miércoles, 20 de enero de 2010

PERAS Y REYES

Para documentarme sobre algo que necesitaba, y también por curiosidad personal, este fin de semana he leído un ensayo clásico de Baudelaire, LO CÓMICO Y LA CARICATURA (he consultado la vieja edición española de Visor, de 1988, que saqué de la biblioteca). El librito contiene dos textos, uno de 1855 sobre la naturaleza de lo cómico y la caricatura, siempre según Baudelaire, y otro de 1857 consistente en un repaso crítico a diversos caricaturistas de su época, entre ellos Daumier y Philipon (también creador en 1830 de la publicación satírica La Caricature). Y no pude dejar de fijarme en cómo Baudelaire relataba varias veces las penas de cárcel y multas a las que fueron condenados repetidamente dibujantes como los citados por publicar caricaturas sobre el rey y otras autoridades (tanto Daumier como Philipon pasaron unos cuantos meses en la cárcel, este último repitiendo con varias estancias).

Uno de los casos más célebres fue el abierto contra Philipon por transformar al rey Luis Felipe en una pera, otro descubrimiento de la caricatura que aplicaba la diferencia entre el parecido y la equivalencia, y la consecuente posibilidad de transformar lo parecido en lo diferente. De rey a "pera". La burla no acababa ahí, porque había juego de palabras añadido con mucha retranca. Pera es poire en francés, como se lee arriba en la secuencia de "peras", dibujada en su versión final por Honoré Daumier y publicada en 1831, pero es que poire también significa primo (primo no de parentesco, sino de idiota, necio).

El rey Luis Felipe I y el dibujante Charles Philipon

El "juicio de la pera" contra Philipon se convirtió, también lo relató Baudelaire, en el caso estandarte de los caricaturistas contra el gobierno y el rey, unas caricaturas que habían estado particularmente asociadas a periodos revolucionarios como el de 1830. Otra cosa curiosa que señaló Baudelaire en su ensayo es que a Daumier se le ocurrió una idea para sufragar las constantes multas que las autoridades le cascaban a las publicaciones satíricas donde publicaban todos ellos, La Caricature y Le Charivari: publicar dibujos suplementarios cuya venta se destinaba exclusivamente a pagar las multas. Y en éstas estaba leyendo cuando caí en la cuenta de que hace sólo dos años varios dibujantes se sentaron ante un juez penal por caricaturizar a los príncipes (o al rey, en otro de los juicios), y que por eso fueron condenados a pagar multas, y que por esa condena ya cuentan con antecedentes penales. Y de repente, parecía como si no hubiera pasado un siglo y medio entre esto y aquello.

----

Para saber más sobre la censura y persecución de los caricaturistas del XIX (y del presente), recomiendo este artículo de Natalia Meléndez en Tebeoesfera

---

ACTUALIZACIÓN

Manuel Barrero me deja en comentarios esta reseña de Lombilla en Tebeosfera sobe el ensayo de Baudelaire

5 comentarios:

連絡 dijo...

Learning makes life sweet...................................................

Manuel Barrero dijo...

Gracias por la cita, Pepo. Nuestro colaborador Lombilla también escribió, precisamente sobre este libro, en la anterior época de Tebeosfera:
http://www.tebeosfera.com/1/Obra/Libro/Monografia/Francia/Baudelaire.htm

Pepo Pérez dijo...

No hay de qué. He enlazado también la reseña de Lombilla, que no conocía (si no, también la hubiera enlazado anoche), gracias.

el tio berni dijo...

Muy interesante todo el tema, y muy interesante cómo el cómic nace de la caricatura y los vaivenes que sufre después, con el realismo y muestras de dominio técnico de Raymond, la coexistencia de las dos corrientes en el cómic de superhéroes, la vuelta a la caricatura del cómic underground, el resurgir del realismo con Adams y seguidores, lel retorno a la caricatura que creo que se impone en los últimos años... Y todo esto sólo en los USA y así. Hay como una especie de ciclo, supongo, pero creo que la caricatura tiene un poder especial que va muchísimo más allá de lo que puede lograr el academicismo, que corre el peligro de acabar siendo un puro despliegue de técnica.

sad dijo...

Die zwei Möglichkeiten, um schön gravieren Ihre spezielle Konstruktion thomas sabo schmuck günstig auf ein Stück Silber Element wird durch eine Hand oder maschinell verarbeiten. Normalerweise thomas sabo kette ist die Maschine Prozess weniger teuer, als es nicht so viel verlangen, Handarbeit und Zeit, sondern der Preis der Gravur angebote thomas sabo ohrschmuck der Regel abhängig von der Anzahl der Zeichen und die Art der Ausführung Sie sich entscheiden. Werbegeschenke thomas sabo ohrringe sind auch unter unseren gravieren Bereich, wo wir können Firmenlogo oder jede gewünschte Motiv schmuck thomas sabo ketten oder Text gravieren.