miércoles, 28 de marzo de 2012

1.345 EJEMPLARES DE TIRADA MEDIA

«Las cifras de la producción editorial de 2011, publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), parecen avalar lo dicho por Pontón. La tirada media es minúscula: 1.345 ejemplares (la ficción no es un consuelo: de una novela apenas se tiran tres centenares más hasta situarse en los 1.657 ejemplares de media). En 2011 la tirada media cayó en un 22% respecto al año anterior, una proporción similar al descenso en el número de ejemplares impresos (24% menos). En total se editaron 100 millones de ejemplares, un dato que se mire como se mire es negativo: es menos de la mitad de lo que se imprimió en 2002».
Las cifras se refieren a libros en general, no específicamente a cómics (sigue el reportaje de Tereixa Constenla y Manuel Morales en El País). Acabo de darme cuenta de que soy un "privilegiado" porque las tiradas de los cómics que dibujo están por encima de la media. Recordatorio a los que insisten en las cifras de venta de cómics en España, como si la culpa la tuvieran los editores, los autores o, por supuesto "la dichosa novela gráfica", el gran chivo expiatorio de los últimos tiempos para todas las quejas endémicas del comics mundill. ¿Recordatorio de qué? De que España es en general un país inculto donde leen los mismos. O sea, cuatro gatos. Un hecho agravado por la reciente contracción del consumo por razones que, ésas sí, todos recordamos.

Más del mismo reportaje:
«La tirada media de una novela es casi tan reducida como hace unos años era la de una obra científica o un poemario.Según el Instituto Nacional de Estadística, fue de 1.657 ejemplares en 2011. Similar a la que puede realizarse de un libro de historia, que raramente supera los dos millares. “Hace cuatro o cinco años, una tirada media de Los ejércitos del cielo [obra sobre la primera cruzada de Jay Rubenstein] sería de unos 3.000 ejemplares, ahora es de unos 2.000”, señala Gonzalo Pontón, cuya editorial está especializada en libros de Historia».

4 comentarios:

rayco dijo...

Y seguirá bajando...al menos esa es la conclusión que saco tras mi experiencia como docente en secundaria. Lo del analfabetismo funcional es alarmante, los chavales dan la impresión de que saben leer pero en realidad no saben interpretar el significado de lo que leen. De manera que les planteas un problema de matemáticas y, aunque saben resolver las operaciones no pueden hacerlas porque no entienden los enunciados.

Me temo que quedan pocas generaciones de lectores, al menos como los hemos conocido hasta ahora.
OJALÁ ME EQUIVOQUE.

juanan dijo...

Y los diferentes gobiernos, autónomos o nacionales, no es que estén haciendo mucho por mejorar la educación.

francisco dijo...

Estoy de acuerdo en todo. O casi.
¿Acaso este país era más culto en los años 70, cuando se vendían cientos de miles de tebeos?
Cierto que hoy los potenciales lectores tienen más alterativas de ocio que antes. Pero achacarlo todo al embrutecimiento del país es olvidar otras razones.

Pepo Pérez dijo...

Sí, hay otras razones, Francisco, por supuesto. Por ejemplo, que internet ha acabado con las revistas y la prensa en papel en general. Que en el kiosco hoy no se vende casi nada, empezando por los periódicos. Que el cómic como entretenimiento de masas hace años que desapareció, sustituido por otros medios audiovisuales hoy preferidos por los jóvenes. En los 70 no había internet ni chats, no había teléfonos móviles ni iPads, no había videojuegos, no había ordenadores personales (empezaron a implantarse lentamente en los 80) desde los que hacer todo lo que se hace hoy como ocio y entretenimiento: jugar videojuegos y chatear-tuitear, ver películas, series de TV, etc.

Hoy el lugar del cómic en cuanto medio, si es que hoy le queda un sitio, es el circuito del libro generalista. Y en el mercado literario español se vende lo que se vende.