domingo, 11 de marzo de 2012

SE HA VUELTO DIFÍCIL ENTENDER EL IMPACTO QUE TUVO EN LOS SETENTA

«Ningún historietista desde Robert Crumb había tenido mayor impacto que Jean (Moebius) Giraud. Como Crumb, Giraud es una fuerza liberadora: mientras muchos grandes historietistas han ofrecido una posibilidad más, Giraud ha traído lo contrario: posibilidades infinitas. En ese aspecto, es seguramente el historietista más generoso de su generación.

Tan tarde como 1973, nadie habría etiquetado a Giraud como un mesías. En ese punto de su carrera, el francés de 35 años se había convertido a lo largo de una década buena y sólida en el dibujante bestia de carga de una serie de género de gran éxito: Teniente Blueberry. Trabajando con un estilo virtuoso que cruzaba la caricatura realista europea de su mentor Joseph (Jijé) Gillain con las expresivas pinceladas de Milton Caniff, Giraud había alcanzado la cima de su profesión. Con todo el derecho del mundo, podría haber jurado fidelidad a una serie (y un estilo) que le habría hecho rentable durante el resto de sus días.

Pero entonces, en una serie de movimientos valientes y radicales, Giraud hizo añicos todas las expectativas y convenciones. Saltando de lleno a la emergente escena del cómic "alternativo" francés y reviviendo su nombre de firma de los primeros 60, Moebius, Giraud cambió su parafernalia tradicional por un nuevo enfoque. Enganchó su virtuosismo técnico a su mentalidad curiosa e inquisitiva, y comenzó a presentar al estupefacto mundo del cómic europeo una serie de historietas extraordinarias que servían a la vez como pieza de arte y polémica; como objeto y lección.

Desde el engreído y posmoderno punto de vista de mediados de los 80, el impacto de lo nuevo que había en los mejores trabajos de Moebius ha perdido parte de su efecto galvanizador. Sus cumbres se mantienen espléndidas –La desviación (1973), Pesadilla blanca (1974), El garaje hermético (1976) y, en la cima de todo, Arzach (1975)–, pero se ha vuelto difícil, si no imposible, entender el impacto demoledor que tuvieron estas piezas cuando aparecieron a lo largo de los setenta. Como todas las revoluciones, necesitan un contexto para ser apreciadas en su plenitud. Esta entrevista es un intento de poner a Jean Giraud/Moebius en contexto –para explicar el arco de una carrera que fue de lo tradicional a lo sublime– y relatar cómo y por qué un historietista de tebeos del Oeste se convirtió, con la palabra y los hechos, en el hombre más influyente de su generación».
Kim Thompson, en su introducción a la entrevista que hizo en 1987 a Jean Giraud, Moebius, para The Comics Journal, sigue en el enlace. Personalmente creo que las últimas palabras que he traducido de su prólogo tienen poderosas resonancias ahora mismo, 25 años después de su publicación, por mucho que la revolución que protagonizó Moebius junto a otros autores del cómic europeo de los 70 sea inevitablemente distinta –por razones históricas, culturales, generacionales, sociológicas– a la reciente revolución que ha traído la novela gráfica al cómic. Una revolución a la que tenemos el privilegio de asistir estos días en presente, conforme se desarrolla, porque para mí está claro que aún no ha terminado. De momento, lo que tampoco ha terminado en este blog es la serie dedicada al gran e irrepetible Jean Giraud. De momento, sigo leyendo por mi cuenta sobre su trayectoria porque me han encargado un texto largo en torno a su figura y tengo que investigar en condiciones para prepararlo, de modo que seguramente seguiré colgando aquí más citas, enlaces, declaraciones y demás. Coming soon

Dos páginas no consecutivas de BLUEBERRY. CHIHUAHA PEARL (1973), Charlier y Gir (Giraud), en la edición americana de Epic Comics (1989). Fuente de las imágenes

EL GARAJE HERMÉTICO (1976), Moebius

2 comentarios:

absence dijo...

Ei, Pepo. He subido al blog una serie de comentarios de Moebius sobre sus historietas cortas publicadas en los 4 álbumes que Ediciones B sacó en los 90. Lo he hecho porque muchos de sus comentarios me parecían muy interesantes. En parte también por lo que dices aquí, que estabas leyendo cosas y tal. Seguro que encuentras cosas interesantes en lo que dice. Al menos ha sido mi caso.
http://absencito.blogspot.com/2012/03/palabras-de-moebius.html

pablo dijo...

Muy buenos los post sobre Moebius, seguramete te quede genial ese texto viendo lo que hay aquí publicado.