lunes, 4 de enero de 2010

DESEO DE SER PIEL ROJA AZUL

Dejando clara algunas premisas sobre AVATAR que ya me imaginaba antes de verla, por ejemplo que tiene un guión sumamente convencional (si alguien pensaba que una productora se puede permitir invertir casi 400 millones de dólares en un guión experimental o arty, será mejor que despierte y vuelva a la realidad), la película me ha parecido histórica, un hito destinado a marcar un antes y un después en la historia del cine, particularmente en el terreno de creación pura de imágenes. La otra premisa antes de seguir hablando del film es que resulta un espectáculo total y apabullante, tan total que alcanza un sentido en sí mismo y desplaza cualquier reproche (que sí, que se pueden hacer) al guión técnico. El argumento de la película es el que algunos autores denominan argumento mesiánico, y además muy clásico, por eso nos suena tanto: un "elegido" o mesías que proviene de otro lugar (literalmente del cielo en este caso) y está destinado a revelar algo y salvar a un pueblo que se enfrenta a una amenaza exterior, aquí un invasor extranjero. Argumento mesiánico que aparece estructurado, como ya es habitual en James Cameron (y en George Lucas y ciertos westerns, y en algunas películas de Spielberg, y en los cómics de Miller más o menos desde RONIN, y en MATRIX, y en muchas otras ficciones recientes) en las etapas del "viaje del héroe" que relató Joseph Campbell después de rastrear las mitologías de distintas épocas y culturas, etapas heroicas iniciáticas que culminan en un renacimiento que en AVATAR es, además, literal.

Aceptando que ese argumento nos "suena" (en realidad por clásico, quiero decir, más por arquetípico que por cliché), hay que reconocer que las variantes y aplicaciones que se le han dado en esta película tienen su miga y permiten múltiples lecturas que van desde lo evidente a lo no tan evidente, lo alegórico, lo inconsciente y hasta subversivo. Lo más llamativo desde luego es el alegato ecologista y la llamada a renacer como civilización para convertirnos en otra cosa, pero es que, vamos a ver, no hay que ser muy listo para darse cuenta de que esa preocupación ambiental está omnipresente en el imaginario colectivo en los últimos años, y sin ir más lejos también estaba en otro gran éxito popular de 2008, WALL-E. Tememos por nuestra civilización, tememos que pueda estar en un peligro real, abocada a un suicidio colectivo comandado por los nuevos depredadores, las grandes multinacionales de apetito (económico) insaciable que todo lo arrasan a su paso, selvas, personas y países, para continuar creciendo. Luego parece lógico que ese miedo colectivo se proyecte en las ficciones de nuestra época. El alegato ecologista de AVATAR es evidente, pero no lo es siempre la forma de presentarlo. El protagonista, muy significativamente un lisiado que no puede caminar, descubrirá un nuevo cuerpo, individual (creado por el hombre mediante ingeniería genética) y colectivo (el pueblo Na'vi), con el que se integrará en una sociedad primitiva que vive "en armonía con la naturaleza". Viendo a los Na'vi de AVATAR, es inevitable pensar en los indios americanos y la guerra que los enfrentó a los colonizadores blancos, una guerra que todos sabemos quién ganó. También muy significativamente, AVATAR cambia la Historia porque aquí ganan los indios (los Na'vi), que consiguen expulsar al monstruo colonizador. Anoche en el cine no dejaba de pensar en otra ficción reciente que también se atrevía a cambiar la Historia, me refiero a INGLOURIOUS BASTERDS de Tarantino, y ahí de forma más osada porque el cambio era literal ("Hitler" era Hitler, "Goebbels" era Goebbels), y no alegórico como sucede con los Na'vi, trasunto fantástico de los indios.

Ese "cambio de la Historia", que los indios ganen al hombre blanco y le expulsen de sus tierras, es otro aspecto de la película que da idea de nuestra esquizofrenia actual como civilización. Es evidente que los espectadores occidentales de AVATAR nos identificamos con los indios (los Na'vi) porque son los buenos que se enfrentan al Mal (ese militar monstruoso que declara guerras preventivas, un Darth Vader sin máscara y con pinta de lo que es, un coronel mercenario, maquinaria militar programada para actuar sin escrúpulos morales al servicio del Gran Mal, el Capital, encarnado por supuesto en el ejecutivo de la multinacional), pero nosotros en el mundo real no somos los indios, somos el hombre blanco. Somos los decadentes espectadores occidentales que, apoltronados en nuestros asientos tecnológicos, hemos de visitar un mundo digital como el de esta película para poder disfrutar de la naturaleza*. Los hombres blancos de la sociedad del espectáculo que, en efecto, compramos sin pensar demasiado los productos que fabrican las empresas que arrasan selvas, montes, costas y lo que haga falta para producir esos productos y seguir ganando dinero. Sin embargo, en la película nos proyectamos en los indios para vencer al Mal Blanco en esa batalla final contra "la Estrella de la Muerte". Una victoria comandada, no lo olvidemos, por un hombre blanco disfrazado de indio, Jack Sully, es decir, exactamente lo que somos nosotros cuando nos ponemos en la piel (azul) de los Na'vi viendo la película.

* una naturaleza hiperreal que, por supuesto, es mejor que la real: la sensación de maravilla que experimentamos al descubrir el nuevo mundo de AVATAR opera también como un mecanismo de distanciamiento respecto al nuestro: nos permite repensar las maravillas que (aún) tenemos aquí mismo, en la Tierra, no en Pandora. ¿O acaso la naturaleza futura será solamente la digital, una hiperrealidad generada por ordenador como la de AVATAR, porque todo el planeta estará urbanizado?

Esa victoria final del indio sobre el hombre blanco, y esto también tiene su miga, se produce gracias a la intervención de la misma naturaleza, y sin ella no habría sido posible. Porque la victoria que todos celebramos en el cine, niños y mayores, cuando ganan los Na'vi es la de un planeta que consigue expulsar a los parásitos humanos que pretenden saquearlo. En otras palabras, viendo AVATAR celebramos el hecho de que un ecosistema acabe con una raza de depredadores (el hombre colonizador, el hombre tecnológico, el hombre capitalista) que ponía en peligro la existencia misma del ecosistema. Más claro, agua. Pandora es así un avatar fantástico de la Tierra, una Tierra que soñamos nostálgicamente en un estadio "virgen" más primitivo del que ahora tenemos, un paraíso perdido ideal anterior a la llegada del progreso y de la civilización industrial. La película en general es un avatar en sí misma, puro metalenguaje, porque funciona como artefacto o vehículo de hiperrealidad en el que cuando nos ponemos la interfaz de las gafas de 3D (para ellas ha sido concebida la película, para esa prótesis o extensión de nuestro cuerpo, que diría McLuhan, y creo que así hay que verla, con las gafas de 3D) penetramos, de manera equivalente al lisiado Jake Sully cuando se sumerge en su particular interfaz (la cápsula de control de su avatar Na'vi) en un nuevo mundo en el que tenemos la posibilidad imposible de renacer como un nuevo hombre capaz de convivir en armonía con la naturaleza, esa armonía que ahora mismo buscamos como civilización (ejemplo: agitación y protestas en la cumbre de Copenhague) sin que aún podamos atisbar si la conseguiremos.

La ficción de AVATAR nos propone una salida, que es la del "elegido" Jack Sully, el héroe en el que también nos proyectamos: morir y renacer como un nuevo ser con una conciencia trasvasada (literalmente) de hombre blanco a "indio". En el mundo real esto nos resulta imposible literalmente, no podemos desandar lo andado para volver a vivir como sociedades primitivas (al menos voluntariamente: quizás dentro de unas décadas el planeta también se encargue de ponernos en ese sitio primitivo a la fuerza), pero la mente, la conciencia, sí es moldeable culturalmente. El mundo no es "el mundo", el mundo siempre es y ha sido la visión que tenemos del mundo. Si cambiamos la visión del mundo, cambiaremos el mundo. Y ahora mismo necesitamos, nos viene a decir AVATAR, cambiar urgentemente nuestra conciencia. La película pone así sobre el tapete los debates de nuestra época, una era de crisis, es decir, de completa transición e incertidumbre porque ya no nos sirve la vieja visión del mundo y necesitamos una nueva, aunque aún no sepamos cuál es. Temas sobre el tapete: la nostalgia por la naturaleza perdida, la tecnología vs. naturaleza, la relación hombre-naturaleza y el conflicto ambiental, la explotación demencial de los recursos naturales, el reparto más demencial aún de esas riquezas naturales en el sistema capitalista, las guerras preventivas por intereses económicos e imperialistas, y más. AVATAR también le da la vuelta al punto de vista etnocéntrico de hombre blanco, aquí volvemos a la necesidad de cambiar nuestra conciencia para superar la crisis, y nos pone en el punto de vista de otros pueblos, exponiendo una visión del mundo inspirada en filosofías y religiones no occidentales: el planeta no es "nuestro" porque todos somos el planeta, árboles, animales, ríos, personas, todos formarían parte de una deidad animista que reside en todas y cada una de las cosas de este mundo.

En fin, lo dejo porque podría seguir, y no he dicho prácticamente nada sobre el aspecto formal de las imágenes. Digamos solamente que en ese aspecto la película me ha parecido, para resumir, la polla, un hito que parece destinado a convertirse en el modelo de un futuro cine digital donde ya no se reproducirán imágenes de la realidad sino que se crearán de la nada. Una hiperrealidad completamente nueva, quizás el Nuevo Mundo a conquistar por el hombre blanco.

43 comentarios:

Ovidio dijo...

Touché.

Al fin alguien que se atreve a decir qué es Avatar, más allá de un "Bailando con Lobos con extraterrestres", como suele decir casi todo el mundo, como negándose a ver más allá de lo que la película ofrece.

Gran artículo.

Pepo Pérez dijo...

Película que TODO el mundo está viendo, por cierto. Y a menudo disfrutando (no generalizo, seguro que habrá gente que se haya aburrido) aunque luego lo nieguen ante otros porque, bueno, "es un producto yanqui de Hollywood" (esquizofrenia de provincias respecto al imperio: lo yanqui no mola, pero consumo todo lo yanqui y a menudo lo disfruto secretamente).

O bien: "Bueno, es Pocahontas en Pandora", "Es Bailando con lobos con extrerrestes", "Los pitufos espaciales", etc. ¿y lo bien que te lo has pasado viéndola, campeón? Eso sin olvidar que Bailando con lobos o Pocahontas cuentan un mito parecido de otra forma, en ese sentido tampoco son "originales"... ¿O Bailando con lobos no se parece acaso a otras pelis anteriores del Oeste que cuentan un argumento parecido?

De todos modos, a mí el guión (o lo que vemos del guión en pantalla tras el montaje final) de Avatar me parece que podría haberse pulido más, pero vaya, que el guión (técnico) de Star Wars 1977 no es precisamente una maravilla y mira lo que supuso para el cine. Por las imágenes, por el espectáculo. Para eso se solía ir al cine, ya desde sus inicios (primeros filmes fantásticos mudos), para ver cosas fantásticas y espectaculares. Y el espectáculo total de AVATAR, si no lo ves en cine, definitivamente no es lo mismo. Mejor en 3D, que para eso ha sido pensada.

lokodatar dijo...

Completamente de acuerdo.

Óscar Palmer dijo...

Olé tus huevos, Pepo. El mejor artículo que he leído hasta ahora sobre Avatar. Unas reflexiones muy interesantes y, joder, qué refrescantemente alejadas de los cuatro topicazos esgrimidos por la mayor parte de esa crítica española que en todas partes ve "fábulas militaristas" y "americanadas". A mí, no hará falta decirlo, también me pareció la polla. Por muchas pegas que se le quiera achacar, que las tiene. Pero ninguna como para no salir sumamente impresionado.

"En fin, lo dejo porque podría seguir".

¡Pues sigue, hombre, sigue! Que, de verdad, qué difícil es encontrar un punto de vista personal y argumentado sobre un tema como este.

Pepo Pérez dijo...

Que tengo que trabajar, hombre. En serio.

De Aliens también se dijo que era "militarista" (no he leído ningún artículo sobre Avatar, nunca lo hago antes de ver las pelis, no sé qué han dicho), cuando es evidente para alguien mínimamente espabilado que Aliens, gran película, era lo contrario, anti-militarista, con algunos elementos parecidos por cierto respecto a Avatar (militares programados, guerreros buenos con ética personal, multinacionales demoniacas). Algo parecido en Abyss, etc.

Luis Bustos dijo...

Muy buena tu reflexión, Pepo. Coincido con ella. Con Titanic pasó un poco lo mismo. Parece que lo que quedó de ella fue una bonita y trágica historia de amor (que también), y pocos se atrevieron a ver el sustrato de lucha de clases que ofrecía Cameron.

Pepo Pérez dijo...

Me acabo de acordar de un tebeo con un argumento hasta cierto punto parecido a Avatar, SWORD OF THE ATOM, de Jan Strnad y Gil Kane. Es un argumento muy clásico, la verdad, está en un montón de historias.

Víctor dijo...

"...no hay que ser muy listo para darse cuenta de que esa preocupación ambiental está omnipresente en el imaginario colectivo en los últimos años"

Pues no se que decirte. Si realmente estuviéramos tan, tan preocupados por el medio ambiente no nos hubieran colado un gol por toda la escuadra como el que nos han marcado en Copenhague con la indiferencia total de todos. No veo propuestas populares a gran escala, ni grandes manifestaciones. Lo que veo es que pasamos bastante del tema, de hecho, en una encuesta de hace algunos meses, era el número 11 en una lista de los asuntos que más preocupan a los españoles.

Pepo Pérez dijo...

Pasamos, sí. Es el doble pensar habitual nuestro. Nos preocupa y a la vez pasamos. "Hay tiempo para solucionarlo..." Postergamos el problema. Siempre "hay tiempo...", hasta que no lo hay.

(Bienvenidos a Alflolol, Valérian, Christin y Mezieres, también su argumento tiene puntos de contacto)

Jordi Bravo dijo...

Pués estaba yo dudando sobre ir a verla o no, pero esta reseña (y la recomendación de algún conocido) inclinan la balnza a su favor.
Y lo que decís es cierto; sea cosa de esta época, o algo endémico a nuestra especie, vivimos con una pasividad todos los escándalos actuales alarmante.
Por cierto, el argumento más parecido a Bailando con lobos es Run of the arrow (Yuma) de Fuller. Un auténtico calco, aunque Costner no supera el original.

javi dijo...

Me ha parecido un artículo muy bien desarrollado. Y no he visto la peli. Pero como para no haberse enterado de lo que iba: si lo han dicho hasta en el telediario. Lo que cuentas me ha recordado a Basura, aquel tebeo de Trillo y Juan Giménez, aunque el tono y final de aquella era mucho mucho más pesimista. Y me lo ha recordado, también, porque entonces Toutain dejó escrito que esas imágenes sólo las podía ofrecer el cómic. Y entonces tenía razón, que duda cabe, pero ahora... eso ha cambiado ya para siempre. Y menudo filón tiene el nuevo cine digital en las historias y estilos gráficos desarrollados durante 100 años en las historietas...

javi dijo...

Quiero decir: un artículo muy bien desarrollado, muy interesante en todo lo que trata y que va mucho más allá de comentar la peli, o 'contarla'.

Pepo Pérez dijo...

Sí, el cine digital "mató a la estrella del cómic fantástico", parece claro. Las imágenes que hace 30 años sólo eran posibles en las viñetas, hoy día son posibles en estas imágenes "reales" (virtuales).

(Jordi, es verdad, Yuma-->Bailando con lobos. Y Pequeño gran hombre también, en clave tragicómica)

Pepo Pérez dijo...

(Un hombre llamado Caballo, también)

Robur dijo...

Pues yo siento disentir, leyendo antes el Comics reporter vi esto:

"... I had a similar feeling of being grateful for Miyazaki while watching Avatar, remembering how Princess Mononoke covered a lot of the same adventure story ground in weirder, more unsettling, less morally certain and more idiosyncratically beautiful ways."

Y pienso lo mismo. Avatar es espectacular pero es una historia contada, mucho mejor, un millón de veces, y sin esos recalcos emocionales que a ratos viéndola creía que iba a salir un regidor azulado con un cartel fluorescente sugiriendo TENSION, OHHH, QUE MALOS... No me molesta que sea la misma historia contada muchas veces, casi todas lo son, sino que la cuenta del modo mas básico/tópico posible. Es maniquea y predecible.

En fin que técnicamente y gráficamente la polla como dices, muy posiblemente rompedora (aunque al final es a Peter Jackson al que hay que dar buena parte de ese credito), y entretenidilla si te dejas llevar bastante. Por supuesto merece la pena verla, en 3D y en un IMAX si se puede, pero alguien me dice quieres volver a ver Aliens (vista multitud de veces) o Avatar y ni me lo pienso.

Pepo Pérez dijo...

" Es maniquea y predecible"

Totalmente de acuerdo.

Pepo Pérez dijo...

Admite Cameron, acabo de leer, que Avatar comparte temas con películas como Jugando en los campos del señor y La selva esmeralda.

Cuacomekiki dijo...

Para variar, comparto muy poco esta opini'on. Puedo ver los temas que dices, muy superficialmente en la pelicula, pero de ahi a decir que estimula el debate... Si me permites la broma me parece como decir que los que fabrican pipas estan comprometidos con el medio ambiente porque los paquetes llevan el logo de reciclar.

Me sorprende tambien que se saque a paseo Bailando con lobos (???) que tiene que ver "algo" a un nivel esquematico, y que ambas son pelis de Holywood, pero ya.

Como decia en otro blog me parece aquello de "vencereis pero no convencereis" Me rindo ante el colosal despliegue de medios pero por lo demas, la peli es una pura americanada (como no veia hace tiempo)y cuando no hay pin pan pum se hace larga y hasta aburre.

El peor tebeo de Valerian y Laureline le da veintemil vueltas en sofisticacion, clase e imaginacion (y sin gafas.)

Pepo Pérez dijo...

La falta de aristas o de ambigüedades en el guión (los reproches, y otros, que decía en el post se le pueden hacer) la achaco personalmente al dineral que ha costado la peli más la promoción posterior. Se habla de unos 400 millones $ en total, sumando presupuesto del filme más promoción internacional. Cameron y la productora no podían arriesgar de más, y se han asegurado de que gustase a todos, niños y mayores, y a lo mejor se han pasado de romos. No, no es el colmo de la sutilidad precisamente, eso está claro. Pero el fenómeno no va por ahí, en mi opinión.

Cuacomekiki dijo...

En eso si' que coincido. A mi me cabe mas la comparacio'n con lo que significo' en su 'epoca clasicos como "Furia de titanes" y otras de Harryhausen.

La historia tiene un guion de peli de animacion, solo que sin cantar. El final por ejemplo, con "los malos" con la cabeza gacha esposados en fila hacia la nave, creo que la hevisto en "Bichos". Solo falta la linea de dialogo: - "Vayanse, aqui ya no hay sitio para us maldades" - Y el jefe de la operacion:- "Lo habri'a logrado si no fuera por este maldito marine entrometido y sus amigos".

(La broma va con todo el buen rollo del mundo)

Juan Carlos dijo...

Claro, muchas cosas son previsibles, los temas y los personajes nos suenan... pero es un espectáculo que, por alguna razón, te mantiene pegado al sillón del cine dos horas y cuarenta minutos sin rechistar. Y eso tiene mérito. Cameron sabe contar una historia y emocionarnos (a pesar de todo mi novia sigue opinando que es una americanada y que lo solucionan todo con violencia).

Pepo Pérez dijo...

...que lo solucionan todo con violencia los hombres blancos, precisamente. Los que invaden no son los Na'vi, sino el hombre blanco. "Nosotros", vaya.

"A mi me cabe mas la comparacio'n con lo que significo' en su 'epoca clasicos como "Furia de titanes" y otras de Harryhausen"

Yo prefiero compararla con Star Wars en 1977. Que, si la vemos con ojos de adulto, no me diréis que tenía un guión "fino" precisamente. Pero no le hizo falta para cambiar la historia del cine, lo importante era el conjunto, y el espectáculo inédito por entonces.

Jordi Bravo dijo...

Las coincidencias entre Avatar (2009)y Yuma (1956) son muchas, y hablo de Yuma ya que fue la pionera de las historias que colocaban a los indios como los protagonistas:
En Yuma:
el protagonista O'Meara (Rod Steiger) un excombatiente sureño en la Guerra de Secesión, quien, tras la finalización de la contienda, corroído por el dolor de la pérdida de seres queridos y por el odio a la causa unionista, abandona su casa –porque forma parte de la Unión- y se adentra en los territorios aún no asignados ni delimitados dentro de la Unión, hacia el Salvaje Oeste : las tierras aún inhóspitas para el hombre blanco, moradas por los indios.
En Avatar:
Jake Sully (Worthington)un veterano de guerra parapléjico, es enviado a infiltrarse en Pandora.
El dolor en ambos personajes es fruto de la contienda, en uno es emocional, en el otro físico. Pero ambos están marcados por su mundo, al cual van a dejar de pertenecer. Ambos pertenecen en un principio al grupo de "los malos" (los sudistas / los paramilitares)y lo que vemos es la historia de su redención.
O'Meara / Sully es salvado de una muerte segura por una india/nativa, pasando a integrarse dentro de la tribu.
En la tribu, el hombre blanco encontrará la resistencia activa a aceptar su integración por parte de un miembro joven que aspira a liderarlos. (Charles Bronson en Yuma, Laz Alonso como Tsu'tey en Avatar).
En el conflicto final contra la amenaza del hombre blanco, nuestro protagonista será decisivo en la resolución de la contienda.
Y como decía Pepo, si en Avatar se intenta dar la vuelta a la história y cambiar su desenlace a modo de catarsis colectiva, en Yuma sucedia lo mismo. La história de la última bala que Fuller narraba venía a ser una metáfora :
Así, Run of the Arrow menciona en voz bien alta la posibilidad de cambiar la historia con una sola bala (la que primero hiere, y en condiciones bien diversas, después termina con la vida de Driscoll, la que se considera "última bala de la Guerra" y que "falló", según la inscripción en ella; o ésa que podría haber terminado con Grant, si O'Meara hubiera disparado, en condiciones de traición similares a las que atañeron al asesino de Lincoln –que, no en vano, se cita en el filme-), incidiendo de esta manera en la fragilidad y falibilidad de un desarrollo histórico impreso con demasiada sangre.
Sergi M. Grau en http://sergimgrau.wordpress.com/2009/11/10/yuma/

Jordi Bravo dijo...

Y me dejaba:
O'Meara / Sully es salvado de una muerte segura por una india/nativa,... con la que inicia un romance. Es a través de ella como descubre el "nuevo mundo" y sus maravillas. Se establece el vínculo con la naturaleza.

A falta de ver Avatar no puedo hilar más fino.
Al César lo que es del César, Fuller clavó la historia.

Jordi Bravo dijo...

Perdón por las erratas: HISTORIA, sin acento ;)

Pepo Pérez dijo...

También parece que hay "parecidos razonables" con una novela de ciencia-ficción (que no he leído). Call me Joe, de Poul Anderson:

http://io9.com/5390226/did-james-cameron-rip-off-poul-andersons-novella

Celestino dijo...

videojuegos....si quieres ver los originales juega videojuegos....los buenos jugones te dirán de donde se han "inspirado" para "crear" cada una de esas imégenes....y eso que aún no la he visto (porque la quiero ir a ver bien en 3D y todo eso, pese a que seguro es sólo otro castillo de fuegos artificiales), pero cada escena o cada aparato o cada "imagen" tiene su original...todo X Box...(¿a ver quién puso la pasta para esto y quién está asociado a los estudios?)....

Y si, el cómic (por suerte) no necesita alcanzar los lenguajes formales que desde hace una década están alcanzando ambas industrias, la del cine y la de los videojuegos...por suerte su lenguaje no requiere de grandes presupuestos, es muy libre e infinitamente superior al lenguaje cinematográfico (como pudo demostrar la adaptación Watchmen por ejemplo)

Eso si, no dudo de que ha de ser toda una experiencia "triposa" verla BIEN un Domingo que uno no quiere pensar y que desde luego pienso pasar por taquilla...

Por cierto (te digo que fuera del millón de trailers no la he visto)
¿porqué un tío va en silla de ruedas en una época en la que la robótica está tan avanzada y ya debe haber protesis de todo tipo?...¿el tío es mu suyo o qué?...

Little Nemo's Kat dijo...

"Digamos solamente que en ese aspecto la película me ha parecido, para resumir, la polla, un hito que parece destinado a convertirse en el modelo de un futuro cine digital donde ya no se reproducirán imágenes de la realidad sino que se crearán de la nada."

Totalmente de acuerdo. Avatar es un espectáculo visual de primer orden, único, un disfrute en tres dimensiones sin precedentes. Es cierto que la película recurre al molde genérico (me gusta que matice usted la diferencia entre lo arquetípico y el cliché), pero su aportación técnica e ideológica al género de la ciencia-ficción es incuestionable. Veo Avatar como uno de esos hitos fílmicos que señalan un punto en la evolución de un género y del medio, en definitiva. Sucedió con Star Wars, con Alien, con Blade Runner y lo hizo con Matrix, por última vez. La crítica más ortodoxa (por previsible) reaccionó con rabia ante varias de ellas (sucedió especialmente con Blade Runner y con Matrix), pero todas marcaron una nueva forma de entender la fábula futurista y, de paso, desde su carácter ficcional crearon para el espectador, el ciudadano de a pie, una nueva mitología de expectativas (muy reales éstas) ante el futuro.

Avatar aglutina muchos de los puntos de un debate socio-económico que está en marcha, se erige (con una buena dosis de almibar, sin duda) en conciencia crepuscular y posmoderna del fracaso de la modernidad y del "hombre moderno": lo hace cuestionando esos entes amorfos y voraces que se han dado en llamar transnacionalización, mundialización, planetarización, etc. Avatar es una de esas películas a contracorriente en las que el espectador está deseando que castiguen a los suyos (representados por esa versión odiosa del Nick Furia que es el militar protagonista) y que ganen los indios, como usted bien dice; una ficción en la que descubrimos que el mal está dentro de nosotros y que las víctimas habitan fuera de nuestras fronteras. Por eso alivia su final (también molde y fórmula bastante convencional), aunque, sinceramente, se agradece el cambio de la justicia divina por otra pangeática.

Pepo Pérez dijo...

"Avatar es una de esas películas a contracorriente en las que el espectador está deseando que castiguen a los suyos". Mejor resumen, imposible, Little Nemo's Kat.

"Por cierto (te digo que fuera del millón de trailers no la he visto)
¿porqué un tío va en silla de ruedas en una época en la que la robótica está tan avanzada y ya debe haber protesis de todo tipo?...¿el tío es mu suyo o qué?..."

Celestino, en la peli se justifica con que la pensión de ex marine no le da para pagar la operación de implante de piernas nuevas, sanidad privada, por supuesto. Es más, ya que lo preguntas (tú lo has querido, te explico más : ), el coronel mercenario al servicio de la multinacional le ofrece precisamente al prota como recompensa por sus servicios pagarle unas piernas nuevas. Gesto que puede verse, en clave de argumento mesiánico crístico, equivalente a la tentación del diablo cuando Jesús fue al desierto. O, visto desde un punto de vista más general dentro de las etapas del "viaje del héroe" de Campbell (que es lo que James Cameron se sabe de pe a pa y que viene aplicando en sus películas desde los ochenta), como una prueba más a superar por el héroe. En su viaje se encuentra amigos y enemigos, y también puede encontrarse con falsos amigos. Desde un punto de vista individual, el viaje del héroe trata en el fondo de encontrarse a sí mismo, de descubrir quién es y qué quiere ser el héroe en la vida a partir de entonces, porque ésa es la principal misión del viaje, de eso va alegóricamente todo el viaje desde el punto de vista individual (colectivamente hablando, el viaje suele culminar con alguna ayuda o bien que el héroe trae a la comunidad, algo que también vemos en Avatar). Y ese descubrirse a sí mismo en el viaje es lo que conecta más directamente al héroe de ficción con el "héroe cotidiano" que somos todos nosotros, los espectadores o lectores. Pero esto seguro que ya te lo sabes, Celestino, así que corto el rollo.

devta dijo...

Felicidades!
El problema es que ese deseo subconsciente de conectar con la naturaleza, aunque sea irreal, surge de la realidad de desconocer quienes somos. Y eso es lo que da pie a todo el derroche onírico que se expande con esta película.

Obviamente estamos en un punto interesante en el que hay que asumir que parte de nuestra realidad ya no es real, es fabricada y es digital. Muchas de las cosas que veremos en estos años venideros no son reales pero nos vana a impactar y harán que asumamos nuevas cesiones en nuestra libertad.

El punto está en si elegimos ser reales o no. Y ser real significa ser coherente y limpiar mucha mierda.

Me ha encantado tu post, felicidades. Ahora get real!

Celestino dijo...

Oki Pepo, siendo así me parece bien resuelto el punto...y si, tengo ganas de experimentarla...felices reyes...;)

Pepo Pérez dijo...

Gracias, igualmente.

Pepo Pérez dijo...

"El punto está en si elegimos ser reales o no. Y ser real significa ser coherente y limpiar mucha mierda"

Devta, el problema aquí es cómo hacer algo en el mundo globalizado, me pregunto, eh?, no digo que no se pueda hacer nada. Nos enfrentamos a problemas que demandan un gobierno mundial que aún no existe, son problemas muy complejos que afectan a muchos intereses, privados y públicos, y de muchos países. Si te doy mi sincera opinión, aquí en Occidente creo que el capitalismo ha terminado por devorar la democracia. La ha secuestrado, los países son dirigidos cada vez más abiertamente por un complejo entramado de intereses de las grandes empresas, cuyo intereses no son precisamente públicos, de todos, sino sólo de ellas mismas, en un mecanismo auténticamente depredador. Yo creo que esto, sobre todo en una situación de crisis económica, la gente lo percibe cada vez más, así que es normal que veamos al ejecutivo de la multinacional saqueadora en la peli Avatar y sólo tengamos ganas de que le partan la cara. Hoy he visto en las noticias que el presidente de Greenpeace España sigue en la cárcel (aún!) porque se coló en la gala de Copenhague con el cartel amarillo. Y mucho más. Con la crisis, los gobiernos vuelven a intervenir en la economía repartiendo dinero público para sanear el sistema de financiación, pero como ya no tienen bancos públicos (las doctrinas neoliberales se ocuparon de cargárselos durante las dos últimas décadas), lo que hacen es repartir el dinero PÚBLICO a los bancos privados, que a su vez lo usan para tapar sus propios boquetes o invertirlo en vez de dar créditos blandos a la gente, etc. Privatizar los beneficios y plusvalías, socializar las pérdidas. Entretanto, la clase media vive cada vez en peores condiciones, etc. La verdad es que me parece que hace tiempo que se están pasando de la raya, que no se cortan un pelo ni por guardar las formas, que nos la meten doblada por todos sitios, que el sistema cada vez funciona peor y crea más desigualdades. Y lo peor de todo quizás es que no deja alternativas, cada vez menos. Ahí está Juan López de Uralde de Greenpeace, en la cárcel, sólo por decir lo que muchísimos pensamos. ¿Qué sucede? Que está en un país muy lejano, pero es que fue allí precisamente porque el asunto a tratar exigía cumbre mundial. ¿A quién le protestamos, a quién le pedimos las reivindicaciones en casos de "gobierno mundial" como estos, relativamente nuevos? No hay canales para estos casos, así que ahí tenemos el resultado: activistas colándose en una gala para exigir medidas reales. Y que por hacerlo terminan pasando las navidades en una cárcel extranjera.

Intramuros dijo...

Cuanta razón tienes, Pepo.

Pero lo que realmente resulta desesperanzador es el hecho de que tanto esta "Ávatar" como por ejemplo "El Club de la Lucha" fuesen producidas por una multinacional como la Fox, que todos sabemos de que va.

Hemos sido asimilados por el sistema de tal manera que, esas "ideas peligrosas" que otros regímenes se obsesionaban por eliminar ahora se nos presentan en productos de consumo masivo, a sabiendas que resultarán tan inocuas como cualquier tontería azucarada para todos los públicos.

Pepo Pérez dijo...

El último fenómeno de ese negocio de "quedarse con la peña" y ya sin disimular, porque "éstos se lo tragan todo", ha sido el tema de la Gripe A, que ha sido verdaderamente ESCANDALOSO.

devta dijo...

Absolutamente, pero creo que te quedas corto. No sólo la democracia está secuestrada si no que nunca ha existido como tal, si como tapadera.

Mira que ya en tiempos de Lincoln se mataban presidentes díscolos con el orden mundial.

No creo que porque la cosa esté muy mal todo está perdido, porque todavía tenemos resquicios para saber y cambiar quienes sómos.
La caja tonta, el control de internet, las elecciones amañadas (en todos los países), son cosas que ya conocemos. Pero el tiempo se les está agotando, porque cada vez hay más personas conscientes de eso, ahora solo falta que sean autoconscientes.

Está claro que la demolición está en marcha, para mientras los antiguos propietarios siguen apuntalando el edificio esperando salvarlo, pero no creo que lleguen a tiempo.

Sólo uno mismo puede cambiar el mundo, sólo el cambio propio es posible, pero para revisar todo lo que hay que cambiar hay que ser coherente a saco.
La base del capitalismo es la explotación, y la base de la explotación es el mantener entretenida a la peña. La otra base es mantenerlos debilitados, modo de vida, dieta, tiempo ocupado para ir a currar a la otra esquina de la ciudad en hora punta...

Ser uno mismo es fácil, lo único es que se ha de empezar a demoler lo que no somos, y eso es la mayoría de las cosas con las que nos identificamos.

Lo del gobierno mundial: No caigas en ese cebo, eso es lo que quieren, y aunque el sentido común dice que se gestionaría todo mejor, piensa: ¿Quienes van a ser los gestores y que decisiones se van a tomar? ¿Acaso nos dejarán opinar?

No, ya en el País el otro día se comenzaba a reclamar un gobierno mundial.

Si no podemos ser eficientes a escala municipal, autonómica, nacional, ¿Cómo vamos a serlo a escala mundial?

Ojos con las creencias que nos dejamos inyectar...

Hay un video bastante claro sobre el tema aquí: http://alsafir.wordpress.com/2010/01/05/el-fin-de-su-mundo-es-inminente/ aunque el video directo está en:
http://www.youtube.com/watch?v=xh6nXGZcQZk&feature=player_embedded#

Feliz demolición. Ah, recordad soltaros del muelle antes de demolerlo...

Feliz 2010!!!

Cuacomekiki dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cuacomekiki dijo...

Disiento! :) La primera peli de Star Wars tiene mas complejidad que Avatar de aqui' a lima. O cuanto menos, tiene aspiraciones de tener un planteamiento sofisticado (Lucas queria hacer su propio universo a lo Tolkien), aspiracion de la que carece la peli de Cameron. Una cosa si tienen en comun, ambas han bebido/plagiado de Mezieres a tope.

Decir como "Nemo's Kat" que esta peli aporta "ideologicamente" algo a la ciencia ficcion es una subestimacion del ge'nero propia de Molina Fox.
En una peli de Miyazaki, esos bloques de tierra suspendido en el aire son parte del alma poetica de la historia y encajan con ella aportando una imagen, hermosa y potente. En la peli de Cameron son solo parte del atrezo y parecen sacados de una tranochada aerografia de un poster ochentero. Esto es solo un ejemplo de tantos en la peli que son meramente insustanciales y decorativas. Me pregunto si hay alguna explicacion para que esta tribu(que por mucho megarbol y coreografias que se monten no llega ni remotamente a civilizacion) se dediquen a educar en su civilizacion a este paleto marine revelandole sus sitios mas sagrados? Es un absurdo, no hay ningun proceso verosimil de adaptacion a la cultura, como hay en otras pelis del genero "hombre blanco- cultura exotica" Porque tampoco hay ninguna cultura mas alla de esa filosofia Zen de baratillo por USB (A su lado la religion Jedi parace seria).

Y no me quiero enrollar mas porque veo que hay debates mas importantes que estan saliendo a relucir a cuento de esta peli. Saludos

Alvy Singer dijo...

Absolutamente de acuerdo. La set piece final es de lo más supremo de Cameron, por cierto.

Juan I. Rando dijo...

La peli impresionante y, desde ya, se hace un hueco importante en la historia del cine. Hacía lustros que "algo" no me sorprendía tanto.

Tu artículo, Pepo, sólo decirte que ojalá lo hubiera escrito yo.

Pablaktus dijo...

Yo la vi, en 3D, vale el precio de la entrada, pero al cesar l oque es del cesar, en 2 nombres: Roger Dean y Poul Anderson.

OPA dijo...

Un gran artículo, que no habia querido leer hasta ver la película. Coincido en casi todo lo que dices, Pepo.
Por otro lado, ya que se habla de las "influencias" de Avatar, y ya que éste es un blog Muy de Cómic, yo anoche en el cine no podía dejar de pensar en uno de mis favoritos de los 90: Aquablue, de Cailleteau y Vatine.

Pepo Pérez dijo...

Ostras, hacía mucho que no me acordaba de esa serie. Dudo que Cameron y equipo la conozco, pero a saber, puede que sí.