sábado, 5 de diciembre de 2009

ROSTROS.


No presentan a ningún "personaje", no estamos seguro de qué están haciendo ni en qué escenarios se encuentran, no sabemos quién es quién ni qué relaciones hay entre todos ellos hasta los 20 o 25 minutos de metraje, cuando el espectador atento empieza a atar cabos; no hay sensación de ficción, de que exista un guión escrito ni de que estemos viendo a actores. De hecho, una de la actrices principales no era actriz, Lynn Carlin, sino secretaria en la productora de Robert Altman. Lynn leía a veces en voz alta los diálogos conforme los escribía Cassavetes; cuando Altman la despidió, Cassavetes la llamó para actuar en FACES y ganó una nominación a los Oscars. Asombrosa, inolvidable, una experiencia única, una obra maestra.

4 comentarios:

Alvy Singer dijo...

Justo la revisaba....Qué le voy a CONTAR.

Marcosuiz dijo...

Estoy leyendo ahora:"Cassavetes por cassavetes"...y viendo sus peliculas de nuevo.¡Una gozada!.

Pepo Pérez dijo...

Tengo ese libro. Aún por leer entero, sólo he picado de aquí y allá.

Marcosuiz dijo...

Hadlo cuando puedas;me esta pasando algo fascinante con el...al principio el personaje que creia reflejaba el libro me echaba hacia atras:egocentrico,infantil,etc.El decalogo completo del artista insufrible,pero poco a poco vas entrando en su punto de vista,y ves el corazon mismo de su obra y la correspondencia absoluta con su vida,y amas al personaje,como ya hacias con sus peliculas.Si Dean Moriarty hubiera sido un gran cineasta lo imaginaria asi.(Hablo de lo que me refleja un libro,por supuesto no intento juzgar a una persona desde lo que un libro dice de el,ni por sus propias palabras)