sábado, 2 de noviembre de 2013

EVEN BETTER THAN THE REAL THING

No es la primera vez que lo pienso viendo otras películas suyas, pero Captain Philllips me lo ha vuelto a confirmar. Un director que confunde el estilo con los tics: mover la cámara todo el rato como cuando hacía documentales, ahora fingidamente, da igual que se trate de recrear el 11-S en uno de los aviones secuestrados —United 93— o una de espías en Bourne. Un poco como hacen algunos dibujantes. Quiero decir, están los grandes dibujantes, que saben que dibujar de manera personal no significa dibujar las formas con los mismos trucos epatantes repetidos una y otra vez (tics), y luego están los otros. Paul Greengrass, en cine, creo que pertenece a este segundo grupo. La película es, no cabe duda, absorbente y «electrizante», impactante en su aparente veracidad —la mayoría de marineros de la película son reales, no actores, igual que 10 (ex)comandos de los SEALs que aparecen en el filme—, pero al cabo vacía. Exactamente como otras suyas que había visto. Sales del cine y punto, no hay huella. 

Con Tom Hanks de por medio me dio por pensar qué hubiera hecho Spielberg con un material de partida como éste, la historia real del Capitán Phillips secuestrado por piratas somalíes, suponiendo que el judío de oro hubiera visto ahí «tema personal» y le interesara explorarlo en una película. En ese caso, estoy seguro de que hubiera hecho algo bastante más nutritivo, y desde luego no meramente ilustrativo como esto. No, no creo que 
Captain Philllips sea una mala película, técnicamente hablando, al contrario. Lo que pasa es que en cuestiones artísticas, a veces (o a menudo), decir que algo es «técnicamente irreprochable» significa que no puedes decir nada mejor que eso. 

Lo más impresionante para mi gusto: la primera parte en el mercante y la interpretación de Barkhad Abdi como líder de los piratas somalíes (los otros piratas tampoco es que sean mancos; ninguno de ellos era actor profesional). Abdi es un somalí que vive en Estados Unidos desde los 14 años; sus padres huyeron de Somalia escapando de la guerra civil y terminaron emigrando a USA. Trabajaba de chófer cuando le seleccionaron para esta película.

---

"VAMOS A CAMBIAR ALGUNAS COSAS EN LA HISTORIA". La verdad es que, para un exdocumentalista como Greengrass, negociar con estos "pequeños cambios" en la historia real es, como mínimo, sorprendente.