miércoles, 3 de junio de 2009

INTENCIÓN SATÍRICA

"Viendo a los superhéroes de hoy en día, me da la impresión de que se parecen demasiado a Watchmen pero sin la ironía; nosotros, a través de Watchmen, hablamos en profundidad sobre los potenciales abusos de este tipo de justicia, aplicada por vigilantes enmascarados, y sobre el tipo de individuos a los que probablemente atraería si estos sucesos tuvieran lugar en un mundo más realista. Pero no era algo que nosotros aprobáramos. Debo decir que hace mucho, mucho tiempo que no he visto un cómic, mucho menos uno de superhéroes. Años. Probablemente una década desde que estudié alguno con atención. Pero me da la impresión de que ciertas cosas que en Watchmen tenían una intención satírica o crítica, ahora parecen aceptarse tal cual como lo que aparentan ser a simple vista.

Así que, sí, ahora mismo tengo un punto de vista bastante negativo hacia todo el concepto del 'cruzado enmascarado'".
Lo dice Alan Moore, entrevistado en Wired el pasado febrero y traducido en Cultura Impopular.

Sobre la sátira de WATCHMEN ya discutimos aquí y aquí, pero menos mal que había "palabra de Moore" para dejar claras sus intenciones. Y yo acabo de descubrirla gracias a Óscar Palmer, el responsable de la traducción enlazada.


---

MI LADO BUENO ES EL IZQUIERDO. Más declaraciones del barbudo guionista:

"Una cosa que tienen los tebeos, y esto ha sido demostrado (creo que mediante pruebas realizadas por el Pentágono a finales de los ochenta), es que son el mejor medio para transmitir información de manera que se retenga y se memorice. No soy yo quien lo dice, es el Pentágono. Por mi parte, pienso (y esto no son más que chorradas hippies pseudocientíficas), que esto podría deberse a que la unidad de divisa utilizada por lo que antes solía llamarse el cerebro izquierdo es la palabra. El lado izquierdo del cerebro controla el habla y el raciocinio. La unidad de divisa del lado derecho del cerebro, por el contrario, sería la imagen. De modo que, quizá, los tebeos deriven ese poder único de la combinación de palabras e imágenes dispuestas de una manera legible. Por supuesto, las películas también son una combinación de palabras e imágenes, pero tienen una estructura completamente diferente y un modo de operar también completamente diferente. En una película, te ves arrastrado por la situación a 24 implacables fotogramas por segundo. En un tebeo, puedes volver la mirada hacia la viñeta anterior o retroceder un par de páginas para ver si en el diálogo hay una referencia a una escena anterior. También puedes pasar todo el tiempo que quieras asimilando cada imagen. (...) con un tebeo es mucho lo que has de poner de tu parte. Aunque tengas los dibujos, has de llenar los vacíos entre viñeta y viñeta, tienes que imaginar las voces de los personajes. Es mucho trabajo el que queda en tu mano. No tanto como con un libro ilustrado, pero aún así bastante. Y yo creo que el nivel de esfuerzo que contribuimos al disfrute de cualquier tipo de arte es un enorme componente de ese disfrute. Creo que nos gustan las obras que nos implican, que establecen una especie de diálogo con nosotros".
(Alan Moore)


INSTRUIR DELEITANDO. Hablando de cómics para transmitir información, tebeos didácticos y pedagógicos, Cultura Impopular tiene también una larga entrada al respecto, vía Colección de cómics gubernamentales de la Universidad de Nebraska. Ejemplos, muchos: de Alex Raymond a Frank King o Schulz, pasando por Milton Caniff, Will Eisner, Walt Kelly o los superhéroes Marvel y DC.

Consejos para la correcta alimentación, por Alex Raymond

Cuadernillo realizado en 1968 por Schulz para promover el tratamiento del ojo vago

La guerra contra las drogas del Capi

Mucho más aquí

7 comentarios:

santibilbo dijo...

De verdad que no me creo que MOORE no conozca y aprecie a las grandes figuras americanas japonesas y europeas de los ultimos 20 años.Aunque puede que sea cierto.A mi Lost Girls me ha parecido una mediocridad Y la segunda liga de caballeros, para hostiarlo.Y cuando leí un párrafo de su novela, sentí verdadero dolor.
Tampoco entiendo por qué cree que "se hace más esfuerzo" en la interacción con el lector con un libro ilustrado que en un cómic.No entiendo esas chorradas, ni ese deseo de dar a un arte casi una explicación fisiológica para legitimarlo

santibilbo dijo...

Además criticar al superheroe está chupado.Intelectualmente , lo dificil es hacer una obra maestra hablando con amor de ese icono, como hacen mILLER, kANE, kIRBY, bYRNE O EL mismo Moore en sus historias del Supes.La ironía y la sátira, será lo que menos quede de Watcmen

Óscar Palmer dijo...

Muchas gracias por los enlaces, Pepo. Ya me daba pena que no se viera más lo de la Universidad de Nebraska.

Pepo dijo...

A ti por escribir e ilustrar los posts en tu blog, por favor.

Pepo dijo...

Santi, lo de que hace tiempo que no lee cómics es algo que he leído a Moore en otra entrevista reciente, no es la primera. Y sí, estoy contigo en que La liga de los Caballeros Extraordinarios es muy muy floja, particularmente la segunda serie, el remedo de La guerra de los mundos de Wells (y no he leído The black list porque ya no me interesa nada). Lost Girls la empecé y no pude terminarla, pero no me atrevo a juzgarla precisamente por eso, por mi completa falta de interés en acabarla.

Pepo dijo...

The Black Dossier, quería decir, no The Black List (que es una película de Verhoeven entre otras cosas).

Pepo dijo...

The black book es la peli de Verhoeven, anda que estoy fino esta tarde... mejor lo dejo que tengo que seguir currando.