jueves, 4 de junio de 2009

LIKE A SOUL WITHOUD A MIND


He oído en Radio 3 que Jonny Dollar, productor musical, ha muerto hace pocos días. De cáncer, con 45 años. Deja esposa y cuatro hijos. Lo recuerdo aquí porque el innovador sonido que contribuyó a forjar con sus producciones, precursoras del llamado posteriormente trip-hop, pertenece a "la banda sonora de mi vida". Pongo ahí tres impactos en su momento:

BUFFALO STANCE. Un single del insuperable debut de Neneh Cherry, RAW LIKE SUSHI (1989). Aún no estaba a bordo Jonny Dollar como productor pero lo pincho para que la historia de esta entrada tenga sentido. En el álbum, producido por Cameron McVey, Tim Simenon y Mark Saunders, colaboraron como músicos algunos miembros de Massive Attack, de los que enseguida hablo.

Así se pitorreaba del machito-gigoló de barrio una jovencísima, guapísima, sobradísima de talento Neneh Cherry:



TE LLEVO BAJO MI PIEL. Este video de Jean-Baptiste Mondino causó sensación en 1990, igual que la producción de Jonny Dollar para la versión de Neneh Cherry del clásico de Cole Porter, una canción popularizada en su día por Frank Sinatra entre otros. I'VE GOT YOU UNDER MY SKIN, versión de 1990:



EL SUPERSONIDO DEL NUEVO SOUL. El tercer tema que quiero recordar es el clásico UNFINISHED SYMPATHY, incluido en el debut de Massive Attack, BLUE LINES (1991). Otra producción de Jonny Dollar junto a los propios Massive Attack, con Cameron McVey (marido de Neneh Cherry desde 1990) como productor ejecutivo; el disco que inauguraba el trip-hop. Daddy G, miembro de este grupo de Bristol (que por cierto sacan nuevo álbum el próximo otoño) confesó que por aquel entonces eran unos vagos y sólo se metieron en el estudio a grabar después de ser espoleados por Neneh Cherry. El resultado fue BLUE LINES, un éxito de crítica y público.

Dato "curioso": arriba del todo he puesto la portada del single de 1991 porque el grupo lo firmó como Massive, y no Massive Attack, Ataque Masivo, que es como realmente se llamaban. Y lo hicieron porque la compañía discográfica, Virgin Records, decidió acortarles el nombre a causa a la Guerra del Golfo y de la censura mediática que la rodeaba. La primera Guerra del Golfo. Sí, esto es lo que aún sucedía en el Reino Unido a las alturas de 1991. Poco después volvían a llamarse Massive Attack, pero yo aún guardo aquel LP firmado por un tal Massive.

Abajo, el video de UNFINISHED SYMPATHY, dirigido por Baillie Walsh y rodado con steadycam en enero de 1991, en Peico Avenue, Los Ángeles. Fue precisamente rodando este video cuando el grupo se enteró de que la discográfica les iba a censurar el nombre.

Esto de aquí abajo, aunque hoy día esté completamente asimilado e imitado, juro que en 1991 sonaba como de otro planeta. La sección rítmica minimalista, los arreglos de cuerdas, las notas mínimas de piano, los samples, el sonido global. Una canción maestra nunca superada por Massive Attack, cantada por la fabulosa garganta soul de Shara Nelson; lo mejor era el pequeño gallo que se le escapaba en uno de los momentos de más emoción. Como en la vida, maravillosamente imperfecta. Y esos rayos de sol, de repente, en la cara:


I know that I've been mad in love before
And how it could be with you
Really hurt me baby, really cut me baby
How can you have a day without a night
You're the book that I have opened
And now I've got to know much more

The curiousness of your potential kiss
Has got my mind and body aching
Really hurt me baby, really cut me baby
How can you have a day without a night
You're the book that I have opened
And now I've got to know much more

Like a soul without a mind
In a body without a heart
I'm missing every part

Like a soul without a mind
In a body without a heart
I'm missing every part

Like a soul without a mind
In a body without a heart
I'm missing every part

Like a soul without a mind
In a body without a heart
I'm missing every part

Like a soul without a mind
In a body without a heart
I'm missing every part

5 comentarios:

Urbs dijo...

20 años de ese álbum de Neneh Cherry... Como pasa el tiempo...

Bruce dijo...

qué guapa era...la última vez que la ví se había convertido en...un tío, y vestía de paramilitar

Sonico dijo...

que grandes los massive attack...y de acuerdo en que cuando sonaron por primera vez,era algo muy novedoso,recuerdo la sensacion esa de ¿esto que es??,totalmente encandilado

Chejonte dijo...

La mejor canción de los noventa, el "Unfinished sympathy". Un auténtico himno.

La pequeña Delirio dijo...

El disco que me robó el alma... y Mezzanine, la banda sonora de mi adolescencia :)