sábado, 31 de julio de 2010

UN PROFUNDO IMPACTO EN LA MANERA EN QUE VEO EL MUNDO

(Aviso de spoilers: si no has leído THE DEATH-RAY, de Daniel Clowes, a continuación se revelan cosas del argumento)
"No lo hice para hacer sentir mal a nadie por leer tebeos de superhéroes o para que se replantearan sus preferencias si eso es lo que les gustaba. No trataba sobre eso, necesariamente. Había varias cosas: escribí la primera versión de la historia cuando tenía 15 años, después de leer por primera vez todos los cómics de Spiderman de Steve Ditko. Me impactaron a un nivel muy personal. Vivía con mis abuelos y yo era un muchacho canijo bastante bobalicón tipo Peter Parker. "Mirad, soy realmente genial pero nadie puede verlo salvo mis abuelos". Había esta resonancia con aquel ego desmesurado de adolescente, y me recuerdo incluso pensando entonces, sin aplicar ningún tipo de crítica, "Tío, si sólo tuviera superpoderes haría esto y aquello". No tenía nada que ver con la justicia o con ayudar a la gente; todo era sobre vengarme de chicos y de imaginarme cómo conseguir dinero para comprar tebeos y discos. Fue realmente el principal proceso mental primario.

Y pensaba, "Bien, por supuesto, eso era lo que todo el mundo haría". Nadie saldría con un escudo a aporrear a los comunistas o algo así. Así que ésa era la historia de la que iba a tratar. En aquel entonces nunca llegué a pasar de la primera página de la historia, así que nunca la hice. Y cuando finalicé Ice Haven estaba pensando en todas las ideas sobre cómics que podía hacer, y pensé que la cosa más estúpida del mundo que alguien podría hacer jamás sería una historia de "superhéroe-en la vida real". Ésa es verdaderamente la idea más estúpida que hay. Por consiguiente, tenía que hacerla. Si podía aceptar que era una idea terrible para llevar a cabo, entonces podría llevarla hasta cualquier grado que quisiera y tener libertad total.

Sabes, no va sobre nada; es simplemente de este personaje que tiene superpoderes, un tipo que entiendo completamente por dentro y por fuera, y sobre lo que eso significaba [...]. Intenté asegurarme de no mirar ningún cómic de Ditko mientras trabajaba en esto porque pensé que me dejaría llevar. Intenté capturar el Ditko que existe en mi mente, que es una cosa muy poderosa ahí dentro [se ríe]. Empleé realmente mucho tiempo estudiando aquel material cuando era más joven, y hasta hoy sigue teniendo un profundo impacto en la manera en que veo el mundo. Hay algo en ese material que... No lo sé. De algún modo capturó esta tristeza única y solitaria y la puso en forma de cómic, y cuanto más lees sobre Ditko más te das cuenta de lo bien que captó su propia y extraña personalidad".
Daniel Clowes, entrevistado por Ken Parille en 2009 acerca de THE DEATH-RAY (2004). La entrevista aparece recogida en DANIEL CLOWES. CONVERSATIONS (editado por Ken Parille y Isaac Cates, University Press of Mississippi, 2010, pp. 190-191), en cuya contraportada por cierto se describe así a Clowes:

"Daniel Clowes (1961) emergió del boom del "cómic alternativo" de los ochenta como uno de los historietistas más significativos y una de las voces más distintivas en el desarrollo de la novela gráfica. Su cómic serializado Eightball, recopilado en libros como David Boring, Ice Haven y Como un guante de seda forjado en hierro, ayudó a establecer los estándares de sofisticación y complejidad para el medio. El guión para Ghost World, que Clowes co-adaptó (junto a Terry Zwigoff) a partir de su novela gráfica del mismo título, fue nominado para un Oscar de la Academia".