viernes, 24 de abril de 2009

EL MISMO RELATO ES DISTINTO SEGÚN COMO SE LEA.


Me dicen off the record, al hilo del post anterior, que:

"Cuando lees un tebeo además del tebeo influye desde cómo te caiga el autor (si lo conoces) o la editorial, las expectativas que tienes sobre el mismo, si te han comentado algo, cómo has dormido ese día, el estrés y la velocidad de la lectura, dónde leas, cómo leas, lo que te puede afectar el tema de la obra a ti, si has leído algo parecido últimamente (ya sea mejor o peor), si te interesa o repugna el tema/ la edición del tebeo/el estilo gráfico, si te duele la cabeza, si es un regalo de alguien querido, si lo lees por trabajo o por obligación...

Vamos, que imposible la objetividad... lees la misma obra hoy o hace (o dentro de) cinco años y puede parecerte distinto."

Tres propuestas por mi parte:

1) TAXI DRIVER (1976) no se comió un torrao en Hollywood en el momento de su estreno. Incomprendida, malinterpretada, ninguneada. Ahora es una película mítica, una obra de "visionado obligatorio". Una obra maestra en opinión de mucha gente; en la mía también.

2) Desde que hace unos años Frank Miller declaró algunas sandeces sobre la guerra de Irak, los más "progres" del lugar, es decir, los más santos de los santos preocupados por demostrar que lo son enseñando el "carné", se han afanado en ridiculizar a Miller incluso en lo personal. Y no solo eso, algunos incluso han corrido a reinterpretar retroactivamente toda su obra... incluyendo los viejos tebeos de Miller que les entusiasmaron en su momento.

3) Los "anti-gapafastas" comiqueros desconfían de todo tebeo que publique tal o cual editorial muy concreta, y además ellos ya "saben" de antemano que "es imposible" que esos tebeos les puedan gustar. Sin haberlos leído, por supuesto... ¿Sigo con los ejemplos?

Debate.

19 comentarios:

Intramuros dijo...

Otro ejemplo:

Ciertos "críticos" escriben maravillas sobre tebeos no publicados en España. Pasan los años,el material acaba saliendo por aquí, todo el mundo descubre que es basurilla... y los primeros cambian radicalmente de opinión.

Pepo dijo...

"Mantienes la palabra.
Pero ¿qué dijiste?
Eres sincero, das tu opinión.
¿Qué opinión?"

(Brecht)

Gually dijo...

Ejemplos de películas (e historietas) vilipendiadas en su momento, y recuperadas más tarde como "grandes obras" hay muchos. ¿No fue la generación de la nouvelle vague, a través de Cahiers du Cinéma, los que dieron lustre intelectual a directores como Hitchcock, Hawks o Ford?

No hay más que mirar las críticas de los periódicos de las películas que hacen por la tele. Antes del estreno de "Sin perdón" a nadie se le ocurria ponerle tres estrellitas a "Bronco Billy" o a "El sargento de hierro". Hoy gran parte de la filmografia anterior de Eastwood está siendo reivindicada.

Y en otro orden de cosas: yo soy de los que se fian bastante de las recomendaciones de los críticos (y que nadie se tome a mal esta palabra, por favor). Cuando leía el "U" me fiaba del criterio de Trajano Bermúdez (es decir, de Santiago García) o de Óscar Palmer, por ejemplo, y hoy me sigo fijando en lo que recomiendan Pepo Pérez o Álvaro Pons (y ya sé que no tienen nada que ver, no los estoy comparando), entendiendo su personal escala de valores.

Octavio B. (señor punch) dijo...

"Los "anti-gapafastas" comiqueros desconfían de todo tebeo que publique tal o cual editorial muy concreta"
Es más, que a mí me lo soltaron... los dibujantes esos de los gafas... "NO SABEN DIBUJAR, QUE YO LO NOTO, LO SIENTO", tomameorno.
Sin explicar, ah, qué es "dibujar" aplicado a historieta.

Más cosas, esto de lo que hoy es magistral mañana o ayer es mediocre. Claro, porque la historia demuestra que es inherente "cambiar de opinión" a la apreciación del hecho artístico. A la luz de la historiografía como ciencia, lo mejor es entender que varias perspectivas no se contraponen, sino que dan, eso, mejores vistas, abren abanicos.
Sobre cómo la consideración de ago cambia de un día a otro, bien: los movimientos nacen en oposición a los inmediatamente anteriores. ¿es un bodrio el renacimiento, o lo es entonces el barroco? Spielberg, ¿un listillo o un genio? Con el cómc idem, pues toda sensibilidad (colectiva o personal) cambia como cambian las circunstancias vitales y las perspectivas críticas. Lo bueno entonces es entender que no hay absolutos, que la revisión debería se una constante en la crítica (que a veces viene a reafirmar la opinión, otras la matiza).

Pepo dijo...

Otro asunto clave en la interpretación del relato es que también hay gente (en este mundo hay gente pa tó) que necesita tener la interpretación de otro (el crítico, por ejemplo) para entender, o disfrutar, el relato. A veces creo que hay demasiada gente así.

En general, yo creo que todos estamos expuestos a la influencia de esas interpretaciones, y me incluyo. ¿Que leo la crítica de Jordi Costa (tan solo un ejemplo; es un buen crítico al que respeto mucho) sobre Watchmen y viene a decir que no le ha molado mucho? Pues si la he leído antes de ver la peli, es muy probable, o seguro, que su interpretación, la que he leído en El País, me influya completamente a la hora de interpretar YO la película, a la hora de disfrutarla, a la hora de ver si me gusta o no. Por eso cada vez me gusta menos leer reseñas sobre tebeos o películas antes de haberlos leído o visto por mí mismo. La crítica de J.C. de Watchmen en concreto me la salté deliberadamente antes de verla, por esto mismo. Luego ya sí la leí.

Mucho más fascinante que todo esto es el fenómeno del resentido con tal o cual autor que no piensa leer sus nuevos tebeos o ver sus nuevas películas. Y que sin embargo se MOLESTA al leer críticas y análisis positivos sobre esos autores. Que incluso buscan en internet críticas negativas de otros (sobre obras que, recordemos, no piensa leer ni ver) para "justificar" ante sí mismo y ante los demás su resentimiento con el autor. Es fascinante, ya digo.

Urbs dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Urbs dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pepo dijo...

Decía alguien que el crítico tiene derecho a cambiar de opinión. Por supuesto. Como cualquiera de nosotros. La PREGUNTA (de nuevo) es POR QUÉ se ha cambiado de opinión, cuáles son las razones de ese cambio.

Urbs dijo...

"Lo bueno entonces es entender que no hay absolutos, que la revisión debería se una constante en la crítica (que a veces viene a reafirmar la opinión, otras la matiza)"

Totalmente de acuerdo. Cuantas veces se critica al crítico por cambiar de opinión, como si tuviera que mantener contra viento y marea una interpretación con la que ya no esta de acuerdo.

Urbs dijo...

¿Cuales son las razones de ese cambio? No lo se. Puede que a veces responda a un sincero cambio de visión sobre una determinada obra y otras a tratar de amoldarse a la opinión mayoritaria del momento

Pepo dijo...

pues sí.

Amadeu Sanz dijo...

Buenas tardes. Entro en vuestro debate sólo para decir que he descubierto hace poco este blog y el Con C de arte y que los encuentro interensantísimos, como fuente de información y de reflexión. Nada, seguid a lo vuestro que me lo estoy pasando pipa.
Un saludo.
Amadeu

Jeune Albert dijo...

Abundando en el tema, creo que parece claro que actualmente cada vez más gente necesita que le digan qué es lo que debe ver, leer, etc, y no sólo eso sino que le aporten una calificación de lo que va a contemplar, para así poder opinar adecuadamente y por lo tanto, en la interpretación personal de las obras artísticas cada vez pesa más el contexto, entendiendo como tal lo que sabemos del autor, las críticas que se hacen, tus propias ideas preconcebidas sobre la que vas a leer o ver, etc, el gran problema es que no sólo ocurre en el público normal, sino que cada vez más los profesionales/críticos caen en ello.

El post me ha recordado lo que decía Harold Bloom en el Cánon Occidental que aunque referido a la literatura se puede aplicar a todas las actividades artísticas:

“El mundo académico se ha vuelto tan increíble que he oído a un crítico denunciar al lector corriente diciéndome que leer sin un propósito social constructivo no era ético”

Últimamente cada vez nos aclaran más frecuentemente cuáles son las obras adecuadas y nos dicen que los cómics de Miller son basura porque su autor es un Neocon convencido, que Tintín es una expresión de racismo y simpatía por los fascistas incluso denunciable ante los tribunales, que aunque Ditko era un genio sus ideas no eran muy “simpáticas”, obviando que lo que interesa al lector es si la obra es buena por sí misma, si merece la pena invertir nuestro tiempo en ella.

Cuenta Miguel Marías en su estudio de “Sin perdón” que cuando se estrenó “El hombre que mató a Liberty Valance” la mayoría de las críticas fueron negativas diciendo incluso que se trataba de una muestra más quizá incluso la más lamentable e indiscutible de la decadencia senil del antaño gran cineasta. Para estos críticos era una película pobre, fea, y oscura de concepción teatral y aspecto de telefilm cuyo confinamiento en decorados interiores y algún exterior probaba la fatiga y la desgana del autor. La relación entre Liberty /Gran Torino otra vez sale a flote.

goloviarte dijo...

me ha gustado este blog, y ya que estoy aquí te invito a participar en mi blog directorio aquiestatublog.blogspot.com
te conocerán mejor, pásate y deja tu blog en el libro de visitas,te pido excusas si consideras mi invitación spam.gracias

marcos prior dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pepo dijo...

Me dicen off the record que no, que no es así, que hay obras con un "significado claro", que todo el mundo puede entender igual. Esto es falso, no sucede así. Como sabe perfectamente cualquiera que haya expuesto al público una obra suya. En cuanto la haces pública, un tebeo, una novela, una película, lo que sea, la obra deja de pertenecer al creador y pasa al espectador. Y en ese terreno cada quien es cada cual, y baja las escaleras como quiere. A veces la gente te cuenta interpretaciones sobre lo que has hecho que te dejan completamente flipao, porque no tienen NADA que ver con lo que tú pensabas al hacerlo. Pero... ¿qué les puedes decir? ¿que no, que se "equivocan"? Es SU interpretación, fruto de su creatividad, es válida por tanto.

Y no solamente eso. Es que el creador a veces (no digo siempre, pero sí a veces) no tiene NI PUTA IDEA de dónde le ha venido tal idea, ni de qué significa realmente. Pero la usa en la obra, en el relato, porque intuye que tiene "sentido" en la obra, que le sienta bien. ¿De verdad pensáis que Clowes, o Ware, o Jaime Hernandez, o Miller, o Burns (sí, Burns es magnífico ejemplo), o Blain, saben qué significa exactamente todas las cosas que ponen en sus tebeos? Pues no. Y si son artistas de verdad, procurarán no saberlo. Si queréis busco las entrevistas, porque no me invento nada, lo dicen a veces. Burns me dijo expresamente una vez, porque le pregunté, que muchas imágenes de Agujero Negro simplemente le venían a la cabeza y procuraba plasmarlas en la página sin racionalizarlas. De hecho, no le apetecía responder sobre el significado de los símbolos y metáforas por los que le pregunté, porque realmente no sabía bien qué significaban. Así me lo dijo. Blain igual. Decía que cuando comenzó Isaac el pirata "tenía las cosas claras", pero que conforme iba haciendo la serie cada vez las tenía menos claras, que se dejaba llevar cada vez más, que empezaba a sorprenderse de lo que hacían los personajes, de qué caminos tomaban, de qué hacían y decían, y que cuanto menos "entendía" el rumbo de la serie más sentía que estaba haciendo bien su trabajo. También hablo por mí mismo porque hago tebeos, y a mí mismo me pasa cuando dibujo, como a cualquier dibujante. Muchas veces no tienes ni puñetera idea de por qué te ha salido ese gesto del personaje, esa mirada, esa luz o ese color. Y si escribes, igual. Es lo mismo. Te pones a escribir y a saber cómo terminas el día, qué sentido tiene realmente todo lo que has escrito, etc.

Y si el mismo autor no tiene clara la interpretación de su obra... imaginaos luego el espectador, loS espectadoreS, o los críticos.

javi dijo...

La obra tiene unos rasgos objetivos, lo que se ve y se toca, el orden de los elementos, etc... Es la interpretación, de cada uno, subjetiva, lo que varía.

¿Cómo sería posible sino 'probar' que uno tiene razón y otro no, o mejor dicho, la interpretación de uno parece más razonable que la de otro sino es confrontando lo que se dice y se piensa sobre tal obra con lo que hay?

¿Como se podría decir que los que pensaban que Taxi Driver no era nada se equivocaban? Si a cada cual ve una obra distinta y esta efectivamente es distinta, ¡todos tienen razón!

Y sí, el tiempo también pinta, y varía los significados de las palabras, la obra también está sometida a su desgaste. Pero lo que varía constantemente es la Percepción de la obra. Por eso ninguna interpretación tiene más asegurada la supervivencia que la obra misma, a no ser que a está se pierda para siempre.

Pero, vamos, después del rollo, yo también me voy a remitir a la teoría de la subjetividad y que cada cual piense lo que le parezca, que paso de volver a enredarme en discutir por el vicio de discutir.

Un saludo.

Pepo dijo...

Por supuesto que hay interpretaciones de una obra más razonables, más convincentes, e interpretaciones más descabelladas.

Pepo dijo...

De muestra, un botón. Hace tiempo, pregunté a distintas personas cuál era para ellos el significado del tebeo 300. No hay dos respuestas iguales, ver enlace. Hay ciertas constantes que se repiten en las respuestas, e incluso en esas constantes comunes cada uno las ve como quiere- Y cada uno de los entrevistados aportó significados y detalles que ninguno de los demás vio. A mí, por supuesto, me parece que algunas de esas interpretaciones eran más razonables y otras más descabelladas o simplistas, pero, de nuevo, vuelve a ser mi interpretación personal.

Es lo que hacemos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Interpretar. Nuestros sentidos lo hacen: interpretan el mundo. La ciencia igual, con sus métodos. Y cuando nos enfrentamos al sentido de una obra de ficción, de un relato, lo único que hacemos es exactamente eso: aportar nuestra interpretación. Por eso me parece absurdo, viejuno, hablar a estas alturas del "mensaje" que el autor quería transmitir con su obra. En efecto, si la obra es simplona, es muy posible que el mensaje esté "clarísimo", a la vista, y no admita interpretaciones del lector.

- "Mary, la guerra es muy mala", dice Joe mientras aprieta los dientes y alza su dedo apuntando al cielo.
- "Joe, ¿quién empezó todo esto? ¡Malditos sean los hombres que empiezan guerras!", dice Mary llorando.

Efectivamente, ahí hay un mensaje muy claro que no admite muchas interpretaciones. Es un mensaje dirigido a alumnos de primaria. Eso también está bien, ojalá hubiera más cómics para chavales. Pero... bueno, yo hablaba de relatos adultos, por eso partía del ejemplo de TAXI DRIVER. Relatos verdaderamente adultos.

No dejéis de visitar el enlace, seguro que os sorprendéis.