sábado, 17 de octubre de 2009

MÁS SOBRE 'MOSTRAR LO INVISIBLE'

A propósito del post anterior, me dicen off the record que

"Me ha llamado la atención el hilo de comentarios que has citado en tu último post, porque parecen reducir las grandes virtudes de la literatura respecto al cómic a que todas las parrafadas de desarrollo psicológico de personajes, ese monólogo interior que se puede dar en la literatura, no se puede realizar tal cual en el cómic. Y además de que eso no es tan así, como ya explicas en el post, para mí el problema es otro. Vamos, que niego la mayor.

Es casi como si alguien dijera que el gran problema de la literatura con respecto al cine, por muy buena que sea, es que nunca podremos oír a un personaje o verle realmente y ver cómo se mueve… no es lo mismo decir que tiene una voz grave que oír al gran Will Smith.

De hecho lo que se cita como gran característica y ventaja de la literatura en la definición psicológica de los personajes, puede ser entendido como un defecto. Al no poder jugar con elementos más sutiles, el 'pobre escritor que no sabe dibujar' se vería obligado a explicitar lo que piensa un personaje para que lo entendamos… ¿No es ese un mecanismo más burdo, más tosco? Pero, como dices, no es así como pensamos.

Espero que se me entienda algo, porque he tenido que interrumpir media docena de veces el emilio porque estoy currando."


ACTUALIZACIÓN 19:36

Strauss responde en comentarios:

"El debate no residía en si el cómic era un medio menor respecto de la literatura o el cine, sino en dilucidar si el cómic podía tener la característica que tanto ha explotado la literatura: la introspección psicológica (véanse los monólogos de Shakespeare, la obra de Proust o la de Dostoievski, por poner 3 ejemplos).

Según Vidal-Folch, la introspección psicológica no se adecúa bien al cómic, luego se puede interpretar de estas palabras que el cómic no ostenta, como facultades o potencialidades típicas del medio, dicha característica tan explotada por la literatura.

Ya ha quedado más que ejemplificado (en el post anterior) que el cómic, como medio, sí ostenta dicha característica; un claro ejemplo son las obras: “Ciudad de Cristal”, “Jimmy Corrigan”, “George Sprott” (entre muchas otras ya citadas por Pepo en el post anterior).

Sigo insistiendo que la intención del debate era dilucidar si el cómic ostentaba o no dicha característica; en ningún caso hubo otra intención por mi parte, ni tácita, ni solapada; nunca fue mi intención fundamentar un prejuicio contra el cómic alegando que éste, como medio, tenía una potencialidad menor que la literatura. No creo en que haya un medio superior a otro: cómic, literatura y cine, a mi entender, tienen muchas características comunes pero también propias y específicas, ni mejores ni peores, y ello justifica la diferenciación en tres medios (o artes) distintos; el que una persona pueda sentirse más atraída o identificada por un medio en concreto es un tema totalmente subjetivo".
Más en el hilo de este post

7 comentarios:

Strauss dijo...

El debate no residía en si el cómic era un medio menor respecto de la literatura o el cine, sino en dilucidar si el cómic podía tener la característica que tanto ha explotado la literatura: la introspección psicológica (véanse los monólogos de Shakespeare, la obra de Proust o la de Dostoievski, por poner 3 ejemplos).

Según Vidal-Folch, la introspección psicológica no se adecúa bien al cómic, luego se puede interpretar de estas palabras que el cómic no ostenta, como facultades o potencialidades típicas del medio, dicha característica tan explotada por la literatura.

Ya ha quedado más que ejemplificado (en el post anterior) que el cómic, como medio, sí ostenta dicha característica; un claro ejemplo son las obras: “Ciudad de Cristal”, “Jimmy Corrigan”, “George Sprott” (entre muchas otras ya citadas por Pepo en el post anterior).

Sigo insistiendo que la intención del debate era dilucidar si el cómic ostentaba o no dicha característica; en ningún caso hubo otra intención por mi parte, ni tácita, ni solapada; nunca fue mi intención fundamentar un prejuicio contra el cómic alegando que éste, como medio, tenía una potencialidad menor que la literatura. No creo en que haya un medio superior a otro: cómic, literatura y cine, a mi entender, tienen muchas características comunes pero también propias y específicas, ni mejores ni peores, y ello justifica la diferenciación en tres medios (o artes) distintos; el que una persona pueda sentirse más atraída o identificada por un medio en concreto es un tema totalmente subjetivo.

Strauss dijo...

“lo que se cita como gran característica y ventaja de la literatura en la definición psicológica de los personajes, puede ser entendido como un defecto”

Llegado a este punto quiero contestar esta manifestación: también puede ser entendido como un defecto, por los defensores de la literatura, que las imágenes coarten la “plena” libertad de la imaginación que ostenta el lector de literatura. Ahora bien, los del cine pueden alegar contra éstos que lo “audio-visual” es mejor porque contiene movimiento, sonido (música) e imágenes reales, otorgando mucha más veracidad a lo que se intenta representar.
Este sería el debate de nunca acabar. Lo mejor es que cada persona escoja el medio, o que los escoja todos, pero que no discrimine, fundamentando dichas argumentaciones, en simples criterios subjetivos, porque lo que para uno es una barrera a la libertad de imaginación, para otro puede ser una facilitación en la comprensión de la idea que se expone.

toni bascoy dijo...

Vaya, interesante debate...
Yo, que también estoy trabajando y no puedo reflexionar todo lo que quisiera, no lo veo todo tan blanco o negro.
Negarle la profundidad psicologica, o mejor dicho, la posibilidad de plasmarla, al comic o al cine, "sólo" porque representan el mundo exterior, me parece erroneo. Después de todo, el único interior que conocemos es el nuestro, de los demás sólo podemos interpretarlo por lo que vemos y oimos, que es precisamente lo que se representa en el comic y cine (y en novelas como las de Dashiel Hammett, por ejemplo).
Los límites de cada arte a veces están más marcados por las personas que por los propios medios de que uno dispone.
Un saludo...

Strauss dijo...

Actualmente todo este tema lo están estudiando en las univerisades bajo la rama del "iconismo" que es, a su vez, uno de los campos de la semiología.

Si el cómic sigue desarrollando estas nuevas vías de experimentación, puede llegar a ser un instrumento muy eficaz en la educación, que, creo, es el fundamento del "iconismo", ya que esta ciencia, estudia los efectos que producen las "imágenes" o "iconos" en la mente humana...quizá, en el futuro, obtengan una relación de las imágenes o iconos más efectivas, es decir, de aquéllas que ayudan a una mayor comprensión del mensaje que se quiere transmitir. Por ello, la labor de estos autores de cómics, puede ser doble: desarrollar y ampliar los instrumentos expresivos del medio y dotar a la sociedad de una potente "iconografía" con efectos muy positivos, en la comprensión de ideas, para con la educación.

Jordi Bravo dijo...

"Este sería el debate de nunca acabar." jajaja Es la frase que resume mejor todo este asunto, Strauss. La única diferencia entre los medios es el formato y la carga historica que pesa sobre ellos en cuanto a la percepción que de ellos se tiene a nivel social. El cómic puede que pase a formar parte del resto de artes, puede que le esté vetado. La diferencia la marcan siempre las obras concretas, y de su prestigio se benefician el resto. El cómic no tiene la larga tradición de la literatura, ni el peso económico, ni el glamour, ni la presencia mediática y el calado social del cine. Y es eso justamente, la parte pragmática, lo que en definitiva equilibra la balanza. La capacidad de introspección psicológica el cómic lleva años demostrándola (con Miller e incluso con Claremont, y mucho antes seguramente). El fondo del asunto es siempre el mismo, el cómic intentando alcanzar el prestigio del resto de artes. Yo sinceramente adoro que sea el gran outsider de las artes. La expresión humana se manifiesta en muchas y variadas formas, y no caben ataduras para esta. No me gusta la idea de doblegar un medio a las imposiciones del baremo del gran arte. El pedigrí puede ser contraproducente en determinados casos.

Octavio B. (señor punch) dijo...

Strauss, se une al tema otro sin tiempo para reflexionar o debatir en exceso ;)
espero no repetirme respeco a otros comentarios, pero quería añadir una idea. Hablas de que la literatura logra esa introspección en lo psicológico. Introspección, la capacidad de ahondar en una mente, o en un estado de ánimo. La literatura en este campo tiene también una limitación, si se quiere dar la vuelta ala tortilla: aborda lo abstracto desde lo verbal. Traduce para el lector un estado de ánimo, por ejemplo, en palabras. Lo hace concreto para que nosotros lo aprehendamos. La palabra tiene una fusión o vínculo directo entre significado y significante que, en otros modos de narrar, se diluye, y ello me parece enormemente rico e interesante.
Bien, creo para empezar que hay bastantes cómics de fuerte peso literaturizante (Moore, ejemplo recurrente) donde eso puede ser contemplado del mismo modo. Otro ejemplo, el Signal to noise de Gaiman y McKean. Obras que recurren a la palabra con la misma fe que tiene en ella el escritor de novelas. Pero por otro lado, el cómic tiene una cualidad expresiva que consigue una comunión muy interesante. Me refiero a la capacidad narrativa (no verbal) del propio dibujo. Joe Matt en Peepshow no necesita de textos para que "leamos" al personaje. El feísmo del dibujo, el trazo tembloroso, cierto horror vacui, pueden ser (son) formas de expresar la profundidad psicológica del sujeto. Y con una ventaja, pues al no ser un discurso verbalizado, al ser una manera abstracta de acercarnos al personaje, es incluso más intelectual (y emocional, e interpretativo) que si atestara de textos explicativos el tebeo.

Lo que quiero decir es que cada medio tiene sus modos y sus capacidades para llegar a donde le interese (y conste que ni he entrado en las formas narrativas de los ejemplos que ya pepo apuntó, las de Seth, las de Ware, etc). Del mismo modo que el cine tiene las suyas para lograr sus fines. Y la literatura las suyas, vamos. Todas válidas, pienso, para lograr cualquier fin. El que sea.

sad dijo...

Herbizide, Insektizide und andere thomas sabo 2010 Schädlingsbekämpfung Products.Keep Floh-und Zeckenmittel Produkte nur thomas sabo online shop zur äußerlichen Anwendung, auch von Ihrem Hund zu erreichen soll über die ohrringe creolen Exposition oder Verschlucken zu vermeiden. Diese thomas sabo uhren Produkte enthalten giftige Chemikalien, die sehr schädlich für Ihr thomas sabo armketten Haustier kann, wenn angewandt improperly.Ingestion von Maus und Ratte Gifte können lebensbedrohlich sein.