jueves, 11 de octubre de 2012

MOTHER BOX

or THE LIFE AND TIMES OF CHRIS WARE

En la parte trasera de la caja:


TODO LO QUE NECESITAS
para leer la nueva novela gráfica
BUILDING STORIES:

14 libros, folletos, revistas, periódicos y panfletos distintivamente discretos.
Con el aumento de la incorporeidad electrónica de la existencia, a veces es reconfortante –tal vez incluso necesario– tener algo a lo que agarrarse. 



Se decía y se repetía que la novela gráfica era solo un formato, incluso un formato restrictivo. Chris Ware parece preguntarnos silenciosamente: "¿sí, pero qué formato? ¿El del libro, el comic book, la tira de prensa, el tabloide desplegable gigante, el librito de tapa blanda, el álbum de tapa dura?" 

No, la novela gráfica no es "un formato", es una sensibilidad. Una manera de ver el cómic y de hacer cómics. La elección del formato –o formatos– viene después, acorde a la obra concreta y a la intención del autor. Y, como demuestra también Ware, elegir ese formato es competencia exclusiva también del autor.

A los que piensan que la novela gráfica tal como hoy la conocemos "ha existido desde siempre", esta madre de todas las cajas de Chris Ware parece preguntarles también, ¿en qué momento anterior de la historia del cómic un autor ha podido publicar su nueva obra en semejante formato-multiformato? En otras palabras, ¿en qué momento del pasado un historietista pudo siquiera concebir una obra semejante? ¿Tal vez los autores de la era dorada de las tiras de prensa, con su espacio estándar y estrecho, estrictamente limitado por la agencias de prensa y los periódicos que les compraban las tiras? ¿Tal vez los hacks del comic book grapado, entre los años 30 y los 80? ¿Tal vez los autores españoles de las revistas del "boom del cómic adulto"? ¿O, tal vez incluso, los autores de las novelas gráficas de los ochenta, cuya sola recopilación de la obra en un libro parecía milagroso? 

Y si alguien piensa que el formato no condiciona el contenido, que el continente no determina por completo y de antemano lo que es concebible incluir dentro de él, yo me lo pensaría dos veces, forastero.


No se vayan todavía aún hay más: la pegatina promocional que viene en el plástico que envuelve la caja milagrosa, una caja que hay que tener en tus manos, verla, abrirla y desplegarla, para creerla:

"Building Stories de Chris Ware reúne el tipo más raro de brillantez; es a la vez conmovedora, graciosísima, chocantemente íntima y profundamente reveladora. No hay un artista gráfico vivo o muerto que haya usado la forma de este maravilloso modo para transmitir el paso del tiempo, la soledad, la nostalgia, la frustración o la dicha.

Queda a la elección del lector dónde y cómo empezar esta obra monumental... la única pena que tendrá al empezarla es saber que va a terminar". 
–J. J. Abrams
-------

Más: La caja mágica con movimiento y música

7 comentarios:

Octavio B. (señor punch) dijo...

joder,
Joder joder joder.
este hombre va a volvernos locos, cada obra que saca es un feliz no cumpleaños auténtico, una fiesta.

Robur dijo...

¿Alguien diseñara unas estanterías para las novelas gráficas con formato poco convencional? Que sino acaban siempre como veo tu caja, triunfantes en lo mas alto de las bibliotecas caseras.

Debe ser una estantería absolutamente asimétrica con unos estantes de exposición horizontal para guardar el 300 o el Eternauta de Norma o El salon, otras muy altas para Quimby the Mouse o la cajita esta (cada vez que la veo me parece mas un juego de mesa complicado, a ver si me llega pronto)o las ediciones de tiras de prensa a formato dominical, otros estantes par el formato album, otros de tamaño libro normales para las muchísimas novelas gráficas que salen en el formato presuntamente homónimo.

Si la hace ikea Ware podría dibujar los planos para montarla, y una versión a escala recortable, y se vendería de fabula.

Santiago Garcia dijo...

"Si la hace ikea Ware podría dibujar los planos para montarla, y una versión a escala recortable, y se vendería de fabula."

Ja ja ja, comment del año.

Mikel dijo...

Vamos, que solo le falta hacer "ping ping ping", no? Menuda PASADA de edición!

Jeune Albert dijo...

Es curioso, yo he guardado la pegatina promocional dentro de la caja, porque me parecía una cita a tener en cuenta y me daba pena que se fuera a perder ocn el plástico.

Y sí, la experiencia de abrirla es de lo más parecido a los reyes magos.

Por cierto, buenísima edición y para los que la pidieran por pre-order baratísima.

Pepo Pérez dijo...

Yo también la he guardado, ja ja... y sí, increíblemente barata en pre-order.

Jeune Albert dijo...

Por cierto Pepo

Gracias por esta serie de comentarios sobre Ware. Espectaculares, has puesto en palabras muchas cosas que se me ocurrían pero no acababa de darles forma.
y para la gente que no la tiene más impagables todavía.