicto y el villano del número, y el dibujante se iba y lo desarrollaba. Después, con las páginas dibujadas, yo escribía los diálogos". John Buscema (aún vivo) afirmando con vehemencia que todos aprendieron de Jack Kirby. Todos ellos, incluso "gente nueva de ahora". Alguien, ahora no recuerdo quién, explicando luego el volcán de creatividad que era Kirby. Carmine Infantino contando por enésima vez que Kirby dibujaba sin abocetar. Que empezaba por cualquier esquina de la viñeta y terminaba por otra, ya está, todo líneas acabadas. "Nunca vi nada igual, nadie era capaz de dibujar así".

Bill Sienkiewicz y Joe Quesada diciendo más o menos lo mismo: que después de una larga época con héroes muy violentos y oscuros, creen que ahora toca vuelta a héroes más luminosos y clásicos. Quesada relaciona este movimiento pendular directamente con el clima político que se ha vivido en EEUU años atrás. Y John Romita (padre), que está ya muy mayor pero sigue dibujando de puta madre delante de la cámara (un Spiderman, cómo no), diciendo que no entiende por qué la gente no se ha hartado todavía de los superhéroes. Que no lo entiende, de verdad. Que no sabe cuál es la razón de que los lectores quieran seguir leyéndolos después de tantos años, pero que es así. "Nunca imaginé cuando empecé a dibujar superhéroes que les dedicaría la mayor parte de mi carrera. Seguir dibujándolos a estas alturas ha sido una de las mayores sorpresas de mi vida".

Ahora mismo empieza otro reportaje, este sobre Tintín.

---

(lápices de Kirby)

9 comentarios:

Octavio B. (señor punch) dijo...

me puse a verlo, pero la certeza de que hoy a las siete nos despertarían al grito de "¡¡¡leche, galletas!!!" me hizo prudente y, por propia voluntad, lo dejé.
Tenía buena pinta, ¿no? muchas declaraciones "Para todos los públicos", pero también alguna más jugosa; mucha entrevista a gente que todos conocemos; un Sienky dibujando a Batman en directo; imágenes de añejos seriales (Shazam!)... espero que se pueda recuperar en la web de TVE (así como el de Tintín, al que evidentemente no he visto)

Samu dijo...

Siempre chirría cuando te venden a los supers como el modelo de valores que todos los países del globo desearían tener...

En esta ocasión era Sienky, pero es el discurso más o menos prototípico por los que trabajan en esa industria...

¿Qué por qué no nos hemos cansado de los supers?¿

Porque nos siguen hacuieno soñar.
Por eso mismo.
POr mucho reseteo y putadas. Por muchos 70 años de historia a sus espaldas.
Porque nos van los culebrones interminables y adoramos a esos caracteres.

Y porque, como bien decía Neal Adams en otro momento del documental: a todo el mundo (y quien diga que no,. miente) le gustaría estar en el lugar de los superhéroes)
;P

Y Kirby? El puto amo.
Ciego está quien no quiera ver.

:D

Ale, me vuelvo al tablero de dibujo, a ver si se me pega algo del Rey

Bruce dijo...

Creo que fue también Infantino el que dijo que Kirby había tirado a la papelera (si es que alguna vez había tirado algo) más ideas de las que cualquiera tiene en su vida.

Y Mark Evanier dijo que, al contrario de lo que se pensaba, era Stan Lee el que daba a las historias esa dimensión cósmica, y Kirby el que les daba el realismo callejero.
Buena gente eligieron para las entrevistas. Algunos de los más grandes del negocio.

Pepo dijo...

El de Tintín también muy bien, aunque con otro enfoque. Era "el siglo XX a través de tintín", más o menos. Cómo se reflejaban los acontecimientos de la época en los álbumes de Tintín, cómo al principio los álbumes eran muy moralizantes, y también comentaron las simpatías de Hergé en su momento por el partido Rexista (León Degrelle) y las acusaciones de colaboracionismo con los nazis tras la liberación. Depués se habló del progresivo paso de un Tintín propagandístico y político a un tebeo más "moral" (sic), es decir, centrado más en conflictos éticos, en temas de valores, en lugar de en la propaganda política. Acababa con la fase final del "descreimiento" que se veía en Los Pícaros. El Hergé maduro hizo suya una frase de Nietzsche, contaban: las convicciones son una cárcel. Y que cuanto más mayor te haces, más dudas de tus convicciones, pero que eso te hace más libre y feliz.

La pequeña Delirio dijo...

Lo más interesante del documental de Hergé fue eso que apuntas al final, la cita del bueno de Nietzsche.

Del documental de superhéroes, subrayar cuando Sienkiewicz apunta que el agotamiento del héroe viene por tomarse demasiado en serio a si mismos "La gente quiere que los héroes vuelvan a ser heroicos", algo parecido a lo que ya apuntó Grant Morrison en una entrevista que leí en este lugar: son ciclos, pero ¿a qué responden esos vaivenes? Mmmm, creo que la política y la economía tienen mucho que ver al respecto...

Bruce dijo...

Y cuando Sienkiewicz dijo que en USA gustaban los superhéroes porque es un país al que le gusta ver las cosas en blanco y negro, sin grises, "Es como un país de niños"

Pepo dijo...

Pues aquí en España los superhéroes gustan un huevo desde hace tres décadas. Si fuese por esa razón...

Bruce dijo...

Pues sí...

Pepo dijo...

miento, desde hace CUATRO décadas. Desde que Vértice empezó a publicar MArvel en España, más o menos, que es cuando empezó la fiebre española por los supers.

Elisa, claro que sí. Los vaivenes político-económicos tienen mucho que ver con este "retorno". Nunca se habían ido, pero ya vale de dientes apretados y "lado oscuro". Esto valía si la vida real era una "fiesta" (el despiporre económico de los ochenta y noventa). Ahora que el momento de la vida real es el de la resaca de la fiesta,"hoy no me puedo levantar", no es el momento de ficción heroica chunga sino esperanzadora. Simplifico un huevo, pero algo de eso hay, creo.