sábado, 19 de diciembre de 2009

PUNTOS DE SUTURA

“David Small evoca hermosamente el mundo científico loco de los 50, una época en que todo el mundo creía que la ciencia podía arreglarlo todo. Small es un cordero inocente, un chico sensible atrapado en una situación de pesadilla. Sus padres y su abuela son realmente espeluznantes. Capturando el lenguaje corporal y con expresiones faciales sutiles, STITCHES se convierte en las manos hábiles de Small en una historia poderosa, una autobiografía cargada de emociones".
--Robert Crumb

Si lo dice el tío Bob, habrá que leer STITCHES: A MEMOIR..., una novela gráfica de David Small que en España será publicada por Mondadori en febrero de 2010. Otra opinión sobre el cómic:

"Como el niño en esta novela autobiográfica mi primera lectura de STITCHES me dejó sin habla. E impresionado. David Small se nos presenta con un profundo y conmovedor regalo de la literatura gráfica que tiene el aspecto de una película y se lee como un poema. Escueto en palabras, imágenes dolorosas, Small, en un estilo de amenaza seca, nos atrae a la vida de un niño que no te gustaría vivir, pero no puedes dejar de leer. Desde su primera línea de cuatro páginas, "Mamá tenía su pequeña tos", sabemos que estamos en manos de un maestro".
-- Jules Feiffer

Y otra más:

"STITCHES de David Small es un título apropiado. Con precisión quirúrgica, el autor penetra en el pasado y, con gran arte,en los sellos de la herida infligida a un niño por padres crueles y faltos de amor. STITCHES es tan intensamente dramática como una novela en grabado de la época del cine mudo y tan fluido como un manga japonés contemporáneo. Abre un nuevo camino para las novelas gráficas".
--Francoise Mouly

---

un adelanto de 23 páginas

---

(gracias, tio berni)

13 comentarios:

Santiago García dijo...

Pues a mí no puedo decir que me entusiasmara precisamente. Me la tendré que releer con más atención. "Palabra de Crumb, te alabamos, Señor..."

Santiago García dijo...

Por cierto, que esas citas de Crumb y Feiffer me han hecho acordarme de esta entrada reciente de tu blog: http://pepoperez.blogspot.com/2009/12/antes-y-ahora.html Crumb va para los 70 pero parece que sigue leyendo cosas actuales, no se pone a recomendar a Walt Kelly, Harvey Kurtzman y Segar. Feiffer ya ha cumplido 80 (!).

Pepo Pérez dijo...

Sí, sí, son viejos de edad pero jóvenes de mente y corazón.

(¿ya te has leído Stitches? Nada escapa a tu radar o qué? )

Santiago García dijo...

Hombre, Stitches tiene muchos meses, ¿eh? No es ninguna novedad.

elpablo dijo...

de hecho sale en casi todas las listas de lo mejor del año, y casualidades de la vida, te iba a preguntar pepo si te la habías leío!

Pepo Pérez dijo...

Nor. Supongo que ya lo leeré en la spanish edition.

D dijo...

A mí me gustó mucho. Pese a que el dibujo me parece muy feo, y que me parece contado de una manera un poco torpona, la verdad es que me da lo mismo, porque la historia que cuenta me interesa. Me parece de una intensidad a veces casi insoportable.

D dijo...

Es que en realidad estoy un poco cansado ahora mismo (seguro que en unos días pienso de otra manera, pero...) de tanto tebeo bonito, de tanta pirueta formalista para hablar de poco o de nada. Por desgracia, parece que el tebeo está siguiendo el camino del cine, entre el "blockbuster" descerebrado a lo Transformers y la película de Angelopulus, la nada, o casi (o por usar ejemplos de cine de aquí, entre Spanish Movie y Jaime Rosales). Y este tebeo como torpón de alguien que no había hecho nunca antes ningún tebeo, al que le falta dibujo, le faltan mañas, le falta de todo, pero que parte de la necesidad de contar una historia, me llegó mucho.

Pepo Pérez dijo...

¿A qué tebeos formalistas que no hablan de nada te refieres? Lo digo por hablar un poco del tema, si apetece, y a ver qué opina más gente.

D dijo...

Pues... es que no sé...al mismo tiempo que me parece interesante que existan esos tebeos, y que creo que es necesario seguir buscando nuevas formas de hacer las cosas... con lo que me sabe mal dar ejemplos concretos, especialmente de autores españoles, creo que el efecto "Ware" le está sentando mal a muchos historietistas. Porque, como decía Spiegelman en su conversación del Journal con Kevin Huizenga, lo bueno de Ware es que aúna la búsqueda formal con la emoción. Sin embargo, estoy viendo en la historieta, sobre todo recientemente, con tanta obsesión con la normalización y esas cosas, cierta emulación de patrones procedentes del mundo del arte, donde durante mucho tiempo la búsqueda de la emoción, de los sentimientos, era pecado y el arte sólo iba sobre arte. Lo emocional (y lo descriptivo o narrativo) era algo rotundamente "malo". En el cómic parece que puntúa ahora más lo oblicuo, la contención y las referencias a la "alta" cultura, si es posible con un sustrato irónico. Y si su argumento es muy leve, mejor. El trabajo parece que tiene más clase. Contando menos parece que se cuenta más (auque a veces la chica que no habla en la fiesta resulta que no es misteriosa, sino tonta...).
Lo demás es despreciado como melodrama de baja estofa (cuando no es melodrama, sino drama, ¡con lo que cuesta además construir una buena historia y un argumento con sentido!). Pero vamos, que sería una discusión muy larga. Y no te creas que yo tampoco tengo las ideas muy claras al respecto. Por ponerte ejemplos… que alguno tendré que poner, los últimos tebeos en solitario de Dupuy y Berberian me han parecido horrorosos.

Pepo Pérez dijo...

No he leído Sacha, pero el Obsesionado de Dupuy no me gustó nada de nada. Y ya que citas a Huizenga, lo que leído de él me ha parecido un rollazo con ínfulas, un quiero y no puedo. Ya veo por dónde vas... No estoy tan seguro de que sea por una imitación del "mundo del arte" sino más bien -creo- de autores que quieren ser lo que no son, y así les salen los tebeos. Autores que imitan modelos elevados (a autores que hacen tebeos rollo arty pero buenos de verdad) pero que no llegan, no saben, no dan la talla. El último de este palo que he leído ha sido "Paquidermo", o Peeters jugando a ser Blutch (en concreto el Blutch de "Vitesse moderne"), pero quedándose en mitad del camino, pretendiendo ser "accesible", explicándolo todo al final, en plan "todo era un sueño y ahora te voy a dar las claves de la historia"... Es, por usar un símil cinematográfico, como si un director dijese "voy a hacer una peli como de Lynch pero más comercial, más accesible, menos hermética", y claro, de semejante planteamiento sólo puede salir un engendro.

Y no hay que irse a autores nuevos, o jóvenes para ver este fenómeno. Ahí está Moebius imitando a su manera en "Inside Moebius" los Carnets de Sfar y otros tebeos en plan diarios.

D dijo...

Sí, el de Peeters es un bajón, es como tú dices... que pena, con lo que me habían gustado Lupus, Píldoras azules y RG...

Pepo Pérez dijo...

Y ya que hablamos del tema, otro de esos tebeos recientes llenos de piruetas formalistas arties para no contar nada realmente es Asterios Polyp. De hecho, para mi gusto es EL ejemplo de 2009 en materia de tebeos hiperformalistas pero vacuos.