jueves, 29 de octubre de 2009

REFORMAS


Ya he terminado de ver la tercera temporada de THE WIRE. Aunque la trama argumental de "Hampsterdam" o free zone de drogas suene un poco a falsa (aunque vete tú a saber en qué pequeños detalles de la realidad posiblemente se ha basado; recuerdo aquí que uno de los principales creadores de la serie, Ed Burns, es un ex policía de Baltimore), lo cierto es que está desarrollada con tal talento y maestría que te tragas todo lo que te echen y, además, te quedas con ganas de más. A estas alturas de la serie ya ha desaparecido el naturalismo radical de la primera temporada, donde la ficción parecía "de verdad" y la dramatización resultaba "invisible"; ahora cada vez hay más trucos convencionales visibles de guión pero, joder, con qué pericia y elegancia los saben usar guionistas como Richard Price, George Pelecanos, Ed Burns o David Simon, creador de la serie. El desenlace de la temporada es particularmente dramático con esa crónica de una muerte no tan anunciada (que culmina en un episodio trepidante firmado por Pelecanos), y a la vez satisfactorio por las "lecciones aprendidas" por algún personaje principal como McNulty: es inevitable conmoverse con ese mecanismo de ficción convencional cuando está bien usado, como aquí. El personaje, después de dar muchos bandazos, resuelve su crisis de identidad, cierra la puerta al pasado -porque ya ha aprendido que por esa puerta nunca se puede volver- y emprende una vida nueva y mejor. Y decía que es inevitable conmoverse con ese tipo de desarrollo argumental, sobre todo cuando se hace bien, porque todos nos sentimos reflejados de un modo u otro respecto a nuestras propias crisis a lo largo de la vida. Al fin y al cabo, el tema principal de esta tercera temporada era la reforma. El cambio.

La foto de arriba de McNulty y Daniels la he sacado de Fluzorama, donde por cierto Manolo Bartual comenta emocionado que ya ha terminado de ver la quinta temporada. Oohhh... lástima que terminó el festival de hoy, porque la quinta es la última. Me temo que yo voy a estar pronto en su misma situación porque estoy devorando la cuarta temporada a capítulos agigantados. Si en la tercera el tema principal era la reforma general (y en particular el intento de "legalización de las drogas", o algo que se le parecía), en esta cuarta es la infancia-adolescencia en general y la escuela en particular. Con Mr. Prezbo de profe de matemáticas, Marlo "scarface" como nuevo kingpin de West Baltimore, Tommy Carcetti como nuevo alcalde de la ciudad, un blanco en una ciudad de negros, y por supuesto un montón de niños, buenos, regulares y malísimos.

5 comentarios:

santiarcas dijo...

Yo hace unos cuantos meses que acabé la cuarta y me resisto a ver la quinta... para que no se acabe. Snif.

elpablo dijo...

ya te dihe que era la bombarl!

Nadie nadie dijo...

yo vi la quinta el mes pasado, y aún estoy escuchando los comentarios para alargarla un poco más.

es difícil elegir una, pero creo que la cuarta temporada es la que más me ha gustado, quizá porque lo que está en juego son las almas de los más frágiles, los críos del barrio... y hasta aquí puedo leer. que la disfrutes, Pepo.

Celestino dijo...

joder....

sad dijo...

Herbizide, Insektizide und andere thomas sabo 2010 Schädlingsbekämpfung Products.Keep Floh-und Zeckenmittel Produkte nur thomas sabo online shop zur äußerlichen Anwendung, auch von Ihrem Hund zu erreichen soll über die ohrringe creolen Exposition oder Verschlucken zu vermeiden. Diese thomas sabo uhren Produkte enthalten giftige Chemikalien, die sehr schädlich für Ihr thomas sabo armketten Haustier kann, wenn angewandt improperly.Ingestion von Maus und Ratte Gifte können lebensbedrohlich sein.