jueves, 12 de junio de 2014

la revista que fue Jueves (adenda)

Veo dos claras constantes entre 2007 y 2014, caso El Jueves:

1) Príncipe en portada en las dos ocasiones. «A mí me podéis tocar, pero a mi hijo ni toserle».


2) Mano negra king kong five. «La Casa Real no ha tenido que ver», declaraban en 2007, declaran en 2014. Cualquier jurista sabe que un juez no ordenaría a las alturas de 2007 el secuestro de una revista en kioscos por semejante tontería, aquella portada; solo una «orden directa» pudo ocasionar eso, y ya sabemos qué les sucede en este país a los jueces desobedientes. Preguntadle a Garzón y a Elpidio, entre otros. En 2014 repetimos la jugada pero ahora de manera bastante más sutil, a ver si la portada desaparecía antes de que fuera vista, como si no hubiera existido; así, borrando las huellas y haciendo desaparecer el cadáver para que ni siquiera se supiera que había habido crimen. SIN EMBARGO, la huella delatora es que la portada de 2014 sí pudo verse brevemente en internet antes de salir de imprenta; ahí fue descubierta por la mirada atenta del Servicio de Prensa, que para eso están todos los días oteando el paisaje. De ahí al resultado final solo hay un telefonazo. Lo digo en plan suavón, a lo Arcadi Espada, ese hombre que afirmó lo de la impunidad del viñetista. Quien quiera entender que entienda, listen to the beat beat beat of the song song.