viernes, 29 de julio de 2011

DISNEY(MARVEL), EL AMIGO DE LOS NIÑOS

Para entender mejor el asunto del post anterior, la demanda por el copyright de los personajes que Jack Kirby co-creó o creó en la Marvel de los sesenta, rescato algunos posts de Es muy de cómic donde hicimos el seguimiento a este asunto.

En episodios anteriores...

Sobre la demanda de los herederos de Kirby contra Marvel/Disney planteada en 2009, aquí y, hace apenas un mes, también aquí

---

Es evidente lo que Marvel/Disney se juega en demandas como la que ahora ha ganado contra los herederos de Jack Kirby. Demandas por el copyright sobre personajes que hoy día explota una compañía que está en manos de dueños distintos, Marvel/Disney, compañía que nada tiene que ver con aquella Marvel de los 60 para la que trabajó Kirby, una compañía que explota a esos personajes co-creados por Kirby y otros autores en múltiples franquicias: muñecos, camisetas, pijamas, libros, juguetes y sobre todo series televisivas y películas (X-MEN, HULK, IRON MAN, THOR, CAPITÁN AMÉRICA, la futura LOS VENGADORES, etc.). Marvel/Disney no sólo se está jugando unos millones de dólares a compartir con otras personas (que ahora no comparte), se juega la posibilidad de que una posible demanda ganada abra la vía a nuevas reclamaciones de otros creadores, ya de sus herederos, ya de los propios autores -que siguen vivos en algunos casos- que crearon a los personajes que Marvel/Disney explota a diario. Y por eso la compañía va a luchar hasta el final para retener sus "propiedades". Que no sus creaciones.

Sobre la compra de Marvel por Disney en 2009, ya escribí aquí. Disculpad de antemano la autocita, pero quiero recuperar el comienzo del post que publiqué entonces. Creo que viene a cuento, sobre todo para quien no lo leyó en su momento.

----

ENTE VIRTUAL DEPREDA A PERSONAS REALES


Una gran compañía compra a otra y paga por ella 4.000 millones de dólares, una cifra de dinero que gente como nosotros ni siquiera podemos imaginar. Gracias a su catálogo de personajes y al éxito de las películas recientes basadas en ellos, la compañía comprada "ocupaba el cuarto puesto en la lista de marcas mundiales con un valor estimado de 5.700 millones de dólares" (cita del enlace, informe de Comicopia). En otras palabras, un ente ficticio, virtual (una compañía es una sociedad, una persona jurídica, una ficción que no existe físicamente, algo que a menudo olvidamos) compra a otro ente virtual. Compra en este caso una "casa de ideas". Me pregunto cuántos de esos 4.000.000.000 $ han ido a parar a las personas físicas (que sí existen en el mundo real) de cuyas ideas y dibujos salió ese catálogo de personajes, el principal activo de la compañía ahora comprada. Por ejemplo, a Joe Simon (Capitán América; Simon por cierto aún vive). Por ejemplo, a los herederos de Jack Kirby (Capitán América, 4 Fantásticos, X-Men, Vengadores, Hulk, Thor, Iron Man, Silver Surfer, Dr. Doom, Galactus, etc.). Por ejemplo, a Len Wein (Lobezno; "No he visto ni un centavo por parte de Marvel, ni siquiera tengo un crédito en la película de Lobezno"). Ya sé que no soléis pulsar los enlaces, pero os recomiendo hacerlo esta vez, son muy instructivos.

sigue leyendo

Joe Simon (1913), Jack Kirby (1917-1994), Len Wein (1948)

19 comentarios:

Jordi Bravo dijo...

La ambigüedad es lo que está en el aire, o la mal llamada “relatividad” aplicada a todo (concepto que pronto arraigó en el subconsciente colectivo, como Einstein temía). Yo estoy cansado de ver cómo este sistema perpetúa la ilusión de que te puedes enriquecer del espolio: "Hoy en día un escritor de cómics prolífico y popular podría hacer la misma cantidad en una semana." suelta Morrison tan tranquilo. Parece que “haga una realidad a su medida” es el eslogan de esta época; consistiría en mirar tan solo allí donde resulte útil y provechoso, evitando las áreas donde todo empieza a volverse sucio y acusatorio, en contra de tus propios intereses. Es fácil que un autor se defienda diciendo: “es un modo de continuar con el legado, de no dejar que muera” obviando todo lo demás.
La película Gracias por fumar de Jason Reitman da en el clavo. Existen argumentos para defenderlo absolutamente todo, y gente contratada para generar las ideas que han de calar, como los nuevos filósofos bastardos del mercantilismo. Y como se ve en la cinta, no son mala gente, pero es su trabajo. Y son muy buenos.

Víctor M. dijo...

La verdad es que contra Disney lo llevaban crudo. Ya consiguieron cambiar la ley del copyright para que Mikey Mouse no pasara a dominio público. Como decía Ash, "aún no habéis comprendido a qué os enfrentáis. Un perfecto organismo. Su perfección estructural sólo está igualada por su hostilidad. Yo admiro su pureza, es un superviviente al que no afecta la conciencia, los remordimientos ni las fantasías de moralidad. No tenéis ninguna posibilidad, pero contáis con mi simpatía"

Lo que me hace gracia es eso que he oído de que los herederos sólo buscan la pasta. No te jode, ni que la Disney fuese una ONG sin ánimo de lucro.

Pepo Pérez dijo...

Desde luego. También dicen con gran desparpajo "los herederos no crearon los personajes". ¿Ah, y es que Disney-Marvel creó al Capitán América, los 4 Fantásticos, Iron Man, los Vengadores o Hulk?

(Muy bien traído el monólogo de ALIEN)

Pepo Pérez dijo...

Y eso ya sin entrar en el tema legal de herederos de los autores.

La cuestión de justicia aquí es ¿por qué Kirby, su mujer y sus hijos, familia a la qué el sacó adelante en vida dibujando y creado, NO recibieron nada de los muchos millones de dólares que Marvel ingresó y sigue ingresando (Disney-MArvel ahora) explotando personajes que Kirby cocreó?

¿y por qué sigue sin recibir nada la familia de Kirby?

Stephen Bissette habla hoy del tema.

http://srbissette.com/?p=12761

Y mira, pues sí, yo le voy a hacer caso. No pienso a ir al cine a ver la película del Capitán América.

Que ya está bien. Este show ha durado mucho. Aquí hay mucha gente comiendo de creaciones de otros, pero mucha gente, y no sólo comiendo, eh, sino llenándose los bolsillos a espuertas, haciéndose millonarios.

Pero la familia Kirby no cobró nada, no cobra nada. Como no cobró Kirby en vida. Sólo la puta tarifa por página en esas largas semanas de toda su vida trabajando fines de semana, fiestas y lo que hiciera falta.

Jordi Bravo dijo...

Jaja, lo de Alien está clavado.

Simon Fun dijo...

Jordi la cita de Morrison (mencionada en un post anterior de Pepo) está muy sacada de contexto. Vamos, que viene a decir lo contrario de lo que parece afirmar suelta; al menos, tal como yo lo entiendo. Lo que dice es lo siguiente:

"(In 1975, in the face of mounting bad publicity, Warner Bros. [DC's parent company] finally awarded Siegel and Shuster each a $20,000 per year compensation along with an assured creator credit on every subsequent Superman comic, Tv show, movie, or game. I'm sure it helped, but as an example of how far the business has come, today a prolific and popular comics writer could make the same amount in a week. Legal battles between the Siegel estate and DC over the ownership of Superman continue to this day.)".

Pepo Pérez dijo...

Es como yo había entendido la cita, la verdad. De todos modos, la opinión es de Paul Gravett, no mía, conste. No tengo opinión sobre el libro de Morrison porque aún no lo he leído...

Pepo Pérez dijo...

O sea, Simon Fun, es evidente que Morrison no estaba "puteando" a Siegel & Shuster sino diciendo que, eso mismo, que la pensión que le reconocieron en 1975, 20.000 dólares (aunque luego se la subieron), es lo que un guionista popular puede ganar hoy en una semana.

La cuestión que apuntaba Gravett al hilo de eso es hasta cuándo se puede seguir ignorando esa historia "manchada" de las grandes compañías del comic book USA, DC y Marvel. Creo que Jordi Bravo iba también por ahí.

Simon Fun dijo...

Uhm, sí, en la cita que enlazas sí, pero como lo primero que he visto ha sido la mención de Jordi ya iba un poco descontextualizado, mea culpa :P Pero la he copiado entera porque no creo que Morrison esté argumentando sobre el espolio... simplemente comparando las cifras para ver lo pobre de la compensación.

De hecho por lo que llevo leído en apenas 20 páginas, Morrison ha visto ese desastre sobre los autores como la maldición sobre la S en tanto que serpiente simbólica y como una forma del superhéroe de separarse del autor y evolucionar desligado de él. Pero ese aspecto lo toca de pasada, está más interesado en la entidad en sí y en cómo se relaciona simbólicamente con la realidad. O eso parece.

Pepo Pérez dijo...

"Pero la he copiado entera porque no creo que Morrison esté argumentando sobre el espolio... simplemente comparando las cifras para ver lo pobre de la compensación".

Exacto, comparaba. Lo que pasa es que, al margen de su intención -que se pilla- lo cierto es que fue la pensión inicial de 1975, y entonces los autores que trabajaban para DC o Marvel no cobraban lo que cobran ahora (las dos grandes aún no pagaban royalties). Además, las pensiones se las subieron a lo largo de los 80. En DC mandaban otras personas, más jóvenes, más cultas, más civilizadas. Más justas, también. Jenette Kahn y Paul Levitz, que se encargaron de proteger a Siegel y Shuster para compensarles, en la medida de lo posible, por los sufrimientos del pasado.

Pepo Pérez dijo...

"como una forma del superhéroe de separarse del autor y evolucionar desligado de él".

Bueno, pero el superhéroe de DC y Marvel no se ha desligado todavía, eh? O sea, de Kirby, Ditko, Siegel y Shuster bien que se desligaron (más bien les fueron expropiados sin indemnización), pero de las grandes compañías, ahora Warner-Time-Aol y Disney, no se han desligado para nada.

(me espero a leer el libro de Morrison, me llega en unos días, lo tengo pedido)

Jordi Bravo dijo...

Bueno mi comentario venía ya caldeado de antes, desde la entrevista de Moore y los comentarios de fans despotricando y cagándose en todo lo que sea romper la ilusión y justo entonces aparece lo de Kirby.
Intentaba hablar en general con la frase de Morrison como ejemplo, no contra nadie en particular, pero la toma de conciencia que Moore pide me parece más que razonable. Independientemente de lo que diga tal o cual autor, la postura más ética que se puede tomar a estas alturas del embrollo es la de Bissette.

Pepo Pérez dijo...

Mi sensación, Jordi, es que a estas alturas hay ya mucha gente que piensa "basta". Ya basta de este show. Es insostenible en 2011. Y creo que la mentalidad de autor en el cómic, que de ser una cosa marginal o "alternativa" hace 40-30 años, se ha convertido en la norma (hoy día con lo que solemos llamar novela gráfica), tiene mucho que ver en esta toma de conciencia, como tú la llamas.

Está lo que dice Bissette, sí, pero lo que escribía Paul Gravett el otro día me pareció sorprendente. Porque Gravett es alguien que no suele hacer críticas tan duras y directas. Como digo, me da la sensación de que hay ya mucha gente que no traga con esto. Que piensa que ya es suficiente, que no puede tolerarse más. Es mi sensación.

Jordi Bravo dijo...

Totalmente de acuerdo. Además, incluso desde un punto de vista puramente de supervivencia, no es lógico que los autores permitan que su trabajo sea una simple mercancía que alimenta a su mayor enemigo (leía el otro día como las leyes del copyright defienden a los autores de sus editores, en una conferencia transcrita de Corey Doctorow).

“Los autores han sido adiestrados por sus colegas para pensar que un copyright fuerte es lo único que les salva de ser sodomizados salvajemente en el mercado. Esto es bastante cierto: a menudo un copyright fuerte es lo único que defiende a los autores de los peores excesos de sus editores. Sin embargo, de ahí no se sigue que un copyright fuerte les proteja de sus lectores. “

http://jamillan.com/doctorow.htm

Lo de no morder la mano que te da de comer. Existe una tendencia general a asumir que somos el eslabón más débil, asalariados que compiten entre sí. Y no solo en esta industria, la cosa se extiende más allá, nuestra relación con la política, la banca, etc... puede que se haya delegado durante demasiado tiempo. Y ahora va a costar mucho recuperar el timón. No se si me explico. Suena paranoico, pero esta relación servilista está en todos los ámbitos de la sociedad. Y claro que nos cabreamos, sobre todo con los esquiroles como dice Moore, a falta de un enemigo tangible.

Simon Fun dijo...

"pero de las grandes compañías, ahora Warner-Time-Aol y Disney, no se han desligado para nada."

Ahí está el tema, realmente. Para mí es lo que falta, lo que tú definías como superhéroes de autor, aunque en realidad, en cierto modo ya hay un precedente: qué van a ser los recientes shounen sino superhéroes adaptados a la cultura japonesa (si Toriyama ya en su Dr. Slump incluía una parodia de Superman, anda que no le debe el Goku tardío a Superman...). Aunque bueno, los japoneses también tienen lo suyo con la industria editorial, que anda que los ritmos de esa industria no son para morirse si no tienes un estudio con más autores... cuando pienso en 17 páginas semanales me da algo.

Simon Fun dijo...

Por cierto, ¿no se suponía que según la ley americana llegará un punto que los superhéroes pertenecerán al patrimonio público por expiración de derechos de autor? Me pareció leerlo hace unos años pero ahora no encuentro referencias al tema...

Simon Fun dijo...

Mierda, donde dije derechos de autor quería decir copyright.

Pepo Pérez dijo...

Claro, el copyright tiene (EN TEORÍA) un límite de años. La vida del autor mas un número de años. Te digo de memoria, en EEUU son 70 años después de la muerte el creador, después de eso las creaciones pasan al dominio público.

Salvo, claro, que aparezca Disney para conseguir cambiar las leyes de nuevo...

De todos modos, CURIOSAMENTE, las creaciones hechas como work-for-hire para las corporaciones tienen un copyright de más años, contados a partir de la creación. No me acuerdo cuántos, pero más de 70.

Jordi Bravo dijo...

Del texto antes citado:

"...teóricamente el copyright expira, pero en la práctica real, los plazos se prorrogan cada vez que los primeros dibujos de Mickey Mouse están a punto de entrar en el dominio público, porque Disney tiene mucha influencia en Washington."
"La posteridad se esfuma. En el caso Eldred contra Ashcroft ante el Tribunal Supremo de los EEUU el año pasado, el tribunal halló que el 98 por ciento de las obras con copyright ya no generan ingresos para nadie, pero que averiguar a quién pertenecen esas viejas obras con el grado de certeza que a uno le gustaría cuando un error significa el apocalipsis económico total costaría más de lo que uno podría ganar con ellas. Esto quiere decir que el 98 por ciento de las obras expirará mucho antes de que lo haga su copyright. Hoy en día los nombres de los fundadores ancestrales de la ciencia-ficción (Mary Shelley, Arthur Conan Doyle, Edgar Allan Poe, Julio Verne, H.G. Wells) aún son conocidos, y su trabajo aún forma parte del discurso. Sus herederos espirituales, de Hugo Gernsback en adelante, podrían no tener tanta suerte; si su obra sigue "protegida" bajo el copyright, podría desvanecerse de la faz de la Tierra antes de volver al dominio público."