martes, 19 de julio de 2011

MÉTETE LA PORRA POR DONDE TE...


Santiago García ha dedicado en las últimas semanas una serie de posts a los supervillanos que me han disparado la imaginación y la curiosidad, y me han hecho darle vueltas a algunas ideas. El último post de la serie, dedicado a NÉMESIS, también me ha hecho interesarme lo suficiente en el tebeo en cuestión como para leerlo. NÉMESIS es una miniserie de 4 comic books publicada en 2010 por el sello Icon de Marvel, que permite conservar a los creadores los derechos de autor (en España la publicará Panini este otoño). Está escrita por Mark Millar, dibujada por Steve McNiven y coloreada por Dave McCaig.

Digo que me ha interesado lo suficiente como para leerlo porque yo hace tiempo que había perdido el interés por el trabajo de Millar, a pesar de los habituales elogios de alguien cuya opinión tengo en alta estima, el visionario Nacho Vigalondo. Quien por cierto y como muchos de vosotros ya sabéis, está preparando una adaptación al cine de SUPERCROOKS, otro cómic de Millar dibujado en este caso por Leinil Francis Yu, inédito todavía pero en fase de realización. Otro cómic que va sobre, sí, supervillanos, concretamente sobre un grupo de supervillanos que, huyendo del excesivo número de superhéroes por habitante de Estados Unidos, deciden venir a España para dar un gran golpe. A lo que iba. Millar (Mark) dejó de interesarme exactamente desde su trabajo para Marvel en THE ULTIMATES, que en mi opinión no sólo era aburridísimo, el mayor pecado para un tebeo de superhéroes, sino que revelaba un cinismo en las ideas y argumentos de Millar para explotar con sensacionalismo el título, y afianzar su estrellato en el comic book, que me resultaba exasperante.

NÉMESIS ES UNA CIFRA,
dice Santiago en su post, con
razón. Una de las mejores ideas de NÉMESIS, un supervillano a la altura de los tiempos que corren, es decir, alguien sanguinariamente amoral cuya misión es causar el mayor mal posible sin motivos personales, es justamente ésa. Su carácter abstracto como personaje o, si se prefiere, metafísico. Esto le eleva por encima de su materialidad concreta y le convierte en una idea, una entidad, un "agente del caos", un poco como lo era el Joker de THE DARK KNIGHT (la película de Chris Nolan); no por casualidad la primera publicidad de NÉMESIS llevaba el lema "¿Qué hubiera pasado si Batman fuese el Joker?". O como el Anton Chigurh de NO ES PAÍS PARA VIEJOS, la novela y la película (Bardem en esta última, en efecto). Sólo que aquí, a diferencia de la película de Nolan, el juego de valores morales está ingeniosamente subvertido, y hay un inequívoco placer –con esa absoluta amoralidad que sólo la ficción permite– en el mal que despliega Némesis, en su facilidad para atacar a los intocables y poderosos, en su inhumana capacidad para masacrar a ciudadanos corrientes pero, especialmente, a policías y otros representantes de la autoridad establecida. Es la crisis, estúpido, la crisis.


(cuidado, que vienen curvas, también conocidas como **SPOILERS**)

A pesar de que en el tebeo te cuenten otra cosa al principio, más adelante se revelará el auténtico "origen" de Némesis, que le devuelve al enigma absoluto que era al comienzo. Se trata de un enorme acierto de Millar. En realidad, casi podríamos ver el calvario del policía protagonista y su familia como el que atravesaba la familia del abogado de EL CABO DEL MIEDO, versión Scorsese, sólo que dentro de un tebeo de superhéroes (supervillanos, ejem). Y a Némesis, como aquel mal "metafísico" (un Dios negro, o más bien su enviado en la Tierra, un anticristo) que encarnaba Robert De Niro en la película de Scorsese, un auténtico ángel vengador. Purificación familiar, previa expiación de culpas ("secretos y mentiras") a lo bestia. Bueno, a lo bestia-bestia. Estamos hablando de un guión de Millar.


Y luego, por supuesto, está el superior del villano. Si Némesis es un anticristo, su superior sería un Dios negro de los negocios. Los dioses caminan entre nosotros, parece decirnos este tebeo, porque su poder absoluto les permite ser dioses. Pero son de carne y hueso, y desde luego materialistas. Y desde ese materialismo absoluto hacen el mal, por supuesto. Viva el mal, viva el capital. Y porque, como decía Santiago, todo es un juego para ellos. O, como dicen en un artículo que no tiene nada que ver con esto (o sí),

We are nothing to them

---

Entre las viñetas de NÉMESIS hay muchas elipsis marca Millar. La planificación no es el típico y cansino estilo storyboard, aunque pueda parecerlo en un primer vistazo. No lo es por las elipsis abisales, que imprimen ese ritmo personal que Millar lleva practicando desde hace al menos una década, y que a mí particularmente me gusta mucho. Las viñetas panorámicas son otro recurso habitual que evoca al "cine" (aunque en realidad no lo es), y que ya estaban en THE AUTHORITY hacia 1999, antes incluso de que llegara Millar y Quitely a la serie. Para todo aquel que sigue su trabajo, no hay mucho que explicar porque lo sabe perfectamente: Millar lleva años concibiendo sus cómics pensando en posibles adaptaciones a la pantalla. En realidad, son como una maqueta de bajo presupuesto para posibles películas. Ningún reproche, si son como ésta. Cuando terminé de leer NÉMESIS, pensé que sí, que bien, que me había entretenido y a ratos fascinado, pero que era sólo comida rápida.

Esa misma noche me encontré pensando en algunos cabos sueltos de la trama, volviendo a algunas escenas. Y, de repente, me di cuenta de que el tebeo tenía más sustancia de lo que había pensado en un primer momento. Hay algo en él, por otra parte, que me recuerda a cierto tipo de historias que fascinan a los orientales, en las que un villano inaprensible, casi una incógnita no humana, extorsiona a gente de buena vida, gente poderosa, y les obliga a base de sufrimiento a pensar en lo afortunados que son, y en lo fácilmente que pueden dejar de serlo, volverse masa, desgraciados como la mayoría. Y de repente, me encontré pensando en un peliculón de Kurosawa como EL INFIERNO DEL ODIO, que por cierto estaba basado libremente en una novela policiaca (de Ed McBain). Los sueños americanos de los japoneses producen monstruos.


MILLAR (MARK),
es sin duda uno de los autores que lleva tiempo marcando el nuevo camino en la industria americana del comic book. Un camino que, en la era de la novela gráfica, es decir, de la mentalidad de autor dueño de todo lo que crea con la máxima libertad, se dirige hacia el mismo horizonte. El del cómic de autor. Sí, incluso en la tradición del comic book de superhéroes. Mientras las grandes editoriales tradicionales se hunden poco a poco, atrapadas en los barrotes de oro de sus propias franquicias intocables, los autores más vivos y espabilados tienen un plan. Ahí está MillarWorld, dueño de todo lo que crea junto a sus dibujantes, para explotar los derechos de sus creaciones en otros medios si se tercia, con un control total de sus productos. Por ejemplo, para hacer una película con Nacho Vigalondo sin tener que pedirle cuentas a nadie, ni rendirlas. Tampoco me parece casualidad que lo más interesante creativamente hablando que ha hecho Millar, al menos a mi juicio, no ha sido con personajes propiedad de Marvel o DC, sino con personajes libres de las ataduras de grandes corporaciones (THE AUTHORITY) o bien de entera creación propia, caso de WANTED o de este NÉMESIS. A su propia escala, Warren Ellis lleva años haciendo lo mismo.

No hace mucho, Miller (Frank) daba un salto parecido cuando decidía sobre la marcha que su HOLY TERROR, que hacía en principio para DC y protagonizaba Batman, ya no iba a ser Batman ni lo iba a sacar con DC. El mensaje puede leerse como sigue: esto es mi creación, y voy a hacer con esto lo que le me dé la gana, en todos los aspectos y ámbitos posibles. El gesto, viniendo de quien viene, es importante porque Miller siempre fue un modelo a seguir para otros autores del comic book. Me pregunto qué pensaron los jefazos de DC cuando se enteraron de que iban a perder las ventas que Miller les aseguraba con ese proyecto. Ahora, me pregunto también cuánto tiempo tardarán figurones como Grant Morrison (y otros) en saltar de un barco que se hunde. Y qué planes tiene, como Millar, como Miller, para montárselo por su cuenta.

A menudo, aquellos a los que nos gustan los superhéroes, los que hemos leído superhéroes toda la vida y tenemos la casa repleta de ellos, hemos reclamado superhéroes nuevos, por amor de Dios, superhéroes que revitalicen el género y lo hagan volar por encima de las cenizas que quedan de viejos personajes que tienen 50, 60 o 70 años de historia a sus espaldas. Nada más, y nada menos. Tal vez estemos ya ante el umbral de una nueva era en este sentido, favorecida por la novela gráfica, y los nuevos superhéroes -de autor, por supuesto- están por llegar. Superhéroes... o supervillanos.

---

Postdata.

En efecto, NÉMESIS me ha hecho recuperar la fe en Millar (Mark). Tanto que he empezado a recuperar no sólo tebeos suyos antiguos, también viejos archivos al respecto. Permanezcan atentos a sus pantallas.

30 comentarios:

malaga dijo...

http://www.nycgraphicnovelists.com/2010/04/mocca-fest-2010-art-of-superhero.html

BAKER: Getting back to the last question, the reason I hadn't answered it, regarding relating to personal stuff related to superheroes: Whenever I have something on my own mind, I’ll make up my own character and story, rather than trying to shoe in Batman at the end. You could do that, but Afghanistan would be better. He's going to do it.

MILLER: No, I'm not.

BAKER: You're not doing it anymore?

MILLER: No, I'm not. (Laughter)

BAKER: For me, when I'm doing somebody else’s character, nine times out of ten, it’s a matter of getting back to what makes it work in the first place. If I’m doing Bugs Bunny, and most of the new Bugs Bunny cartoons are awful... figure out what they have lost and you’ve got to put them back to that. With Plastic Man, I spent the whole time swiping Jack Cole to get it back to the formula; the original formula was a funny story with villains with a really silly powers. My favorite was a guy named Sleepy Eyes who had these droopy eyes like Robert Mitchum and anybody he would talk to would fall asleep, and he would pick their pockets. (Laughter)

Pepo Pérez dijo...

Gracias! esto no lo había leído, voy para allá.

GokuJunior dijo...

Cuando terminé de leer Nemesis tuve la sensación de haber leído otra burrada más de Millar, cosa que es, y me ha recordado mucho a estos videojuegos donde un personaje puede pasear por la ciudad y hacer lo que te de la gana y entonces te pones a cargarte a todo lo que pillas así por que sí.

Estas burradas solo se le ocurren a Millar seguramente por que la mayoría de guionistas lo que quiere es contar su historia sobre su personaje favorito que casi siempre es uno de los que pertenecen a las 2 grandes, alguno de esos iconos inamovibles que gracias a editores y fans se mantienen eternamente jovenes sin variar. Es ahí donde la labor de Millar con este Nemesis donde hace más bien ya que demuestra que las mejores historias o al menos las más novedosas y arriesgadas son las que salen de la total libertad.

Otro ejemplo es el Invencible de Kirkman. El tío se crea y se monta su propio superhéroe con sus propios secundarios y lo hace de puta madre, con una serie que lleva años siendo una de las mejores de tíos en mayas liandose a ostias.

Los "grandes" editores deberían aprender de lo que hacen los buenos autores cuando tienen libertad y dejarse de gilipolleces de retconeos y de borrar matrimonios con pactos de diablo.

Mikel dijo...

Qué gran película, EL INFIERNO DEL ODIO... y qué razón tienes en lo de lo aburridos que pueden llegar a ser muchos cómics de superhéroes hoy en día, Pepo! Saludos desde aquí, y a esperar el dichoso HOLY TERROR, a ver qué tal!

Pepo Pérez dijo...

GokuJr., tienes razón con Kirkman. Se me ha olvidado mencionarlo en el post, probablemente porque no soy fan suyo, PERO tienes toda la razón en lo que dices . También se lo ha montado él solito, con Invencible o con The Walking Dead. Y mira cómo le va... Le va "fatal", eh?

Otro saludo, Mikel. Sí, joder, qué peliculaza la de Kurosawa, una obra maestra absoluta.

Simon Fun dijo...

Tengo especial curiosidad por Morrison. Hace poco me leí su Seven Soldiers (para mí, Morrison escribe cada vez mejor) y, con todo el metacomentario que había detrás, ves en lo que ha acabado yendo la industria y casi sorprende que todavía siga en Dc.

En una entrevista que le hacían con motivo de su novela-ensayo Supergods hablaba de cómo sentía que la idea de lo superheroico estaba luchando por hacerse real... y de forma implícita te está diciendo que lo superheroico va a dejar de ser de dos grandes empresas-industria para pasar a ser una forma de expresión personal:

Bobsy: I don’t want to ask you to make a prediction that is going to make you look silly, but if you’re looking 20 years into the future – and especially given the recent upheavals with DC and there moves to new business models and whatnot – what are superheroes gong to be doing?

Grant: I think they’ll be walking among us. As I said at the end of the book, there’s something about this meme, the way it’s got a toehold – it’s almost Lovecraftian. With medical advances, in China they have sanctioned the use of all kinds of dodgy…

Bobsy: …Genetic engineering and stuff…

Grant:…Directly in the direction of the superhuman ideal. And those guys have also got a space programme so they’re maybe the people who are going to do Star Wars and Star Trek and the Legion of Superheroes.

The lightning is connecting. Something is coming through. The kabbalistic collapse between fiction and reality – with superheroes somehow at the leading edge of that.

Ah, y por ponernos marujas. Mirad qué dice de Millar:

Bobsy: Your personal relationships with other comics professionals are an aspect of the book. [...] It seems like a massive reversal of cosmic justice that you’re writing a memoir and Mark Millar appears to be able to walk into any room and make a film whenever he wants to. Do you feel that there’s a tension still between you guys there?

Grant: There’s a tension between us based on past history, but not… what you say isn’t necessarily true, I don’t want to say bad things about people like Mark and anyone but yeah, Kick Ass was made, Wanted was made, there are no other films any more made than say Joe The Barbarian and We3 which are all in the same state of production with directors attached, with screenplays… Hollywood doesn’t work that way, you can’t walk in a room, and he doesn’t… you know I live in Hollywood, I live there four months of the year and I know what goes on, there aren’t 200 million dollars films being made, it’s not – what can I say… I don’t really want to say… I don’t want to come out against somebody who will see it as an attack, it’s all too easy to do.

Mark has had to make a certain smokescreen of himself, to look a certain way, you know. Look at sales of Ultimates Comics Ultimates Vs Ultimate Avengers… that’s what it’s all about right now… I wish him well but, no, there is no good feeling between myself and Mark Millar for many reasons most of which are he destroyed my faith in human fucking nature.

Ya podría haberse explicado más, copón.

La entrevista, aquí: http://mindlessones.com/2011/06/30/grant-morrison-supergods-interview-transcript/

Jordi Bravo dijo...

Al citar El infierno del odio he recordado la escena en que Mifune/Kurosawa recita un monólogo ante sus socios sobre los zapatos que su empresa fabrica, y de como la gente confía en ellos porque sus zapatos son de calidad, duraderos, artesanales, frente a la producción de productos de mala calidad (obsolescentes) que los socios quieren implantar para reducir costes y forrarse. Viene al caso porque justamente ese es el sistema de la industria americana de SH actual. Las buenas ideas estan en los productos artesanales, hechos por gente que ama lo que hace; frente a la renqueante maquinaria de subcontratados creativos de las grandes, que parece que se dirige a toda máquina hacia el abismo.

Pepo Pérez dijo...

Muy buena observación, Jordi.

Simon Fun, mil gracias por tu enlace. Gracias a todos por los comentarios, no dejáis de aportar ideas e información. A ver si sigue la cosa...

Pepo Pérez dijo...

Por cierto, el monólogo de los zapatos que citas, Jordi, es increíble. Yo me quedé pegado al asiento viéndolo.

Jordi Bravo dijo...

Yo me lo tomé como algo personal, jajaja. Ahí se podía ver la situación personal de Kurosawa frente a los productores; si no recuerdo mal algo insinuaba en su autobiografía, aunque el carácter japonés es bastante dado a no hablar de ciertos temas.

Alejandro González dijo...

Siempre he sentido que Millar goza de terminar sus cómics en mentadas para el lector. Alguna reflexión del tipo "¿Recuerdas cuando te dije que este era el mejor cómic de la historia? ¿Si? Pues te mentí y lo volveré a hacer en el próximo, fuck you sideways!"

Julián Glez. Aréchaga dijo...

Precisamente los números de Lobezno escritos por Millar y dibujados por Romita empezaban homenajeando El infierno del odio.

Pepo Pérez dijo...

Julián, me decía lo mismo anoche Nacho Vigalondo en Twitter. Voy a tener que recuperar ese Lobezno, no me acuerdo de nada. Lo tuve, pero o lo revendí o lo regalé, en casa ya no está.

Bueno, o yo no lo encuentro... : )

Pero ahora quiero releerlo con urgencia, ja ja...

Julián Glez. Aréchaga dijo...

Yo lo conservo en grapa pero también está recopilado:
http://www.planetacomic.net/comics_detalle.aspx?Id=20032

Pepo Pérez dijo...

yo los tengo -o tenía- en grapa, pero tengo semejante desorden en casa que aún no los he buscado en serio. Yo creo que sí, que los conservo, y de hecho tu comentario y anoche el de Vigalondo me han dado MUCHAS ganas de releer ese Lobeznlo, a ver qué tal lo veo ahora.

Julián Glez. Aréchaga dijo...

Fíate de Vigalondo. Para mí empieza mejor que termina. Ya me contarás.

Pepo Pérez dijo...

No los encuentro, he debido revenderlos o dárselos a cierto amigo, no estoy seguro. Bueno, voy a conseguirlos de nuevo...

Mikel dijo...

Ostras, es verdad, bien apuntado, Julián, el homenaje a EL INFIERNO DEL ODIO en el Lobezno de Millar! Personalmente, me parece un tebeo divertido, la misma idea de BATMAN SILENCIO (comercialidad al poder, cuantos más personajes metamos, mejor) y además con un Romita Jr. que aún tenía alguna gana de dibujar, no como ahora.
De hecho, hablando de villanías varias, hay momentos curiosos en los que Lobezno, incluso actuando contra su voluntad porque está "hipnotizado" por los ninjas malos, se muestra muy resentido con otros personajes, como Daredevil, por ejemplo.
A ver, a ver esas otras cosas de Millar que nos vas a contar, Pepo!

Pepo Pérez dijo...

Joder, tengo que ver ya ese homenaje a EL INFIERNO DEL ODIO, ya,
YAAAaaaARGGGggggGGG

Lo que sí he encontrado rebuscando mis viejos MillarWorlds ha sido esto

Una miniserie que me recomendaron por cierto David Rubín y Fermín Solís, durante un sarao comiquero en el que coincidimos.

Pepo Pérez dijo...

Al fin lo encontré, amigos. El homenaje que decíais a EL INFIERNO DEL ODIO, teníais toda la razón. Me alegra ver entonces que igual la conexión Némesis con esta peli no era descabellada. Bueno, atención, al grano.

Mark Millar

John Romita Jr

and

Klaus Janson

in

WOLVERINE.

ENEMY OF STATE

Página 1

Página 2

david rubín dijo...

Ya les pasó, a los dinosaurios, en los 90 cuando los dioses eran los dibujantes, y los mandaron a freir espárragos montandoselo por su cuenta con Legend o Image.

Y no aprenden.

Ahora los dioses son los guionistas, y cuando los cuatro decentes que les quedan cojan el ejemplo de kirkman o Miller dejando plantada en el alta a DC con Holy Terror y se lo monten por su cuenta, no les quedará otra que claudicar y darle manga ancha al AUTOR o, definitivamente, morir como dinosaurios que son.

Lo que está claro es que en la Marvel y en la DC de AHORA ya no caben tebeos de SH como un Born Again, Elektra Asesina, DK1 & 2, Watchmen, etc... han acotado el terreno y se están quedando sin cancha ellos mismos. Le han dado más importancia a unos personajes que ya no tienen nada nuevo que ofrecer de tan exprimidos que están, han puteado a los autores que podrían sacar aún algo bueno de ellos y los han reemplazado por fricazos de verborrea fácil que lo flipan por estar escribiendo y dibujando a los personajes con los que flipaban de crios, en vez de preocuparse por hacer algo nuevo con dichos personajes, en vez de preocuparse por ser AUTORES y no mano de obra. E incluso estos, los "fricazos" terminarán por hacer lo que hay que hacer, cojer fama a costa de los dinosaurios e irse a CREAR personajes e historias a otra parte, personajes e historias de su autoría y propiedad.

Tiempo al tiempo.

d.

Alberto Díaz dijo...

David, creo que te contradices: ahora los dioses son los EDITORES, no los guionistas. Los guionistas tuvieron su momento hace unos 5-6 años, pero ahora mismo los que marcan la pauta de lo que pasa en las grandes son los editores. Geoff Johns es un frikazo, si, pero escribe lo que le manda Dan Didio. En Marvel no tengo ese escalafón tan claro, pero es obvio que Quesada ha marcado mucho la pauta.

Vamos, que esto tampoco es nada nuevo.

Respecto de Millar, aún estoy esperando que haga un cómic con un dibujante "malo". Me explico: hasta ahora, todos los bombazos que ha metido son con un Hitch, un Romita, un McNiven, gente que puede plasmar con un scope de cine las burradas que se le ocurren al Mark; pero me gustaría ver que podría hacer con un dibujante menos espectacular y solo cumplidor. Vamos, lo que tengo en mente es La Patrulla Condenada de Morrison con Richard Case, o del mismo Morrison, el Animal Man con Chas Truog.

Un saludo!

Pepo Pérez dijo...

Yo creo que David tiene razón. Esos editores a los que te refieres, Alberto, son "dioses" con pies de barro. David se refería al futuro inmediato, creo yo, no al presente. Y el presente de DC, la DC de Dan DiDio, es su hundimiento a cámara lenta.

Mientras tanto, a guionistas (autores, si lo prefieres) como Millar o Kirkman, les va de fábula... Veremos más de esto en los próximos años.

Sobre los dibujantes "bomba", claro, tienes razón, también son autores del material. Némesis es lo que es por Millar, pero también por el dibujo de McNiven.

Yo creo que, por decir un solo ejemplo, al tándem Morrison-Quitely ya le hace falta muy poco, por no decir nada, los superhéroes DC. O Marvel. Pueden hacer su propio material, y es muy posible que les vaya mejor. Y cómics como WE3 les permite conservar todos los derechos de cara a posibles adaptaciones al cine, TV, etc.

david rubín dijo...

No me contradigo, Alberto, no comento lo de los editores pq ya doy por hecho que ellos son los megajefes finales de fase del asunto.

Me refiero con "Dioses" a que los importantes a nivel creativo ahora, para esos editores, son los guionistas.

A Millar nunca lo verás con un Chas Truog o un Richard Case pq se ha convertido en una estrella y por lo tanto, como el "dios" que es le reclama al editor el que sus guiones los dibujen tal o cual dibujante bueno o hot artist, pq se lo puede permitir, a ver quien quiere comer bocata de mortadela pudiendo optar, con solo pedirlo a zamparse un solomillo de buey, pues eso.

Y Morrison cuando hizo Doom Patrol o Animal Man no era una estrella, no era el que es ahora, era simplemente el inglés rarito que había pegado el pelotazo con Arkham Asylum y por eso le dejaban hacer lo que quisiera, eso si, en series con personajes de tercera regional, y con dibujantes de los baratitos. Hasta que se hizo "estrella" y paso a formar parte del club de los "DIoses" no le dejaron hacer un X-Men, ni un JLA ni un Batman ni un Superman, that`s the question!!

Y los editores son los que manejan a los dinosaurios llamados Marvel y DC, y se niegan a ver que por el camino que van la extinción está a la vuelta de la esquina, y que ellos mismos han probocado dicha extinción, a golpe de saturar el mercado, inflar los precios y bajar la calidad, encadenar un "acontecimiento especial" con otro hasta que de tanto encadenar han dejado de ser especiales.

Han convertido al cómic, a sus personajes, en mero merchandising de un producto y medio; películas y cine, que en el fondo es una consecuencia del cómic.

Se han pegado la hostia pero aún se niegan a creerlo.

Miller lo vio venir y saltó del barco a tiempo, Kirkman idem, Millar está con un pie aquí y otro allá imagino que mientras le permitan seguir haciendo cosas personales como 1985 o las series que ÉL ELIJA con los dibujantes que ÉL ELIJA, y aún así se bajará del carro tarde o temprano, y con el tiempo Morrison, Brubaker y un para de pesos pesados más y hasta luego, Lucas.

d.

Alberto Díaz dijo...

Visto así, en clave de futuro, totalmente de acuerdo, sobre todo en lo que al hundimiento a cámara lenta de DC se refiere.

Y si, también, parece que los derroteros van a ir hacia la independencia. Pistas hay (el mismo Kirkman que mencionaba Pepo).

Ea!

Pepo Pérez dijo...

Dudo mucho de que Mark Millar vuelva a trabajar con regularidad para Marvel o DC. Para qué, si puede sacar sus propios tebeos con Millarworld, eligiendo diferentes editoriales si le da la gana. (ya lo ha hecho, 4 títulos del sello Millarworld los ha sacado con 4 editoriales distintas, y en todos los casos conservando los derechos).

Y la gente se los va a comprar porque quieren leer sus tebeos. La "marca" Millar.

Es decir, ¿para qué quieres agarrar un mosqueo leyendo un Spiderman-Mefistazo pudiendo pasártelo bomba con Némesis o Wanted?

Un saludo, Alberto.

Octavio B. (señor punch) dijo...

qué interesante todo esto. A veces me dio, me da, por pensar que el género se ha agotado, que ha alcanzado el post-posmodernismo o algo así, o que cuando Morrison y Quitely retomaron (magistralmente) el espíritu original de Superman para hacerlo contemporáneo y devolverle el sentido, estaban, en el fondo, dando su personal carpetazo al género. se ha dicho todo, retomemos el principio, elevemos su espíritu y fin.
Pero también es verdad que el talento debemos exigírselo a los autores (hablo por mí, claro), no pontificar desde la trinchera del lector y cerrar puertas. Si el talento consigue respirar, aflora. Ya lo hizo en otras ocasiones (de x mn de Claremot y Byrne a Watchmen, de Spiderman de Lee Ditko a Planetary), y parece que vuelve a hacerlo, aunque sea a través de francotiradores. Pero...
cuando los francotiradores resulta que son los superventas (qué bien traído, Pepo, lo de los Muertos vivientes, aunque sea otro género), cuando el autor vuelve al primer plano, ¿está cambiando algo?. No quiero plantear esto como un versus: Unos autores versus una industria, porque creo que podría darse maridaje (ej, Pope con DC apaña obras muy personales como Batman 100) pero desde luego no parece el camino. parece que efectivamente Marvel, DC, se atrincheran en su continuidad y sus golpes de efecto (que no son sino maneras de perpetuar e imponer la idea de que la Editorial es la Dueña, que el producto es lo que mueve a una inercia... desde luego, hoy por hoy las ventas les dan la razón).
Pero ¿van a lograr títulos que perduren desde esa táctica? Kilos de papel olvidable mes tras mes. Mientras, Frank Miller está A PUNTO, y sea lo que sea (mejor o peor), apuesto que vende más que toda la línea mutante de Marvel entre Septiembre y Ocvtubre de 2011. desde la trinchera, claro...

Pepo Pérez dijo...

Sí, y con un superhéroe nuevo que nadie conocía hasta ahora. Pero a Miller sí que le conocen. Mucho. En todo el mundo.

Octavio B. (señor punch) dijo...

jejejeee.. es que Miller tiene que ser el sueño húmedo de todo autor de tebeos: arrasó en el mainstream, lo superó, logró una independencia total, vende más que nadie, es una estrella del cine, y sigue a su bola, un paso por delante de todos y haciendo cosas fabulosas (no hablo de Holy T, claro).
ayy mama que´rico!!! :D

Alberto Díaz dijo...

Valiente cambio de paradigma se avecina...