viernes, 19 de junio de 2009

PRIORIDADES

"Es posible hacer una buena película y una mala película. Lo que pasa es que no veo demasiadas buenas películas ni demasiados buenos tebeos, y teniendo en cuenta las ingentes cantidades de dinero que se invierten en las producciones creo que me gustaría ver una proporción de éxito mucho más elevada. Vale, una gran película con un presupuesto de cien millones de dólares o más, en caso de ser un éxito, acaba generando unos buenos beneficios para el estudio, pero para tener una de esas has de estrenar seis o siete que no llegan a cubrir el desembolso. Y hay que pensar en esto en términos de impacto económico y ambiental. Uno pensaría, particularmente en un momento como éste en el que la economía mundial parece estar al borde del sumidero, que a lo mejor ha llegado la hora de empezar a idear nuevos modos de manejar nuestra cultura.




A lo mejor deberíamos ser más conservadores a la hora de lanzarle estas enormes sumas de dinero a nuestros directores de cine, a nuestros actores, a nuestros deportistas o, hey, a nuestros guionistas de tebeos, aunque nosotros no somos tan culpables. Debo decir que no cobramos para nada lo mismo que los deportistas o las estrellas de cine. Pero a lo mejor deberíamos empezar a repensarnos todo esto. ¿De verdad merece la pena gastar todo ese dinero? ¿Desperdiciar todos esos recursos? O sea, con cien millones de dólares prácticamente podrías solucionar los terribles daños causados por las inundaciones en Haití. Oí que mencionaban esa misma cifra el otro día.


Quizá deberíamos empezar a revisar nuestras prioridades y no limitarnos a intentar anestesiarnos con interminables películas y series de televisión porque nos aburren nuestras vidas en el asquerosamente rico mundo occidental. Quizá deberíamos cambiar un poco nuestras prioridades. Si vamos a gastarnos el dinero en películas, empecemos a valorar a la gente que produce maravillas con poco dinero. Dejemos de asombrarnos de un modo tan infantil por lo que esencialmente no es sino pirotecnia. La mayoría de películas que veo parecen esperar una respuesta crítica equivalente a la de un espectáculo de fuegos artificiales. Todo es "oooh" y "aaaah". Esas parecen las únicas respuestas apropiadas para la mayoría de las películas modernas. Creo que nos espera un periodo de re-evaluación cultural. O ciertamente espero que así sea, porque me parece que, de lo contrario, nos espera un periodo de condenación cultural. Creo que resulta bastante evidente que nos dirigimos de cabeza al infierno y que tenemos que cambiar nuestras prioridades. Tenemos que replantearnos todo esto y creo que reinventar nuestra cultura puede ser parte de ello. Ciertamente así lo espero".
--Alan Moore, entrevistado en febrero de este año en Wired y traducido en Cultura Impopular

(Fuente imágenes: Escuela ARGENTINA de Efectos Especiales)

5 comentarios:

Mythos dijo...

Lamentablemente si se produce una re-evaluación cultural tengo claro que sólo será para ir a peor. El cine es un ejemplo claro en un momento en que la gente ya no va a cine, y cuando lo hace se deja encandilar por productos que como dice Alan Moore son pura pirotecnia, las empresas no piensan en producir buenas historias sino simplemente en un salto tecnologico hacía los productos en 3D. Porque en la cultura ya hace mucho tiempo que no es la calidad o la obra en sí misma la que vende sino la publicidad. Ahora eso de arreglar el mundo... sí, es una idea bonita, pero si los gobiernos del mundo lo hubiesen querido hacer lo habrían hecho hace mucho. En V de Vendetta Alan Moore planteaba que la culpa de los malos gobiernos, en gran parte, era culpa de los propios ciudadanos. Bastante cierto pero eso de que los ciudadanos, sin tener ya en cuenta que cada uno tiene sus ideas, puedan conseguir una verdadera revolución... yo cada vez soy más pesimista. Sólo hay que ver casos como el actual de Iran, ¿de qué sirve ante un dictador que la gente se rebele y exprese su rechazo si por la fuerza el gobierno se sigue imponiendo? ¿Cuál es la gran solución en estos casos? ¿Una invasión? ¿una guerra?

Intramuros dijo...

Respecto a las superproducciones como espectáculos pirotécnicos, no me parece tan grave la cosa. Todos los que vamos a ver esas pelis sabemos muy bien a lo que vamos. Y mientras sigan haciendo "de las otras", mejor que haya para todos los gustos ¿No?

Mucho peor resulta el panorama editorial: Te venden auténtica bazofia como si fuera "alta cultura", y muchísima gente va dándoselas de culto porque lee, independientemente de la calidad del material que maneja.

toni bascoy dijo...

Lo del cine como pirotecnia no viene de nuevo. De hecho, el cine practicamente empezó entre esa dicotomía entre la pirotecnia (el tren acercándose al patio de butacas) y la representación social, primero documental y después ficcionad. Que el espectador se haya refinado y que lostrucos sean cada vez más caros no me parece ni bueno ni malo, es cuestión de mercado: mientras a las mayors les sea rentable, seguirán produciéndolas. Que a muchos no parezca obsceno gastarse 100 millones en Todavía más fast, todavía más furious a ellos se la suda. Y no creo que adecentar Haití sea una opción para ellos. Vaya, que conocía la faceta de mago de Moore, pero nola de demagogo.
Un saludo

Pablo dijo...

toni bascoy, es extraño que no conoscas esta faceta de Moore, su ecuación "a menor $/ + creatividad = arte" aparece en todas las entrevistas del barbudo. Por mi parte creo que estamos condenados al canibalismo (¿les suena Dawn of the dead?). No hay más que ver lo que pasa con el cine, ya ni siquiera es pirotecnia y fantasía sino que la industria se devora a sí misma, el cómic (DC y Marvel) indutrial no da más en cuanto a creatividad y se van con camas y maletas a Hollywood, y vamos adaptando todos los cómics que podamos. Sin embargo creo que lo peor es lo de los remakes, apenas una peli cumple diez años;es hora de filmarla de nuevo, de adaptarla a los nuevos tiempos; ¿qué es peor que gastarse 100 millones en una superproducción? pues gastar 100 más unos años despupués para volver a filmar lo mismo cuadro a cuadro. Y ahora con el 3D, puesto que no puede piratearse, de seguro van a empezar a florecer los remakes en 3D.Bueno, y es interesante lo que pasa con Watchmen, la película costo unos 180 millones de lo verdes, que Snyder consumió en algo así como dos años, ¿cuantó se demorarón Alan Moore y Dave Gibbons en crear Watchmen? y mejor aún ¿cuanto fue el costo material? o sea cuanto dinero necesitarón para subsistir mientras trabajan en Watchmen.

Jorge dijo...

Me horrorizó la peli de Watchmen. Prefiero una mierda a lo Daredevil o alguna de esas, que saben que son mierdas y no van de otra cosa. Pero la de Watchmen era pretenciosa y sólo era una puta sucesión de efectos, de efectos fastidiosos y estúpidos. El efecto Matrix en todas las escenas, ¡¡¡hasta en el momento del folleteo en la nave de Búho Nocturno!!!!! En fin, me parece horrible.

Y Moore, es un buen autor, y todo eso. Pero a veces usa un tono demasiado didáctico, y acaba diciendo obviedades o tópicos. En este caso su opinión es puro buenismo simple. No es que las cosas vayan mejor si pagamos menos al autor, es que esto es oferta y demanda. Dejémonos de gilipolleces, hombre.