lunes, 7 de abril de 2014

amaral, el video: el diagnóstico.



Ratonera, el videoclip de Amaral que ha estado hoy en todos los medios, tanto «tradicionales» (lo he visto hasta en El País y en algún telediario nacional) como redes sociales, puede ser criticable por burdo, demagogo o panfletario, pero para mí esa no es la cuestión relevante aquí. Si hasta Amaral (¡Amaral!) quiere estar «ahí», lanzando una satira política tan directa (han acudido a Alberto González Vázquez, guionista y director del videoclip, que por cierto es entre otras cosas autor de cómics) y, en fin, demoledora, es que el resentimiento que los políticos han generado en nosotros es ya un asunto literalmente MAINSTREAM. Amaral tiene su (gran) público y si hacen esto es porque perciben, se equivoquen o (más bien) no, que también van a ganarse las simpatías de sus seguidores con semejante videoclip. Bueno, de hecho para empezar han logrado estar en boca de todos hoy. Y no veo grandes críticas contra la sátira «ratonera» sino más bien aquiescencia.

Esta es la auténtica «mayoría silenciosa» a la que apelaba Rajoy, solo que ni es la que él pensaba ni está silenciosa. Si yo fuera político, estaría preocupado pero de verdad. A ver si ahora también acusan a Amaral de «terroristas antisistema»...



O sacan alguna ley para prohibir semejantes «atentados» al «bien común».