sábado, 31 de agosto de 2013

NADIE PENSABA QUE ESTO FUERA UNA FORMA DE ARTE.


–Tuve 60 páginas de los originales de Neal Adams porque los iban a tirar a la basura y alguien en el departamento de producción me dijo: "Estas historias son tuyas, también podrías cogerlas, porque de lo contrario van a ir a la trituradora de papel". La mejor historia de terror que conozco es Príncipe Valiente, los originales de Hal Foster; en la agencia [syndicate] los ponían en el suelo cuando llovía para que la gente no ensuciara el piso. 
–[Hace sonidos de dolor.] ¡Oh, Dios mío! 
–Pero así eran las cosas... Nadie pensaba que esto fuera una forma de arte; era producto. Creo que salvo unas pocas excepciones, Eisner una de las más conspicuas, la mayoría de la gente que estaba trabajando [en el cómic] pensaba simplemente: "Bueno, se trata de un cheque". Danny Fingeroth hizo un libro llamado Disguised as Clark Kent, sobre los judíos en los cómics, y para muchos de esos tipos a finales de los años treinta no había demasiadas oportunidades; incluso en los pulps parece que no eran bien recibidos. Por eso los cómics eran una manera de poner algo de comida en la mesa.
Denny O'Neil (texto normal), en conversación con Matt Fraction (en negrita), publicada en The Comics Journal #300 (2009)

2 comentarios:

Carlos Rioja dijo...

Uff, lo de los originales de Foster sí que duele O_O

Robur dijo...

Acojonante, una cosa mas para la lista de: Si alguna vez pillas una maquina de viajar en el tiempo. Eso si, hay que reconocer que al tamaño que trabajaba Foster con tres o cuatro paginas les enmoquetaba un cuarto.