miércoles, 21 de septiembre de 2011

MEDIO IMPRESO

Breve apéndice a propósito del post anterior: cuando afirmo que el cómic se desarrolla como un medio impreso, cosa que creo y comparto con estudiosos e historiadores que saben mucho más que yo, lo digo y creo por razones materiales como las que explicaba abajo. Como se puede ver ahí, el color del comic book de superhéroes, y el propio dibujo, venía determinado directamente por las necesidades técnicas de la impresión. El cómic es una forma concebida para la reproducción, en el cómic se dibuja no para que el dibujo sea visto de forma directa, al natural, como si fuese un cuadro colgado de una pared, sino para ser reproducido técnicamente. La forma artística del cómic la hemos aprendido todos leyendo tebeos impresos desde pequeños o de mayores. Nadie nace sabiendo cómo usar los bocadillos o las onomatopeyas, por decir dos ejemplos, lo hemos aprendido leyendo –y releyendo– tebeos IMPRESOS, por mucho que luego nos hayamos dibujado nuestros propios tebeos infantiles, caseros, que nunca fueron a la imprenta.

No es un cómic, es un cuadro

No es un cómic, es una instalación

Un cómic: impreso


Cómics de prensa norteamericanos

tebeos norteamericanos



Revistas de cómic francobelgas

Revistas y álbumes de cómic francobelgas

Cuadernillos españoles



Novelas gráficas

mangas (cómics japoneses)

Y por eso no tiene sentido a mi juicio pensar que un cuadro -o un códice pintado a mano- pueda ser un cómic, por mucha secuencia que plantee en sus imágenes. Secuencias visuales que están en las artes del ser humano desde muy antiguo, por cierto. En una pintura los condicionamientos son muy diferentes al de un cómic, y un pintor desde luego no estaba condicionado a la hora de pintar su cuadro por ninguna "cuatricomía de imprenta", ni se tenía que preocupar por cómo se vería reproducido su cuadro o fresco en una publicación de miles de ejemplares. Como sí tenía que hacerlo un dibujante de cómics de 1896, 1938 (o 1979). En el caso del post anterior, de comic book impresos en papel basto que se bebía los colores, y con colores muy limitados por la imprenta. Son mundos aparte, con reglas propias y diferenciadas. Y esos requisitos técnicos de la reproducción condicionan de antemano la obra final y, por tanto, el lenguaje de la forma artística. Si hablamos de un "lenguaje del cómic", me parece absurdo pensar que ese lenguaje exista "al margen" del medio impreso, en una especie de vacío transhistórico que recorrería todas las artes. El dibujo de tebeo, y el color de tebeo cuando se empezaron a colorear en serie los tebeos, se hacía para ir a imprenta. Y esa circunstancia no era un detalle sin importancia "a posteriori", una vez realizado el cómic, sino todo lo contrario: el autor tenía que concebir y ejecutar su cómic antes pensándolo para la reproducción, para que pudiese leerse en las mejores condiciones una vez impreso. En ese marco impreso, en esa materialidad concreta que permite la reproducción y condiciona de antemano la obra, y no en un vacío abstracto supuestamente multidisciplinar, es donde se desarrolla el "lenguaje del cómic". Globos, onomatopeyas, diseños de página, diseños de páginas enfrentadas (par-impar, a derecha e izquierda ante el lector), rotulación, incluso el tipo de dibujo, los colores limitados por la imprenta según las posibilidades de cada momento, etc.

23 comentarios:

KIKO DA SILVA dijo...

Pepo ... ¿Y un cómic digital?... entonces es un cómic o no?
;)
Saludetes kiko.

Pepo Pérez dijo...

Tu lo has dicho: es un cómic digital. Exactamente eso. Que no es lo mismo que un cómic impreso.

Pepo Pérez dijo...

Y si bien podemos trazar una tradición entre el cómic impreso y el cómic digital de ahora, como es evidente, no podemos hacer lo mismo en la inmensa mayoría de los casos entre la pintura (por mucha secuencia que contenga) y el cómic.

El cómic procede de la tradición del grabado, es decir, dibujo impreso. Concretamente, de las estampas y "hojas sueltas" populares, y más modernamente (finales s. XVIII-siglo XIX) de las caricaturas, igualmente impresas en estampas, o en revistas satíricas, o bien en álbumes como los de Töpffer, y más tarde en la prensa dominical americana, luego diaria. Y después en revistas dedicadas expresamente a la historieta, como los comic books americanos y las revistas francobelgas, cuadernillos españoles, etc.

Pepo Pérez dijo...

Por eso, situar la tradición histórica (o tradiciones) de cada forma artística es fundamental para entenderlas. Ése es mi entendimiento de la historia del cómic, ésa es mi "verdad" sobre este asunto, Kiko. Ojo, que no estoy diciendo que sea LA verdad, pero yo lo tengo ya bastante claro.

Javi d Castro dijo...

No lo veo muy claro, estoy totalmente de acuerdo en que un cuadro o un codice no son cómics, pero yo creo que tiene que ver con la intencionalidad del autor más que con el medio trasmisor.
Por poner un ejemplo: la expo Bestiario 3.0, que hicieron hace un tiempo Paco Alcazar, Adanti y demas autores. Era un cómic, en un mural, pero era un cómic porque eso fue lo que pretendieron hacer sus autores. ¿o no?
O por ejemplo Bodyworld de Dash Shaw, fue un cómic digital y luego nos ha llegado impreso.
No soy ningún experto, mis dudas son desde la ignorancia. :)

saludos!

Pepo Pérez dijo...

Era un mural, pregúntale a cualquiera de ellos, que se lo tuvieron que pintar en una semana.

Y aunque los muralistas de Bestiario 3.0 prepararon su mural como un "cómic", porque le pidieron que fuera cómic, hay un trasvase ahí. Los compartimentos no son estancos. Pero la obra acabada es un mural pintado, que ninguno de ellos está acostumbrado a hacer. Porque lo que ellos suelen hacer no es pintar murales, sino dibujar cómics para la imprenta. En su casa, dibujando.

Body world era un cómic digital en su primera edición. Más tarde ha sido un cómic impreso. Pero, ¿cómo nos ha llegado impreso? Dash Shaw lo ha tenido que modificar para publicarlo como libro, verdad? En diseño de páginas y todo lo demás. Ha tenido que concebir cómo reformatearlo, rediseñarlo, etc. Y no se puede leer igual, es imposible, yo lo he leído en las dos versiones, pero los colores son distintos, la experiencia es muy distinta, etc. No es lo mismo ni puede serlo. Cómic digital y cómic impreso, dos cosas distintas, aunque ahora mismo están relacionadas porque una tradición -la del cómic impreso- conecta con la otra -la del cómic digital-. Al menos de momento, porque el cómic digital está dando sus primeros pasos.

¿Has visto lo que ha hecho Ware para el iPad? ¿Es igual que un cómic impreso? No, claro. Es otro medio, tan distinto que la forma (el lenguaje) es también muy distinta.

Pepo Pérez dijo...

O sea, Javi, tú solo piensa la diferencia en pensar algo para un mural (aunque tenga "viñetas") y pensar algo para publicar en El Jueves, o en una novela gráfica. Lo digo por los autores de Bestiario 3.0, por supuesto.

Javi d Castro dijo...

Pero no hay este problema en la literatura por ejemplo. Los libros digitales no distan de los impresos, en cuanto a experiencia (descartando el fetiche de palparlo, hojearlo etc…) Ósea el cómic esta condicionado por el papel, como el cine a una pantalla?

Pepo Pérez dijo...

Es que el cómic tiene imágenes, y la literatura no. De todos modos, ya veremos si dentro de unos años no se empiezan a producir libros (literarios) digitales con cosas "extrañas" y ajenas a la forma literaria tradicional, tanto que empiecen a verse de manera distinta.

En cualquier caso, insisto en las imágenes del cómic, que es una gran diferencia respecto a la literatura. Y aun en el caso del libro digital, observa cuántos lectores y escritores dicen que no lo quieren, que no les gusta, que están acostumbrado a leer libros impresos, que leerlos impresos es muy diferente, y no quieren dejar de hacerlo para pasarse al digital.

Sobre la pantalla, sí, claro, el medio siempre influye. "El medio es el mensaje", con independencia del contenido. No es lo mismo ver televisión que ver cine, ya lo argumentó muy bien -entre otras muchas cosas- McLuhan en los 60. Ni tampoco creo que El árbol de la vida (que vi justo ayer) sea "igual" a una serie de HBO, ni que sea "todo cine", sin distinción alguna, "todo es lo mismo". Yo no lo creo. Y no hablo ahora en términos de "calidad", conste, lo que quiero decir es que el medio es tan distinto que lo que se produce para la gran pantalla del cine (Malick en este caso) dista mucho de lo que se produce para una serie de TV. No por calidad, insisto, que no hablo de eso. Son medios distintos, y eso condiciona al creador: en el ejemplo, Malick para su película, la concibe para ser vista en una gran pantalla de cine, en un solo visionado, con sonido de sala, etc.; versus los creadores de una serie de TV que veremos a lo largo de un espacio de tiempo, en una pantalla en casa, por diversas temporadas si la serie tiene éxito, etc. Pero el medio también nos condiciona a nosotros en cuanto público, porque la recepción de la obra es muy diferente. En fin, eso es lo que creo. No soy yo solo, no es que me esté inventado ahora un rollo "raro mío". Ni siquiera es mío, lo he leído a estudiosos del cine y la televisión, y sus argumentos me convencen.

Javi d Castro dijo...

De acuerdo contigo, pero todo eso podríamos englobarlo dentro del medio audiovisual, con una serie de elementos comunes como la imagen y el sonido. No es lo mismo, pero todo nace de la misma rama, como el cómic qué nace del medio impreso como bien dices.
Respecto a la literatura tienes razón, por eso te decía que no tienen ese problema, no importa cuando pases la página ni muchas cosas a tener en cuenta en un cómic impreso.
Quizá el problema sea que aun no conocemos los límites del cómic o por lo menos yo jaja!

Octavio B. (señor punch) dijo...

es que la gran diferencia del cómic con, por ej, la pintura (mural, sobre tabla o papel) es, bueno, a ver si me explico... que uno de los valores que tiene la pintura está en su entidad de objeto único e intrasferible. Picaso pintó ESTA TELA, no otra u otras.
Esto no es una mindungada, y por ejemplo incide directamente con toda la teoría de la conservación/restauración. En cómic, restauraremos los originales, que siempre van a ser una parte de lo que finalmente es el cómic, una parte material, un "origen", y tiene valores matéricos a conservar (conservar ese objeto de la humedad, por ejemplo) y restaurar (si hay "agujeros" en ese papel directamente trabajado por el autor de cómic).
Pero, eso NO es un cómic, el cómic pasa por la manipulación de un original (o incluso la manipulación de diversas fuentes, hasta intangibles si hablamos de cómic 100% digital) para conducirlo a través de varios procesos (coloreados, entintados, arrejuntamiento de varios pliegos de los que se compone la página impresa...Larcenet hace sus cómics, si no me equivoco de autor, con dos "papeles" -objeto- por página...). De modo que la "obra" que es un cómic es algo no único sino industrial que surge de un largo proceso. Parte de ese proceso puede restaurarse según los parámetros de cesare brandi, porque efectivamente hay partes que son UNA COSA que ha trabajado DIRECTAMENTE el artista, pero un cómic (al revés que un cuador de El Greco) no se "restaura". Hablando con restauradores de papel me comentan que lo que vulgarmente en blogs se llama "restaurar" podría ser hacer un facsimil, no restaurar nada, para que veáis...
He ido al ejemplo que conozco por oficio (y del que estoy pensando escribir algo, ordenarlo todo en un texto más serio que posteos aquí y allá) pero para mí hay muchos vértices que hacen del cómic algo diferente a usar una narración de imágenes secuenciales en bajorrelieve algo que podamos denominar cómic.
Es mi opinión, vamos :)

Pepo Pérez dijo...

el asunto del objeto, de la materialidad, sí. Pero a veces, muchas, no se repara en ello. Y es fundamental.

ravacholdolar dijo...

Pues yo no acabo de ver la diferencia entre que esté algo impreso o que no lo esté. Un cómic digital es exactamente lo mismo que uno impreso, sólo que en vez de reproducirse en un papel lo reproduces en una pantalla. Pero se sigue leyendo exactametne igual y los autores lo hacen exactametne de la misma manera.

Pepo Pérez dijo...

ravacholdolar, espero que no te tomes a mal nada de lo que voy a preguntar ahora porque mi intención es convencer, no ofender. Van mis preguntas: ¿los colores que un dibujante aplica para la pantalla del ordenador ("colores luz") son los mismos que uno aplica para ir a imprenta? (respuesta: no)

¿Un cómic digital se lee pasando páginas de papel? Entonces no se leerá exactamente de la misma forma que un cómic impreso, ¿verdad? Más. ¿Cuando lees un cómic digital tienes dos páginas enfrentadas de papel ante ti, par e impar? ¿o no se leen más bien activando el ordenador, dándole al scroll, o pinchando en una viñeta para hacer zoom y verla grande, e incluso seleccionando diversos iconos que te llevan de un lado a otro, cómics digitales en los que navegas por la pantalla, incluso con ventanas que se abren y animaciones que se activan cuando las pulsas? Porque hay muchos cómics digitales así. Creo que estabas pensando en el modelo tira o página, convencional, o de cómic impreso que se ha escaneado para leerlo en un soporte digital (como está haciendo Marvel, DC y otras empresas) pero es que hay muchos cómics digitales que no son así, que se han hecho pensando en explorar las nuevas posibilidades del medio digital, y no simplemente escanear la tira o página y subirla a internet.

Pepo Pérez dijo...

Veamos si lo que te enlazo abajo lo puedes encontrar en tebeos impresos. En un Astérix, un Zipi Zape, un Tintín, un Blueberry, un Spiderman, un X-Men, un Naruto, un Sin City o un Arrugas de Paco Roca. Y me refiero tanto a la forma, al lenguaje, como a los modos de lectura:

algunos enlaces a cómic digitales:

Scott McCloud (que distingue entre cómic impreso y cómic digital)

Jelly Vampire, de IdaEva

Connor Willumsen

Martin Koala

Comic Naver (éste usa algo de sonido)

y, para terminar, este cómic digital alucinante:

BD Interactiva, por Tony

Pepo Pérez dijo...

Mueve los cursores en éste otro de Tony. Creo que esto es completamente diferente a un cómic impreso, donde para empezar no puedes mover nada, ni interactuar, ni se lee igual, ni, en fin, nada es lo mismo. Volvemos al medio: son medios diferentes. Y el medio lo determina todo. El medio es mensaje de por sí.

Volviendo también al primer comentario de Kiko en este hilo, espero que ahora se entienda mejor la diferencia. Cómic impreso y cómic digital.

Javi d Castro dijo...

No cabe duda que las posibilidades del cómic digital no tienen nada que ver con las del impreso y que no son lo mismo. Pero volviendo a ver los de Tony, me surge la duda de que si hiciéramos una encuesta entre no entendidos ¿Cuántos lo considerarían cómic (digital o no)?
¿Y si hiciéramos un cómic con elementos móviles tipo pop up o tipo “elige tu propia aventura” seguiríamos llamándolo cómic? (por cierto Pepo existe algo parecido porque no me parece una idea tan descabellada.)

Pepo Pérez dijo...

Pues si no es un cómic digital lo de Tony, Javi, ya me dirás qué es entonces. En su libro sobre la revolución digital en el cómic, Scott McCloud apostaba precisamente por todas esas nuevas posibilidades formales que abre el medio digital. Te remito de nuevo al cómic digital que ha creado Chris Ware para el iPad. Contiene animaciones conforme vas tocando la pantalla, etc.

http://www.entrecomics.com/?p=67318

Como decía, son medios distintos. Y el medio condiciona, determina siempre la forma artística, el lenguaje.

Pepo Pérez dijo...

También especulo que de aquí a 10 años muchos cómics digitales se parecerán ya muy poco al cómic impreso. Y es lógico.

Pepo Pérez dijo...

Dicho de otra manera. Si vas a crear tu cómic (digital) directamente para el ordenador, ¿por qué te vas a limitar a hacerlo como una página estática de cómic impreso, con viñetas estáticas, como si fueras a leerlo en papel? ¿Por qué no usar las posibilidades del medio digital, que es totalmente distinto? Pues claro, lo vas a hacer.

Por cierto, me pregunto por qué en los premios de la profesión nunca se nominan a cómics digitales, por qué siempre nos olvidamos de ellos. Por eso también, creo yo, estaría bien crear una categoría propia y diferenciada de premios para cómic digital. Porque, efectivamente, son diferentes del cómic impreso.

Javi d Castro dijo...

Yo no dudo de que sea un cómic, pero no estoy seguro de que personas no habituadas al medio lo consideren así. Pero esto ya es otra cuestión que me ha surgido que no tiene nada que ver con este debate. Mucha gente no considera a “Emigrantes” de Sahun Tan un cómic.
Y también creo que esa es la evolución lógica del cómic digital.

Pepo Pérez dijo...

Ok, Javi, ahora te he entendido mejor, perdona. Sí, claro, porque se ve diferente. Es que es diferente. Sin embargo, yo creo que Tony (y otros muchos) hace sus cómics digitales pensando claramente en la tradición del cómic impreso. Que luego haga otra cosa no significa que él no haya aprendido del tebeo impreso. Por eso digo, hay un hilo que conecta ahora mismo el cómic impreso al cómic digital. Pero no creo que sean lo mismo.

Octavio B. (señor punch) dijo...

dos cosas, una Javi, sí, yo conozco un cómic de "elige" para hacer la aventura, y bien famoso: "Superlópez y los petisos carambanales".

Cómci y cómic digital. hay muchas diferencias, pozi, normal, porque el medio es muy diferente. pero hay algo que los une y a la vez diferencia de un códice medieval: el proceso creativo. para imprenta o para la pantalla, el autor sabe que su "original" no es más que una parte de un proceso que lleva a un arte sin "objeto final único". Sea para la web o para el cairo, una página (y si hay página, que en los dosmiles dudo que algún autor no trabaje com el escaneado de una suerte de dibujos-collage) no es el paso definitivo, ni mucho menos el definitorio. La página no termina de definir al cómic, es el proceso industrial final (paso por imprenta y reproducción en serie, filtrado a la red y posible visuailzación on-line) lo que determina y define (y es lo que debemos juzgar si queremos saber si la obra nos gusta o no)