jueves, 31 de mayo de 2012

EL DINERO, LA ROTULACIÓN, LOS MARCOS, LOS CÓMICS (DIGITALES O NO)

«El libro no va realmente sobre el dinero, no más que un viaje trata del avión. Sé que digo esto en el título de la portada, pero eso es sólo parte del arte del narrador. Todo el mundo quiere saber algo de dinero. Hice un pase de diapositivas / charla recientemente, con entrada gratuita, que estaba basado en mi nuevo trabajo. Comencé diciendo: "Cualquiera que piense que esto va a ser un seminario sobre inversión mejor que se vaya antes de que empiece". 
Todos se rieron y nadie se levantó. Pero un par de minutos después de empezar, un par de personas mayores sentados a la derecha, en la parte delantera, se pusieron de pie y se marcharon. Las ideas sobre cómo consolidar sus activos menguantes y cómo repartir su patrimonio las van a tener que sacar de otro sitio. 
Lo que pasa es que el dinero es el lugar de nuestros tropiezos más amargosEl dinero es una historia. Cómo se ganó y cómo se perdióel ascenso y la caída del imperioEs muy revelador que los grandes culebrones de los ochenta tratasen de dinero. DinastíaDallas. 
Pero bajando a lo personal, no quería dar a entender que un artista tenga más problemas de dinero que cualquier otra persona, así que tampoco va de esto. Aunque a raíz de la crisis financiera mundial todos hemos estado pensando sobre el dinero un poco más de lo que solíamos hacer últimamente».

Eddie Campbell habla sobre su nueva novela gráfica, THE LOVELY HORRIBLE STUFF –que se publica ahora en inglés de la mano de Top Shelf, en libro físico y también en versión digital–, y Chris Mautner le ha entrevistado para la revista The Comics Journal. Traduzco lo que más me ha llamado la atención de su entrevista:
«La mayoría de la gente da por sentado un montón de cosas, como lo que vale una cosa y cuánto le deben pagar por una hora de trabajo, etc, pero para unas cuantas personas nada llega sin un conjunto de negociaciones. Igual que ponerse de acuerdo sobre cuánto se va a pagar, después, cuando llega el momento, tener que llamar por teléfono hasta que eso ocurre, y luego tener que conducir el dinero a través de canales internacionales de cambio. Nada vale lo mismo dos veces. No doy nada por sentado. Hubo una época en que sacaba dos dólares australianos por uno estadounidense. Ahora consigo menos de uno. Y yo consigo todos mis ingresos de países extranjeros, así que multiplica el problema por euros y libras. De modo que sí, creo que veo el dinero de manera diferente al ciudadano medio. Explicárselo a mi esposa es donde reside la dificultad.
[...] ¿Hay beneficios entonces en el dinero? ¿Siempre nos trae problemas a la larga, en tu opinión, y saca a la luz lo peor de nosotros?
La verdad es que sólo escuchamos hablar de ello cuando las cosas van mal. Hay gente de todo el mundo poniendo en silencio su dinero en fondos de jubilación. Se retiran y mueren y nunca alteran la superficie del agua. En algún otro lugar, la Atlántida se hunde bajo el mar, o se despierta el Kraken».

Sobre el uso del ordenador, el proceso de realizar este libro y el cómic digital en general:
«Lo rotulé y dibujé a tinta. Aunque luego quité una gran parte del dibujo a tinta. Me di cuenta de que lo estaba usando como guía la mayor parte del tiempo. Una vez que tenía el color vi que gran parte del dibujo a tinta sobraba. Y en cuanto a las fotos, me fui a Yap con una gran cantidad de material de dibujo, pero había mucho para grabar en muy poco tiempo y demasiadas preguntas que hacer, así que lo fotografié, y una vez hecho eso, tenía sentido poner simplemente las fotos en las viñetas. Ya había estado poniendo fondos de fotos en una gran cantidad de viñetas de la primera mitad del libro. Es una manera de moverse rápidamente a través de él. Por otro lado, algunas de las cosas que parecen fotos llevan una decena de componentes que agrupé para conseguir la foto que necesitaba. Todo va de hacer imágenes, y encontrar las formas más eficaces de hacerlo. Pero creo que lo he apañado todo dentro de mi propio idioma historietístico. 
[...]  Siguiendo con el asunto de la tecnología, ¿cuál es tu impresión sobre los cómics digitales¿Cómo te sientes acerca de la gente que lee su trabajo exclusivamente on line o mediante lectores digitales¿Crees que la versión en papel es superior o no tienes preferencias?

Los únicos cómics que estoy leyendo en este momento son las viejas historietas románticas de la colección de Jim Vadeboncoeur, a medida que se escanean y se cuelgan en el Digital Comic MuseumDisfruto mucho de su lectura porque puedo hacer zoom cada vez que quiero¿Quién necesita el papel? Creo que es bueno que alguien se está ocupando de los originales, en los museos o lo que sea, algo que nunca debemos dar por sentado. Espero que Bill Blackbeard obtenga algún reconocimiento en el Comics Hall of Fame este año. Nunca deberíamos subestimar el servicio que este hombre ha hecho por nosotros. Pero, a la hora de leer, sólo es información. Y la forma en que ocupe menos espacio está bien para mí
».


Eddie Campbell utiliza el marco de la viñeta hecho a mano para integrar en el mismo lenguaje visual la rotulación y el dibujo manuales con las fotos y efectos del Photoshop. Ese detalle, el marco dibujado a mano alzada, no es nimio sino más bien lo contrario.

«[...] Quería preguntarte sobre los marcos de la viñeta. En la mayoría de las historias de Alec tiendes al marco dibujado a mano (a diferencia de Bacchus o de The Playwright, que está hecho a a regla en su mayor parte). En Stuff, sin embargo, los marcos —cuando los usas— parecen incluso más bastos de lo habitual y me preguntaba si eso era intencionado, y si es así por qué. 
La cuestión aquí es que las imágenes son muy pequeñas en este libro. Bueno, en realidad, la página para empezar es pequeña. Yo creo en dejar mucho espacio a la rotulación. Te sorprendería la cantidad de tiempo que paso con la rotulación, para que se vea urgente, pero suelta y dinámica. Las imágenes son muy diferentes, siendo muy densas. Así que los marcos median, poniendo las imágenes en el mismo entorno que la rotulación. La relación entre los elementos siempre está cambiando, porque si cambias una cosa, como colorear con ordenador, que saca la dinámica del pincel, entonces todo lo demás debe adaptarse».
Viñetas de KRAZY KAT, de George Herriman
«[...] La rotulación es completamente al azar. La hago una y otra vez hasta que se ve bien, o me doy por vencido, lo que ocurra primero. Mi idea de una buena rotulación es George Herriman. Está más allá de la crítica. No puedes tomar su rotulación y reemplazarla con otra cosa. Eso no quiere decir que no haya alguien por ahí pensándolo en este mismo momento. De todas formas, la rotulación siempre la hago primero y todo lo demás tiene que encajar alrededor de ella. Reescribo el guión sobre la marcha si no puedo conseguir rotularlo en las líneas uniformes. En algún lugar del renglón me pongo a pensar en las imágenes, pero en esta etapa de mi carrera sólo escribo un texto que ya contenga la sugerencia de una imagen que vaya con él. Así que todo encaja con mucha rapidez».

«[...] Eres muy duro contigo mismo en algunos casos en Stuff: tus peleas con tu esposa, con tus hijos, etc. ¿Alguna vez te preocupas de que no estás siendo justo contigo mismo o con otros o, tomando el punto de vista contrario, de ser demasiado indulgente? ¿Te esfuerzas para ser exacto al recrear los sucesos de tu vida o prefieres confiar simplemente en la memoria? 
No voy a preguntar sobre las partes a las que te refieres. Me doy cuenta cada vez más de que no puedo soportar revisar las cosas en la cabeza. Ahora que está en la página sería bueno seguir adelante. Pero lo verdaderamente importante es recordar que se trata de historias. Que me sucediera a mí o a alguna otra persona, o que no sucediera en absoluto, no es lo importante. La obra terminada es lo que cuenta. Es como usar fotos de referencia. Si eso hace el trabajo mejor, entonces es bueno. Usar sucesos reales es bueno si hace mejor arte. Cambiar los hechos es bueno si lo hace mejor arte. No es bueno si lo único que consigue es evitar herir los sentimientos. Si he usado un suceso de la vida real es porque sé que nunca podría inventarme las cosas que dice lo que ese suceso dice. Es como usar una foto para que el giro de un tobillo se vea correcto, o el modo exacto en que las cosas se reflejan en el ojo. Lo único que importa es el trabajo en la página. 
Finalmente, ¿cuál es tu impresión sobre el estado actual de la industria del cómic? ¿Crees que –para volver al tema de tu último trabajo– la recesión mundial ha dañado drásticamente las cosas después de lo que parecía ser el comienzo de una aceptación más amplia del medio?
Los cómics son tan malos que no viene al caso intentar averiguar por qué la industria es débil. Si los cómics fueran mejores cabría preguntarse por qué esas obras geniales no están atrayendo a un público mayor. Esperemos hasta que valga la pena hacerse esa pregunta».

El resto de la entrevista de Chris Mautner, aquí