jueves, 30 de septiembre de 2010

LA PARADA DE LOS MONSTRUOS

Ya mismo se cumplirán cuarenta años desde su publicación, y la verdad es que sigue siendo bastante impresionante. Me refiero a A VOW FROM THE GRAVE, publicada en Detective Comics #410 en abril de 1971, una historieta con guión de Dennis O' Neil y dibujos de Neal Adams (tintas de Dick Giordano). Era una historieta corta, pero es imposible escenificar un drama más intenso en las apenas 15 páginas de las que constaba. Aún sigue siendo una de las favoritas de O'Neil, y por supuesto forma parte del puñado de historias de Batman que realizó junto a Adams y que instauraron la versión más seria y "gótica" del personaje frente a la imagen camp que había difundido la serie de TV de 1966-68 (y que tenía una base en los tebeos de los primeros 60, si bien la televisiva fue una relectura intencionada y autoconsciente; hasta Warhol fue invitado a la fiesta de presentación de la serie protagonizada por Adam West). La nueva versión de Batman que ofrecieron O'Neil y Adams sería la relevante durante todos los setenta y primeros ochenta, y la que perduraría en las interpretaciones de otros autores... al menos hasta que llegó Miller en 1986 y le puso las manos encima al personaje, claro. Pero ésa es otra historia.

UN JURAMENTO DESDE LA TUMBA. Batman perseguía a un asesino fugado de la cárcel, Kano Wiggins (hoy día, cuando releo la historieta, no puedo evitar un pequeño repullo al leer "Kano" y asociarlo sin querer a cierto dibujante español bien conocido), y durante la persecución se topaba con un grupo de freaks de circo que, tras quebrar éste, se habían quedado varados viviendo en un pueblo fantasma. La situación evocaba, por supuesto, a LA PARADA DE LOS MONSTRUOS (FREAKS), la película de Tod Browning de 1932. Un forzudo grandullón de más de dos metros, Goliat, una mujer gorda, Maud, un Increíble Hombre Huesudo, Charley Bones, y un niño retrasado con brazos y piernas tipo aletas de foca, Flippy. Aquí, en los freaks, es donde estaba la clave de la historia, lo que la hacía tan impresionante. Se cometía un asesinato (uno de los freaks moría), y Batman descubría en pocas páginas que, en contra de lo que parecía, no lo había matado el asesino fugado, sino uno de los propios freaks, por celos y amor. Un crimen pasional. Sí, eso también evocaba en cierto modo a los freaks de Browning, encarnados en su momento por freaks reales. ¿Por qué de repente aparecían en un tebeo de Batman de los primeros setenta freaks como los que hasta poco antes se exhibían –en el mundo real– en atracciones como el Museo Hubert's de Nueva York (que había cerrado en 1965; en él se exhibía también una mujer gorda y un chico foca)? Como suele ocurrir, las cosas no pasan por casualidad. Para averiguar las posibles razones hay que levantar un poco la vista, en este caso del tebeo, y mirar a los alrededores. De su época, claro.

(la escena cortada de FREAKS)

FREAKS, de Browning, como nos cuenta David J. Skal en su MONSTER SHOW. UNA HISTORIA CULTURAL DEL HORROR (Valdemar), había sido redescubierta y canonizada a primeros de los 60, concretamente tras su proyección en el Festival de Venecia de 1962 y su reposición en cines neoyorquinos durante esos años. La misma película que en su estreno en 1932 había sido repudiada por demasiado espantosa y de mal gusto (una leyenda cuenta que el negativo de la película fue a parar al fondo de la bahía de Nueva York), en los sesenta fue adoptada por toda una generación. Los jóvenes de la contracultura, que la veían en las sesiones de medianoche, la tomaron como seña de identidad, y lo que en los treinta era "horrible" ahora resultaba "humano" y "compasivo". Se adoptaba a los "monstruos" como parte de la familia porque no eran tales, eran como nosotros. Qué gran verdad, más profunda aún de lo que ya parece. A partir de ese reestreno, a Diane Arbus le dio por visitar el Museo Hubert's de la calle 42 de Nueva York para fotografiar a los freaks que encontró allí, y poco después por retratar a gente "normal" como si fueran freaks. Arbus pasó a la historia por eso, no por sus reportajes de moda. Por eso y por su suicidio en 1971, muy pocos meses después de que se publicara A VOW FROM THE GRAVE, por cierto.

Es bastante posible que Denny O' Neil, un joven guionista de sensibilidad liberal (y ya sabemos lo que entienden los norteamericanos por "liberal": de izquierdas, vamos) bastante influido por la contracultura (como reflejó en los cómics "relevantes" de GREEN LANTERN/GREEN ARROW de los primeros setenta, igualmente dibujados por Adams, pero ésa también es otra historia), hubiera visto FREAKS en aquellos años e, impresionado por ella –y no es para menos–, quisiera traer algo de su esencia a los tebeos o por lo menos homenajearla. Por supuesto, el FREAKS de los treinta no era el mismo de los sesenta. Como ya he dicho, FREAKS se veía ahora bajo un prisma humanista y compasivo, se interpretaba de otra manera. La mirada del espectador, como siempre, es más importante aún que la obra. Y sí, O'Neil y Adams lograron captar bastante de aquello en apenas 15 páginas. Es por eso que, si nos olvidamos de algunos textos explicativos demasiado ingenuos (pensados para los chavales que leían aquellos tebeos en los 70), de la simplificación de las escenas (en 15 páginas de unas 5 viñetas cada una no te cabe nada; volvemos de nuevo al problema habitual en el cómic tradicional: la compresión, la escasez de espacio, y por tanto, la escasez de tiempo: de densidad narrativa) y algún que otro elemento argumental del "cluedo" o whodunit de la historia que no se sostiene (probablemente O' Neil tuvo que escribir la historia más apresuradamente de lo que le hubiera gustado), A VOW FROM THE GRAVE sigue manteniendo su potencia original, con toda su resonancia. Ver a esos freaks, especialmente al chico foca, dibujados con el realismo romántico de Adams continúa siendo espeluznante, pero no lo es menos releer todo lo que contaron en tan poco espacio: el asesinato del freak huesudo, la desesperación del gigante ante el rechazo de su amada, la "muerte" y "resurrección" de Batman, la mirada del chico foca. Esa mirada. Ah, y que no se me olvide, esta página que sigue siendo insuperable:



Naturalmente, Batman no desentonaba en absoluto en medio de los freaks. No sé hasta qué punto O'Neil y Adams eran plenamente conscientes de ello, pero lo cierto es que en la última imagen de la historia lo captaron a la perfección. Sin decirlo expresamente, como debe ser. Batman, con su capa tipo Drácula y sus orejas de murciélago, pertenecía a la misma estirpe que los freaks; la única diferencia es que él llevaba disfraz, y los "fenómenos" no. En 1986, Miller lo entendió a la perfección cuando presentó en las primeras páginas de THE DARK KNIGHT RETURNS a Bruce Wayne poseído por "otro", su "alma", un "doble" que aparecía representado como un murciélago monstruoso, el que le decía en sus noches de insomnio que volviera a ponerse el disfraz y aceptara lo que era. Al freak que aparecía en ese primer capítulo, Dos Caras, le habían operado la cara para "curarle", pero aquello no tenía curación. Incluso con la cara perfecta seguía siendo un freak, lo llevaba "dentro". En la última página de aquel primer capítulo, Batman veía a Dos Caras –que ahora sólo tenía una– exactamente como lo que era. El doble monstruoso de sí mismo.

Pero eso, como he dicho antes, es otra historia.

16 comentarios:

santibilbo dijo...

que genio el Adams, todo lo que se sinsista es poco.Y todavía hay gente que dice que es mal narrador por su artificio, naturalismo y vaciles plasticos.Y es que es no es narrador( que lo es excelso cuando quiere) es un Creador, QUE UTILIZA LOS RECURSOS PROPIOS del comic como un alfarero el barro.En esa historieta, aparte de las secuencias mencionadas por ti, está la de la furgoneta, de lo más pop y poética de todo el comic pijamero.De los escorzos, de los encuadres, no hace falta hablar porque son apoteósicos.Y los rostros... que importantes son los rostros en el cómic, y qué dificil es hacerlos en un arte que tiende más a hacer caras

Pepo Pérez dijo...

" aparte de las secuencias mencionadas por ti, está la de la furgoneta"

¿Te refieres a esta gloriosa página?

santibilbo dijo...

A ESA, esa.Eso sí que es espacio, tiempo, y acción.Y lo que está fuera de campo y lo que está fuera del coche( porque vuela).Y encima Bats, al soltar la hostia parece que esta conduciendo la furgo como un jipiflower

Pepo Pérez dijo...

Acabo de acordarme de que en LA BROMA ASESINA, por lo visto, había un guiño homenaje a esta historieta. Lo leí en el blog de Bruce.

Santiago García dijo...

Ocurre algo raro con los colores de las dos últimas páginas que has subido, Pepo. Compáralos con la primera y verás que se han alterado y están defectuosas, no sé si por algún error informático al subirlas a internet.

Pepo Pérez dijo...

Es el color que le dieron al recolorear la historieta en algún momento a finales de los 80. No la tengo en otra versión... salvo la primera página, que sí es color original (la pillé del blog de Bruce).

Santiago García dijo...

Ah, entonces me estás diciendo que no es un color defectuoso, sino mejorado, ¿no?

Pepo Pérez dijo...

Eso es. Mierda-mejorado.

Bruce dijo...

Qué post tan chulo te has marcado, estaba de viaje y acabo de verlo.
Lo bueno de llevar disfraz es que siempre puedes quitártelo y mezclarte con la gente 'normal'...

Bruce dijo...

Acabo de subir la historia entera con su color original.

Mo Sweat dijo...

Una maravilla, Neal Adams en todo su esplendor y un Dennis O'Neil inspirado realizaron una auténtica historia de culto. Es sin ninguna duda una de mis historietas favoritas de esa obra maestra que es el Batman de Neal Adams... junto a aquella del segador.

Saludos.

Pepo Pérez dijo...

Joder la del segador, otra barbaridad de O' Neil-Adams. Sí, señor. Bruce, voy a enlazarte, gracias.

Alvy Singer dijo...

Glorioso, Pepo!

PAblo dijo...

Muy interesante el análisis Pepo.

A mí la última viñeta me ha sugerido otra referencia cinematográfica quizás más escondida. A ver que te parece a tí. Te dejo el enlace a la entrada en la que lo comento.

http://ellectorimpaciente.blogspot.com/2010/10/vueltas-con-el-final-de-batman-y-la.html

Impacientes Saludos.

Pepo Pérez dijo...

Gracias, PAblo, voy a ver a tu blog...

sad dijo...

Marquise Formen sind auch beliebte Wahl thomas sabo 2010 mit Überlänge und Spitzen. Discount Hochzeit Schmuck ist nicht immer thomas sabo online shop eine einfache Entscheidung. Stellen Sie sich vor Ihrem thomas sabo uhren großen Tag steht vor der Tür und du steckst fest, was mit Accessorize. Sollten Sie ohrringe creolen Ihren alten Schmuck? Leihen Sie etwas? Oder verbringen Sie ein kleines Vermögen, damit Sie thomas sabo armketten gut aussehen auf Ihrem Hochzeitstag?