jueves, 20 de agosto de 2009

CIELO SOBRE BERLÍN

DIE SIEGESSÄULE. Tiergarten Park


BERLÍN-NEOTOKIO.

ZERRISSENE UMARMUNGEN. El cartel de la última de Almodóvar luce estos días en el mobiliario urbano de bastantes calles céntricas de Berlín. Hoy precisamente se estrena INGLOURIOUS BASTERDS. Por supuesto, en versión original y SIN subtítulos. Todo el mundo habla inglés en Berlín, es el segundo idioma.


CULTURA CALLEJERA. Sí, vacaciones en la maravillosa Berlín (gracias MIL por todo, una vez más, a Santiago y María), y me apetece contar aquí algunas cosas significativas de la ciudad. Como puede verse en las fotos de arriba, el fenómeno okupa es otra de las señas de identidad de Berlín, y es a lo grande. Jamás he visto un okupa tan espectacular como el del Café Zapata, el Tacheles en OranienburgerStrasse. Una antigua fábrica de cuatro plantas tomada por diversos colectivos y artistas hasta convertirla en centro cultural de actividades y exposición de sus propias obras, obras que a menudo entran claramente en el arte marginal estricto. Después de un tiempo funcionando y para conseguir dinero (supongo que hay que vivir, y vivimos en una economía capitalista) se equipó la zona de abajo con bares y chiringuitos de copas en los que a partir de las diez de la noche te cobran entrada, 3 euros. Actualmente tienen el visto bueno del Ayuntamiento, que les cobra un alquiler simbólico. El interior del edificio, que sigue okupado por artistas muy diversos, ha terminado siendo más un reclamo turístico que otra cosa (todo el mundo saca fotos, y yo el primero). El pirado con el lanzallamas es un divertido perfomer/malabarista callejero -hizo los malabares con antorchas- cuyo principal número consistía en pulsar su lanzallamas mientras nos gritaba salvajemente en inglés ("you want more?", "you want more?") y activaba una de esas sirenas que usan los hinchas de fútbol; luego encendió una bañera con gasolina. Algo tan básico y bruto como eso, más cuanto te percatas de que aquello funciona con bombonas de Propano y que el peligro es real. O al menos lo parece. Este Conan chiflado con lanzallamas se llama a sí mismo PYROFESSOR, y supongo que su actuación sería imposible en España porque el ayuntamiento/la policía le habría empapelado enseguida.

Más okupa:

Además de graffitis, por las paredes de Berlín se ve mucho sticker. Por ejemplo:

* Pues eso.

Karaoke callejero en un gran flohmarkt ("mercado de pulgas", mercadillo, vaya) de domingo, no recuerdo ahora el nombre de la zona pero es de los más grandes. Hay tanta gente pululando (españoles a tropollón, por cierto) que aquello resulta más una actividad social que un rastro. Se puede comer y beber además de comprar en los puestos; de hecho cualquiera puede acudir a una caseta que hay en la entrada y alquilar un sitio para poner un puesto en próximos domingos). Junto al mercadillo hay un gran parque de esparcimiento, con cancha de baloncesto y teatro-gradas de piedra. Los espontáneos salían a cantar al karaoke, algunos estupendamente, como una chica que interpretó con gran voz I WILL ALWAYS LOVE YOU; hacia el final de su actuación salió su novio a petición suya, y el público rompió en aplausos. O este chico de la foto, que era buenísimo. Imitaba la música electrónica makinera simplemente con la boca, la lengua y la garganta. Todo tipo de sonidos. La gente aplaudía a rabiar. Yo también.

CULTURA POPULAR. En tiendas tan chic como la de arriba se pueden comprar DVDs, libros de arte, pósters, fanzines y vinilos de segunda mano. En toda la ciudad existe un mercado de segunda mano muy potente de discos, Cds, DVDs, (incluso cintas de video), libros, tebeos, bicis, muebles, electrodomésticos, etc. En Berlín también hay una presencia muy evidente de la iniciativa cultural popular en fachadas, comercios y pequeñas galerías de arte. O en tiendas tan molonas como la de arriba. El fenómeno, por supuesto, no es ajeno a la importante inversión pública en cultura, y particularmente en cultura popular, que se viene haciendo en Berlín desde hace años. Una inversión que ha contribuido a su merecida fama de ciudad dinámica, bohemia y acogedora. Por cierto que hay gente de muy diversa procedencia, además de alemanes. Turcos, hindúes, cubanos, tailandeses, chinos, serbios, japoneses, argentinos, españoles, etc.

En esta tienda no entré, así que no estoy seguro de qué vendían.

Este bar es tan cool que no tiene nombre en la fachada. Estaba repleto de modernos desde por la tarde. Yo quise tomarme algo ahí, por supuesto.

MODERN GRAPHICS. A cincuenta metros de las dos tiendas anteriores, en OranienStrasse, está la mejor librería de cómics de Berlín, y una de las mejores que he visto en mi vida. Pequeña pero matona: el local no es demasiado grande pero, dios, qué cantidad de material tienen en las estanterías. Cómics en alemán, por supuesto, pero también montañas de tebeos americanos, tanto material indie como de superhéroes (recopilatorios, tomos de Essentials y Showcases, comic books atrasados, de todo como digo). Estuvimos casi dos horas para curiosear a fondo. Pincha en la foto del escaparate y busca las diferencias respecto a una librería de cómics española.

NOVELA GRÁFICA TRANSNACIONAL. Así lucía hace unos días en Modern Graphics la mesa de novedades de novela gráfica; encuéntrese de nuevo las diferencias respecto a la de cualquier librería española. No se ve bien, pero a la izquierda está EL JUDÍO DE NUEVA YORK y JULIUS KNIPL, FOTÓGRAFO INMOBILIARIO, ambos de Ben Katchor. A la derecha, aunque no salga en la foto, estaba la edición alemana de EL FOTÓGRAFO y LA ASCENSIÓN DEL GRAN MAL.

"LA MODA DEL MANGA ES PASAJERA". Creo que no. Esta es una de las estanterías dedicadas al manga en una gran librería céntrica tipo Fnac, que vende libros, tebeos, DVDs, CDs. De nuevo, búsquese las diferencias respecto al manga destacado en una española. En realidad todo está mejor montado que en la Fnac, tienen más material y mejor ordenado. Y no es una franquicia multinacional sino una cadena alemana.También tenían cómics occidentales, por supuesto. Alemanes, americanos (WATCHMEN, V DE VENDETTA, DKR, MAUS, SIN CITY, en fin, los sospechosos habituales) y franceses -estos últimos traducidos al alemán- como PERSÉPOLIS, ISAAC EL PIRATA, GUS o EL GATO DEL RABINO.

BUSCH. La presencia del historietista Wilhelm Busch en toda la ciudad es constante, incluso tiene dos pinturas expuestas en la Alte NationaleGallerie, el museo nacional dedicado al siglo XIX (hay otro museo nacional dedicado al arte contemporáneo, otro desde el Renacimiento hasta el XIX, otro más de grecorromano, etc.). En la Alte puede encontrarse a Busch rodeado de Friedrichs, Manets, Monets, Renoirs, Pissarros e incluso de algún Goya. Siempre podemos imaginar cómo sería algún museo nacional español en el que se expusiera una pintura de un historietista patrio. Busch (1832-1908), por si alguien no lo sabe, fue dibujante, pintor y poeta alemán, y, por lo que nos toca en el asunto de los tebeos, uno de los pioneros del cómic moderno, terreno en el que creó a los súper famosos MAX UND MORITZ (1865), una de las tiras infantiles más célebres y difundidas en su momento (llegó a publicarse hasta en japonés; fue de hecho el primer libro infantil extranjero que se editó en Japón, en 1887). Aún hoy, Max y Moritz se sigue vendiendo y leyendo en Alemania, Austria o Suiza -muchos padres lo compran para que sus niños pequeños aprendan a leer-, y se puede encontrar en las librerías; es algo que forma parte del orgullo cultural alemán. Cuando decía que la presencia de Busch en Berlín es constante, no exageraba:

RESTAURANTE BAR.

FARMACIA

APARCABICIS

PRÍNCIPE CORAZÓN DE HIERRO. Los alemanes sí supieron comprender el valor como cómic de la imperecedera obra de Hal Foster en esta "edición definitiva" que compré en un flolhmarkt, a 2 euros el tomo. Bromas aparte, también estuve ojeando en dos librerías distintas la edición alemana de Bocola de PRÍNCIPE VALIENTE en color, y me pareció cojonuda. Me reservo mi opinión sobre la nueva edición de Fantagraphics, más que nada porque aún no me ha llegado.

MORTADELEN UND FILEMON. Las traducciones alemanas de la serie de Ibáñez, rebautizada como CLEVER & SMART, son muy populares aquí. Este álbum me lo pillé de saldo en un mercadillo, también a 2 euros cada uno.

ÓPERA. La de Schinkel (1821)

NUEVA SINAGOGA. La de OranienburgerStrasse. Este edificio tiene una historia que merece contarse. Inaugurada en 1866, sería cerrada por los nazis en los años treinta, aunque no reducida a cenizas como otras sinagogas incendiadas durante el Kristallnacht (Noche de los Cristales Rotos, 1938) gracias a la intervención de un comandante de policía local. Más tarde fue dañada por los bombardeos aliados y, ya con la RDA, demolida parcialmente en 1958. En la segunda mitad de los 80 fue finalmente restaurada por las autoridades de Berlín oriental.


BERLÍN ALEXANDERPLATZ. Plaza ultrafamosa, situada en Berlín Este y conocida simplemente como Alex por los berlineses. El pirulí es el Fernsehturm, la torre de TV más alta de la Unión Europea y el cuarto edificio más alto de toda Europa, 368 metros de altura. En su momento fue el orgullo del Berlín comunista durante la antigua RDA (la construyeron en 1969). En contra de la imagen que tenía de Berlín, la zona Este es bastante más molante que la del Oeste; de hecho los museos, edificios y monumentos importantes están en la zona oriental. Abajo, el Reloj Mundial, también en AlexanderPlatz. En 2007 se descubrió, durante unas obras de alcantarillado, que bajo el subsuelo de la plaza se hallaba el mayor búnker construido por los nazis en Berlín.

En AlexanderPlatz vimos también una exposición fabulosa sobre la caída del muro en 1989 (este noviembre se cumplirán 20 años). La expo, en plena calle, estaba documentada profusamente con fotografías, videos y otros materiales (vitrinas con pasaportes y visados, dinero de la época, hasta las pequeñas maletas que usaban para evadirse y que podían cargar pocas pertenencias). Aquella época fue la personal Transición de la Alemania comunista, pero también de otros países de la zona como Polonia o Checoslovaquia (por la expo aparecían también fotos de Lech Walesa y Václav Havel en aquellos tiempos revueltos). La exposición recogía paso a paso y desde varios puntos de vista todo aquel proceso hacia la democracia: política, activismo artístico y popular, manifestaciones callejeras, refugiados, acción policial, violencia y detenciones, etc. Desde aquí tendemos a simplificarlo porque tenemos en la cabeza la imagen de la fiesta nocturna durante la caída oficial del muro. Pero no fue ni fácil ni rápido. Los monstruos siempre se resisten a desaparecer.


BIKE CITY. En Berlín todo cristo viaja en bicicleta, jóvenes y no tan jóvenes, algo maravilloso para los que también lo hacemos normalmente en nuestra ciudad (desgraciadamente, aquí aún en franca minoría). A diferencia de casi todas las ciudades españolas -exceptuemos Barcelona y alguna otra-, Berlín está completamente equipada para viajar en bicicleta.

No solamente hay carril bici por todas partes, ya en la carretera ya en la acera, es que los coches te respetan a tope y se paran para cederte el paso en glorietas y demás. La consecuencia directa de que tantos berlineses prefieran usar la bicicleta para desplazarse en una ciudad de tres millones de habitantes es que el tráfico de coches es ridículo comparado con el que hay en una ciudad española. Imaginaos el efecto medioambiental y urbano que eso genera. De hecho a veces tienes la sensación de "ciudad fantasma" porque vas por la calle con tu bici y no ves un solo coche, incluso en calles muy céntricas. No exagero. Bicis aparcadas por todos sitios, bicis de alquiler relativamente baratas, bicis de segunda mano a buenos precios. Por aquí abajo asoma el manillar de mi bici de guiri, alquilada, 40 euros por cinco días. Cuantos más días la alquiles, menos pagas por día. Los precios en Berlín son en general irritantemente parecidos a los españoles, a veces más baratos. Digo irritantemente porque, por supuesto, los sueldos de Berlín son bastante superiores a los nuestros.

¡LOS CICLISTAS NO TENEMOS NADA QUE PERDER SALVO LAS CADENAS!, 1989. De la exposición sobre la caída del muro.

CIVILIZACIÓN. Los pequeños detalles dicen mucho. La foto es de una tienda de una importante cadena de droguería-perfumería, y todo ese material a la venta está en plena calle, sin vigilancia alguna. Hacia la derecha había más productos. La expo sobre la caída del muro, por cierto, también está en plena calle y sin vigilancia. Pero no encuentras desperfectos, ni pintadas, ni las pantallas de video rayadas. Por ejemplo. A la policía en general es raro que la veas por la calle. Algún coche patrulla de vez en cuando, poco más. Otra diferencia notable: hay poquitas obras abiertas en la calle, comparadas con... bueno, ya sabéis con qué.

TREPTOWER PARK. Vasto monumento en el parque de Treptow, erigido en memoria de 5.000 (de los 80.000 en total) soldados soviéticos que cayeron en la batalla de Berlín entre abril y mayo de 1945. Situado en Berlín oriental, el memorial se inauguró en 1949, es mastodóntico y realmente impresionante.

HOLOCAUST MAHNMAL. También hay monumentos en memoria de otros caídos durante la II Guerra Mundial. Este es el Memorial a las víctimas del Holocausto, 2.711 bloques de hormigón en forma de laberinto (19.073 m2) inaugurados en 2005. Bajo el monumento, situado entre la puerta de Brandemburgo y la PotsdamerPlatz, estaba el búnker de Goebbels; se descubrió precisamente durante las obras del memorial. El de Hitler estaba a 200 metros de allí. Hubo más escándalos en torno al monumento. Una empresa alemana subsidiaria de la que compañía que suministraba el producto especial anti-pintadas que recubre los bloques del memorial fue la misma que durante la II Guerra Mundial fabricó el Zyclon B, el gas insecticida que se usó para exterminar a los judíos en varios campos de concentración nazis. Cuando el asunto saltó en la prensa suiza (más tarde se supo que una compañía suiza fue rival en la contrata para fabricar la sustancia anti-graffiti), representantes judíos pidieron el fin de la implicación de la empresa alemana (Degussa) en el proyecto, pero algún político, preocupado también por el coste de hacerlo, afirmó que sería imposible excluir a todas las compañías alemanas relacionadas con los crímenes nazis, ya que "el pasado supura en la sociedad alemana". Finalmente se decidió seguir trabajando con la compañía.

CHECKPOINT CHARLIE. El famoso control del paso fronterizo entre Este y Oeste y escenario de algunos de los episodios más dramáticos del Berlín dividido. Por ejemplo, la muerte de Peter Fechter en 1962, un obrero de la construcción de 18 años que murió tiroteado por soldados de la RDA al intentar pasarse al Berlín Oeste muy cerca del Checkpoint Charlie; tardó 50 minutos en morir, a la vista de todos, porque cayó en la franja de "tierra de nadie" entre los dos muros y ninguna de las partes se atrevió a ayudarle por miedo a ser disparada por la otra. En esas fotos de arriba, que tomé en la exposición sobre la caída del muro, se ve -además de los políticos de turno- el momento en que el control fue desmontado para la reunificación, en 1990. Pero el "fin de la historia" siempre es relativo.

AÑOS DESPUÉS. El Checkpoint Charlie fue reconstruido en el año 2000. Los soldados de esta foto que hice el otro día son por supuesto falsos, están disfrazados para que los turistas puedan hacerse fotografías a cambio de algunas monedas. Los sacos de arena son en realidad de cemento, tipo monumento. Toda esa calle está repleta de tiendas de souvenirs. El Checkpoint Charlie es hoy uno de los puntos turísticos más visitados de Berlín.

14 comentarios:

Intramuros dijo...

Uf... Tenía ganas de ir a Berlin, y tu reportaje las ha reforzado.

Una cosa ¿Es posible "defenderse" solo con inglés o se hace necesario ir acompañado de alguien que hable alemán? Es que dices que allí todo el mundo habla inglés, y en cambio otros me cuentan que, siendo el nivel general mejor que en España, aún hay bastante desconocimiento.

Pepo Pérez dijo...

Bueno, mi anfitriona María habla perfectamente alemán, pero yo cuando he tenido que chapurrear el inglés no he tenido problema. Supongo que en el resto de Alemania no será igual, pero en Berlín todo el mundo te entiende en inglés.

Salvawar dijo...

Bueno, todo el mundo no. Siento disentir, Pepo. En la zona Este no le preguntes a nadie mayor si habla inglés porque te dirá que Nein.
Eso sí. Berlín es lo más.
Estuve hace unos añitos con mi chica y nos encantó. Nos pareció una de las ciudades europeas más "modernas". Se la recomendamos a un montón de amigos y todos coincidieron en que era como en España en los 80.

Pepo Pérez dijo...

Era un modo de hablar, evidentemente. Ya me imagino que no todo el mundo habla inglés, sobre todo si son mayores. Simplemente yo hablo por mi experiencia, y cuando he hablado -o me han hablado en inglés- no he tenido problemas.

En la universidad actual se manejan los dos idiomas, de hecho son obligatorios. Y se estudia un tercero además.

Salvawar dijo...

Sí, ja,ja...
Igual que en las universidades españolas...
;-)

Octavio B. (señor punch) dijo...

estuve en el 92 o 91, un par de días, nada más (interrail, ya se sabe cómo es eso). Lo que recuerdo es la enorme amabilidad de la gente, una cosa inesperada. (ah, y en inglés, sin problemas)
Y, ejem... haber comido en... un buffé chino (cosas de la edad, o de la poquísima pasta que teníamos).

otto dijo...

Modern Graphics es una tienda cojonuda, Pepo. Cuando fui hace unos meses nos encontramos con la firma in situ de Tara McPherson, así, sin más. Kreuzberg, gran barrio, por cierto.

El Hombre Molècula dijo...

Una pregunta Pepo, ¿y Berlín en el cómic? Aparte de la obvia obra de Lutes, ¿se te ocurren más cómics célebre con Berlín como escenario?

Pepo Pérez dijo...

BRUNE, de Emmanuel Guibert.

Little Nemo's Kat dijo...

¿Y, hablando de cómics y casas okupas berlinesas, no te pasaste por Neurotitan en el Kaffee Kaschemme? Una de las tiendas de cómics más underground, independientes y radicales que he podido visitar. Aquí lo conté en su día (http://littlenemoskat.blogspot.com/2009/04/mas-de-secretos-y-comics-berlineses.html).

Pepo Pérez dijo...

No la conocía. Si lo llego a saber...

el tio berni dijo...

Ostras, qué reportaje más guapo. Yo también estuve este año y pasé por la famosa casa okupa (aunque me pareció que allí había mucho "artistilla", no sé si me entiendes). También estuve en muchos de los lugares monumentales que comentas y en Modern Graphics (y además de casualidad). Lo que no vi fueron todas esas referecias a Max und Moritz y Busch, pero por dos euros (¡DOS EUROS!) me pillé en una de tantas librerías de saldos un tomaco en tapa dura de los hermanitos bastante completo. Berlin rules!

Manuel Arias Maldonado dijo...

En Alemania cualquier persona que ha ido al instituto sabe perfectamente inglés, sencillamente porque, como se trata de un país serio, la asignatura de inglés, cursada durante diez años, sirve para ALGO, que es, por lo demás, la razón de que la asignatura exista, ¿no? También quien entra en la Universidad tiene aquí un nivel medio de conocimientos e interés por el mundo que no resiste comparación alguna con el infantilismo del joven español.

Y bueno, Berlín es en algún aspecto como el Madrid de los 80; quizá. Pero como el propio Pepo dice, la CIVILIZACION es la diferencia. España es un país primitivo y Alemania no. Y Alemania es un país PRAGMATICO, no como el nuestro, donde la ideología está por delante de la realidad.

Yo escribo desde Munich, y sí, la ciudad está limpia. ¿Por qué? Porque son educados; claro. Pero también porque la policía te MULTA irreversiblemente cuando tiras algo al suelo. Esto, que en el resto del mundo se llama orden público, se llama en España "represión", etc. ¿Cómo puede ser razonable un país donde se discute si la gente puede ir sin camiseta por la calle? Aquí, de 200 euros no baja la sanción en ese caso.

Más comparaciones. Aquí, la institución más valorada del país es -atención- el Tribunal Constitucional.

En fin.

El Hombre Molècula dijo...

Gracias por ese Brune, Pepo, no lo tenía controlado.