domingo, 9 de agosto de 2009

EL FINAL DEL VERANO


De SOYLENT GREEN (CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE, Richard Fleischer, 1973), la última aparición de Edward G. Robinson en la gran pantalla. Las lágrimas de Charlton Heston en la misma escena eran completamente reales: era el único en el rodaje que sabía que Edward G. Robinson se estaba muriendo de cáncer terminal; el actor se lo había revelado antes de rodar la escena del "suicidio asistido" de su personaje. Fue la película número 101 y última para Edward G. Robinson. Murió nueve días después del rodaje de esas imágenes.

2 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Recuerdo bien esa peli. No ha resistido mal el paso del tiempo. Si supiésemos de qué está hecho la mayor parte de lo que comemos cambiaríamos de dieta.

David Braña dijo...

Gran película! La he visto varias veces y me parece muy interesante. Saludos.