viernes, 18 de octubre de 2013


«Los premios y ayudas son fundamentales. No sólo por su labor económica, sino moral. Quizá suene un poco dramático, pero la beca Alhóndiga era casi la única esperanza para un autor novel español que quisiera hacer un cómic sin tardar una década en ello. Aquí, a diferencia de muchos autores franceses, tenemos que trabajar de lo que sea y buscar un hueco para lo nuestro. Es duro y frustrante. Cada vez hay más gente que quiere hacer y leer comics, en España hay un gran nivel, pero a este paso...» 
«Lo más probable es que sin la beca Alhóndigakomik (Bilbao), el libro no existiera, en efecto. Yo escribo muchas historias, pero pocas veces tengo el tiempo o la motivación suficiente como para llevarlas a cabo de forma definitiva -asegura Nadar-. Si no puedo ofrecerle la dedicación que merecen, me canso y las abandono. La beca Alhóndiga representó la oportunidad, el desafío y la obligación de tener que desarrollar y finalizar una obra. Y no a tiempo parcial, sino completo. Gracias a la beca pude realizarlo y cumplir un sueño que parecía lejano».
«Por desgracia el sueño francés se acabó y ahora no tengo trabajo. Sin embargo estoy trabajando de lo lindo en una nueva historia, más "generacional", que aborda temas propios de la juventud actual cuyo título provisional es El mundo a tus pies y de la que espero buenos resultados. También intento abrirme camino en el difícil mundo de la ilustración. Pero eso es otra historia...»
Pep Domingo, Nadar, 2013, entrevistado por Jesús Jiménez en RTVE.es

Hace un año...