domingo, 27 de diciembre de 2009

YAVÉ CONOCE A CRUMB

"Ilustrar la Biblia hebrea ha sido una gran búsqueda para pintores, con Miguel Ángel y Tintoretto repartiéndose quizás la palma. Una caricatura o una reducción en cómic del Génesis debería ser idealmente el resultado de una fusión poco probable de Rembrandt y William Blake. Eso no es un criterio justo para invocar teniendo en cuenta el riesgo de R. Crumb con el libro del Génesis. Mirando a las mujeres y los hombres del Génesis de Crumb, recuerdo vagamente a alguien mostrándome un número de la revista Mad. Bajo mi punto de vista ignorante el trabajo de Crumb recuerda a aquella publicación pero de alguna manera también se acerca a lo que yo recuerdo como el aguerrido estilo proletario de Ben Shahn. Al menos, las caricaturas de Crumb tienen el mérito inicial de la extrañeza en su representación de los patriarcas y las matriarcas del primer libro de la Biblia hebrea.

(...) Las gentes del Génesis son realmente pintorescas, pero poderosamente feas en la visión de Crumb. No me quejo de los hombres, pero las mujeres, de Eva a Raquel, son tan terribles que me hacen infeliz. Algo apenas suficiente, incluso si se trata de defender el enfoque de Crumb como uno de sano realismo. ¿Qué respuesta se podría sugerir si un admirador de Crumb afirmó que "Así era el aspecto que realmente tenían, en aquel entonces"? No existe un "en aquel entonces". El Génesis, como el Éxodo, Números y los otros, es la narración de un cuento fabuloso, no hechos históricos. Se le puede llamar mito si se desea o aquello que se crea que siente mejor a la historia de la tribu.

(...) Quedarse con las representaciones de Crumb puede no ser delicioso, pero su posición hacia la historia es muy refrescante. Crumb está libre de devociones rancias y, muy apropiadamente, no tiene ningún uso para los sentimientos sacerdotales preservados en el Génesis. La locura moral de hacer justicia divina como excusa para el sufrimiento humano es algo ajeno a Crumb. Cualquiera que sea la inquietud estética que siento en lo que respecta a sus mujeres es más que contestada por su cautela saludable hacia Yavé, una cordura que atribuyo a su exuberancia gráfica.

(...) Crumb se refiere claramente a toda esa fe persistente en que el Génesis aún sea Palabra de Dios vinculante como parte de la locura contemporánea y su dibujo funciona como una técnica de alejamiento. Probablemente, su Génesis ilustrado me hubiera ayudado en la infancia de mi década de los 30, si hubiera estado disponible. Siendo un apasionado de Blake cuando tenía diez años, visualicé personajes bíblicos al modo de Blake, que tenía afinidades con caricaturistas paródicos del siglo XVIII, como Rowlandson y Gillray.

(...) Lamento no ser más amable con Crumb, que me ha devuelto el Génesis para meditar de nuevo sobre Yavé, que para mí es un motivo interminable para meditar como lo son Falstaff y Hamlet. Yavé sigue asegurando a los Patriarcas que desea un pacto con ellos, y ellos están dispuestos a confiar en su palabra. Él, que puede tener el récord universal y eterno de falta de credibilidad de entre todos los dioses y ejemplos de piedad. Uno desearía que Thomas Mann, y no la tradición yahvista, hubiera sido su autor principal".
Harold Bloom reseña el GÉNESIS de Crumb en The New York Review of Books (gracias por el soplo, Alvy)

11 comentarios:

Gabriel dijo...

Adoro a este tío! Con todas sus extravangacias (sobretodo por ellas).
Y además una traducción impecable!
Gracias, Pepo.

Alvy Singer dijo...

Gracias a usted, hombre!!!

Pepo Pérez dijo...

Ostras, pues a mí su reseña me ha parecido de aficionado. Quiero decir, que sí, que Bloom tiene una vasta cultura y lo que quieras, pero es un crítico LITERARIO y es evidente que no sabe cómo abordar la reseña de un cómic. De acuerdo en que es perspicaz en algunos aspectos, pero luego da la sensación de que no sabe bien qué decir y se pone a soltar una ristra de referencias que no siempre tienen que ver con Crumb sino más bien con los gustos del propio Bloom. Además, reconoce de buen principio su ignorancia sobre Crumb (?!) -imaginemos diciendo lo mismo en una reseña del nuevo libro de Philip Roth o de Martin Amis, ¿imposible, verdad?-, habla de "realismo" respecto al dibujo de Crumb (!!), luego está lo de "no me gusta cómo dibuja Crumb a las mujeres" (!!!), una observación digna de un bloggero friki sin demasiadas entendederas (cambiemos a Crumb por otro dibujante, "Es que no me gusta cómo Frank Quitely dibuja a las mujeres", ¿os suena, verdad?), y como en general tampoco le gusta demasiado este Génesis, se pone a hablar finalmente de sus autores fetiche, de su fascinación por William Blake y del JOSÉ Y SUS HERMANOS de Thomas Mann (insiste un par de veces en la versión libre de Mann de los capítulos finales del Génesis, que, la verdad, no sé que tiene que ver con este Génesis de Crumb, que respeta el texto hasta la última coma).

Alvy Singer dijo...

Estoy con Pepo. Es un nefasto crítico de tebeos. Pero esta crítica solo tiene una utilidad: entender el GÉNESIS. Bloom es un señor mayor y me conformo con que admita que Crumb es refrescante. Para su genio ya tenemos a Lardín, a ud., a Acevedo....

Cambiando de tema, otra cosa que creo muy importante de Bloom es que su teoría literaria es muy útil para hablar de otros artes. La idea de los precusores, claro. En algunas más que menos, por supuesto.

Alvy Singer dijo...

De todos modos, respecto a lo de Mann, Bloom es así de mamón ¿eh? Forma parte de su 'lectura' lo del paisaje. Lo digo porque recuerdo un ensayo estupendo de Beckett en el que únicamente habla de JOYCE y del MURPHY de Beckett. ¡Del MURPHY! No discutiré el juicio hiper-positivo de esa obra, sino de la que escoge. Y de Joyce. Nada más. Ni el Innombramble, ni Malone, ni nada. En tenerlos cuadrados y darte una lectura comparativa, casi ajena, es el primero....

Gabriel dijo...

Sí, sí, tienes razón, Pepo. Sólo decía que a mí Harold Bloom me gusta. En su reseña, en realidad "habla más de sí mismo" que del libro de Crumb y hace aguas por todas partes. Pero a mí, con los críticos me pasa muy a menudo como con los artistas: me basta con que tengan una fuerte personalidad para que pueda disfrutarlos.
De todos modos, reconozco que su teoría de la "misreading" y la influencia del precursor, cuanto menos, me encandilan.

Nadie nadie dijo...

Estoy de acuerdo con todo lo que se dice por aquí: Bloom me gusta mucho, me lo he pasado bien leyendo libros suyos. Su explicación de por qué es importante Freud como fabulista más que como científico me encanta, me parece que lo coloca en su sitio. Y su canon occidental es una gran obra de humor (inintencionado), cuando te pones a mirar su lista del siglo XX y ves que ha incluido a TODOS los escritores estadounidenses. ole mi niño.
ahora, en cómics, pues lo que decís, que no tiene ni puta idea, y precisamente por eso todos sus esquemas de interpretación por la angustia de las influencias se vienen abajo, porque no conoce las influencias de Crumb.
y remata la jugada a lo molina foix diciendo que esto le habría venido muy bien en su infancia para conocer el Génesis. ummh, okay....

Alvy Singer dijo...

Yo desprecié durante años the western canon por esa lista. Bloom lleva años renegando de esa lista y explicando que fue una obligación editorial.

Nadie nadie dijo...

No sabía eso. interesante....

Gabriel dijo...

Al respecto de esa lista, Bloom dijo sentirse agradecido por la edición italiana del libro, donde tuvieron el detalle de omitirla.

Alvy Singer dijo...

Fuera verdad o mentira lo de la obligación editorial, un dato es importante: Bloom ha rectificado. Y eso le honra.