lunes, 12 de julio de 2010

MALO PARA LOS NIÑOS

"Los comic books tipo Superman tienden a la fuerza y a la superfuerza. El Dr. Paul A. Witty, profesor de educación en la Universidad de Northwestern, ha descrito bien estos cómics cuando dijo que "presentan nuestro mundo como una especie de escenario fascista de violencia, odio y destrucción. Creo que es malo para los niños", continúa, "tener esa especie de dieta recurrente... [ellos] ponen mucho énfasis en una sociedad fascista. De este modo, los ideales democráticos que deberíamos estar persiguiendo se pasan más o menos por alto".

Realmente, Superman (con una gran S en su uniforme -deberíamos estar agradecidos, supongo, de que no sea una S.S.) necesita una cadena interminable de todos los posibles subhombres, criminales y gente de "aspecto extranjero" no sólo para justificar su existencia sino incluso para hacerla posible. Es esta característica la que genera en los niños una de dos actitudes: o bien una fantasía de ser superhombres, con los consiguientes prejuicios contra los subhombres, o bien les hace ser sumisos y receptivos a las lisonjas de hombres fuertes que resolverán sus problemas sociales por ellos... mediante la fuerza".
El psiquiatra Fredric Wertham en su colección de ensayos SEDUCTION OF THE INNOCENT, 1954.

1 comentario:

La pequeña Delirio dijo...

Te has hecho con uno??? ;)