sábado, 3 de diciembre de 2011

EL 99%

"El problema económico es extraño...

La economía siempre es extraña. No estamos hablando de algo que sea verdaderamente real. Para investigar un capítulo de Jerusalem, he leído un par de libros sobre economía para ver si podía entender los hechos de la situación. Me sorprendió cuando me enteré del valor de los bonos derivados, en 2008. Son bonos que tienen valor por sí mismos, y que una vez estuvieron conectados a algo real; podrían haber sido bonos hechos para vender un rebaño de ovejas, pero pueden ser vendidos e incrementar su valor. El valor nominal de los bonos derivados de todo el mundo estaba en el área de los sesenta trillones. Exactamente diez veces la producción económica de todo el planeta, que es alrededor de seis trillones. Esto significa que la brecha entre lo que los economistas y lo que las fuerzas económicas mundiales y los bancos pensaron que tenían que jugar, y lo que realmente existía, era de cincuenta y cuatro trillones. Esa es, me parece, la profundidad del agujero en el que estamos.

Así que algo tiene que hacerse al respecto. Me permito sugerir la decapitación de los banqueros, pero al mismo tiempo que sería muy satisfactorio y nos animaría, es probable que no consiguiera nada práctico para cambiar la situación. Decapitar a la moneda. Cambiar la moneda, ¿por qué no? Eso debilitaría a todas las personas que habían comprado en esa moneda, pero significaría bastante más autonomía para el resto de nosotros, el otro 99 por ciento".
Alan Moore, entrevistado en Honest Publishing, sigue

18 comentarios:

Jordi Bravo dijo...

Es refrescante leer a Moore después de los despropósitos de Miller. Como bien dice, necesitamos recuperar la economía basada en lo real y tangible y lejos de la nube de especulación con que juegan los economistas. Yo estoy harto de escuchar economistas salidos de ESADE (donde aprendió a ganar dinero Urdangarín) que solo le hacen el juego a la banca y no paran de repetir que es culpa de la gente de a pie. Lo que comenta Moore me recuerda una idea similar en la gran novela Criptonomicón de Neal Stephenson, pero si la cuento destripo la trama. Gracias por postearlo.

Celestino dijo...

Santo Moore....si el vacío especulativo es de 54 trillones apaga y vámonos...de esta no sale ni cristo...

:(

Pepo Pérez dijo...

("trillones" no en sentido norteamericano, pero sí, vaya, es enorme)

Raúl Expósito dijo...

En este enlace leí que el PIB mundial (un indicador más o menos adecuado de lo que viene a ser la "economía real") está en 60 billones de dólares, mientras que en el mercado de derivados financieros se mueven 600 billones de dólares al año.

Es decir, lo que se produce en todo el mundo en un año en bienes y servicios "tangibles" apenas llega al 10 % de lo que se mueve en los mercados especulativos de derivados financieros.

Es una locura. En serio, es una locura.

Raúl Expósito dijo...

Perdón, se me olvidaba el enlace:

http://www.elblogsalmon.com/economia/la-burbuja-de-los-600-billones-de-dolares-que-esta-a-punto-de-explotar

Pepo Pérez dijo...

eso es, Raúl, gracias, 60 billones de $ de PIB mundial frente a 600 billones $ de derivados financieros.

capitalismo TARDÍO. En su fase terminal, que dirían algunos. Loco, fuera de toda medida racional, como bien dices tú.

Raúl Expósito dijo...

Es que es un sinsentido. Se supone que el sistema financiero aparece "de forma natural" para garantizar los flujos de capital de los ahorradores a los inversores, de forma que este capital se pueda asignar de la forma más eficiente posible a los destinos más adecuados.

Un buen ejemplo de esto sería el nacimiento de las primeras Bolsas de Valores en los mercados holandeses para que las empresas que comerciaban con las colonias pudieran obtener financiación...

Pero en el momento en el que un sistema supuestamente surgido para servir de apoyo a la economía real mueve diez veces más que todo el dinero que ésta genera, algo huele mal en Dinamarca, amigos...

Y los culpables están muy claros: los neocon y neoliberales. Y esto no es un daño de un lustro. Esto es algo que se ha ido forjando desde la llegada al poder de Reagan y Thatcher. Nos ha explotado en los morros ahora, pero la explosión ha sido como la de una bomba nuclear. El envenenamiento radiactivo nos va a dejar bien jodidos por unas cuantas generaciones.

Pepo Pérez dijo...

"Y los culpables están muy claros: los neocon y neoliberales. Y esto no es un daño de un lustro. Esto es algo que se ha ido forjando desde la llegada al poder de Reagan y Thatcher. Nos ha explotado en los morros ahora, pero la explosión ha sido como la de una bomba nuclear. El envenenamiento radiactivo nos va a dejar bien jodidos por unas cuantas generaciones".

Coincido en tu diagnóstico, Raúl. Me temo. Asombrosamente, casi diría que asquerosamente, hay muchos neoliberales que están aprovechando la crisis creada por sus políticas ("el neoliberalismo no existe como tal", una consigna repetida que me hace mucha gracia) para afirmar que la culpa sigue siendo del ESTADO DEL BIENESTAR, del ESTADO SOCIAL. Tiene tela, eh? El mismo Estado Social que ellos llevan años desmontando, especiamente tras la caída del muro comunista. Desmontando en realidad es un eufemismo para no decir SAQUEANDO, puesto que lo que ha salido a la venta era patrimonio público, salido de los impuestos pagados religiosamente por varias generaciones. Empresas públicas enormes, con un patrimonio e infraestructuras enormes, etc.

Al grano. Tienen el morro de creer (seguro que lo creen "sinceramente", puesto que conviene a sus bolsillos) que la causa de esta crisis es el Estado del bienestar, y que por tanto hay que acelerar su desmontaje. "Más recortes, más ajustes, menos Estado y todo irá mejor, saldremos de la crisis". Lo sé, parece un chiste, pero lo he leído, lo dicen en serio. Y me recuerda a algo que afirmaba hace poco Zizek: que esa reacción le recuerda a la que había en el comunismo terminal poco antes de su caída total, que achacaba su espiral de crisis justamente a que el sistema no era lo suficientemente "puro", que aún necesitaba librarse de impurezas capitalistas, avanzar en el Estado comunista, más reformas anticapitalismo, etc. Aquí:

http://www.youtube.com/watch?v=9oC7vS2TuvQ

(el video lo han subtitulado al castellano además, acabo de descubrirlo)

Ahora se afirma lo mismo, pero desde el otro lado del modelo económico. "El problema es el Estado", luego acabemos con él, el sistema aún no es lo suficientemente liberal, necesitamos más reformas estatales, recortes, etc. La crisis es la excusa perfecta para avanzar en el desmontaje, agravada por los intereses demenciales de deuda pública que determinados EStados estamos pagando, exactamente por cierto como les sucedió a los Estados sudamericanos en los 80 y 90.

Si hacemos caso a la comparación de Zizek con el fin del comunismo, todo este frenesí de medidas para "avanzar en el neoliberalismo" sólo son 'desperate measures' que están diciéndonos que el capitalismo está al borde su desplome.

Y si somos sinceros con nosotros mismos, aunque sepamos que eso nos va a joder vivos, como tú dices, en cuanto individuos y como sociedad, a nosotros y a nuestros hijos-nietos, creo que podemos llegar al a conclusión de que es lo mejor que le puede pasar al planeta en su conjunto. El sistema económico actual ha fracasado, es insostenible, y como tal está condenado a caer. Es un sistema que surgió en un mundo tan diferente al nuestro, con tanta gente en el planeta ahora, y tantos países desarrollados o en vía, que no sirve para el mundo actual o del futuro inmediato. La caída del capitalismo podrá tener lugar antes o después, pero no veo otra salida. No hablo ahora de mis deseos o de mi ideología, eh? Yo es lo que veo en el horizonte. Igual me equivoco, pero es lo que apuntan las "señales" que hay por todas partes.

Raúl Expósito dijo...

El problema para un cambio de rumbo, para un volantazo, es que los que mandan, los que controlan el poder, son proporcionalmente más poderosos que nunca. Los gobiernos de los estados están en manos de las entidades financieras. Total y completamente. Esas mismas entidades financieras a las que se vieron obligados a salvar para que el sistema no reventara les tienen cogidos por los huevos (especialmente sangrante en el caso europeo, pero no divaguemos, que esto da para mucho...)

Como decía. Como a la gente que controla el poder (que no son ni Merkel ni Sarkozy), les viene bien a corto y medio plazo que se desmonte el Estado del Bienestar, eso es lo que toca... El problema es que, a largo plazo, están siendo tan miopes con la política económica como lo están siendo con la política medioambiental. Para que una economía pueda crecer sin desequilibrios, es imprescindible que no haya una gran desigualdad, porque es el consumo de una clase media amplia y poderosa la que estimula la inversión y el crecimiento. Con estos ajustes y recortes draconianos, lo único que están haciendo es empobrecernos de manera miserable...

A corto plazo, esto puede suponer un beneficio para los bancos porque si se desmontan los sistemas públicos de pensiones aumentarán los fondos privados, por ejemplo... Pero una población mundial cada vez más empobrecida van a perpetuar esta crisis... En este sentido, me parece especialmente indignante una noticia que he leído hoy en Público, según la cual el BCE recomendó a ZP que creara un nuevo modelo de contratación: los 'minijobs', contratos especiales para jóvenes a cambio de 400 € al mes... Repito, 400 miserables € al mes... Con estas noticias, llego a la conclusión de que lo que quieren es maquillar las cifras del paro para poder decir que estamos alcanzando el pleno empleo, pero... ¿de verdad pueden sentirse satisfechos con la marcha de la economía instaurando un nuevo régimen de semiesclavitud?

El enlace es éste: http://www.publico.es/dinero/410972/el-bce-pidio-a-espana-crear-minijobs-trabajos-con-sueldos-por-debajo-del-salario-minimo

Al final, lo que conseguirán, como bien dices, es que la indignación llegue a tal punto que la gente responda con violencia. Siento decir esto, de verdad que no quiero parecer un extremista, pero si mañana surgiera un grupo terrorista que se dedicara a asesinar a gente como Botín, MAFO, Merkel, Trichet, etc. yo no sentiría ninguna pena por los asesinados. Sé que es muy duro lo que estoy diciendo, y tampoco quiero que parezca que apruebo los asesinatos, porque no es así, pero el cansancio ante la injusticia llega hasta tal punto que la rabia puede empezar a desbordarse, y al final reventarán las costuras...

Pepo Pérez dijo...

Yo tengo una razón por la cual los amos actuales no son conscientes de lo que están precipitando, llevan años precipitando, al terminar con el Estado social. Son hijos, incluso nietos, de la generación que vivió la II Guerra Mundial. Pero ellos no la vivieron. No saben por tanto para qué, y por qué, se montó el tinglado estatal que montaron sus padres.

Y como no lo saben, porque nadie puede ponerse en experiencia ajena (aparte de eso, tampoco tienen ni idea de las condiciones de vida de la mayoría, etc.), han procedido a cargarse el tinglado pensando que así se enriquecerían mucho más (cierto, evidentemente). Y siguen en ello. Sin reparar en las consecuencias.

Raúl Expósito dijo...

Sí, por eso lo asemejaba yo a la destrucción del medio ambiente. Saqueamos el planeta porque a corto plazo nos beneficia, pero no sabemos la que se nos viene encima (y algunos, torticeramente, lo niegan aunque lo del calentamiento global creo que está ya bastante clarito)...

Desgraciadamente, el sistema de protección social es hijo de la Gran Depresión de los años treinta y de la destrucción de la II Guerra Mundial, y ambas pillan ya muy lejos. Será necesaria otra hecatombe social para reajustar el sistema...

Raúl Expósito dijo...

Si te interesan estos temas, Pepo, te recomiendo un libro que he leído hace poco: 'Los Señores de las Finanzas', de Liaquat Ahamed. Es un recorrido histórico-económico del período entreguerras visto desde el punto de vista de los principales banqueros centrales del mundo de esa época: Montagu Norman, del Banco de Inglaterra, Benjamin Strong, de la Reserva Federal de Nueva York, Hjalmar Schacht, del Wundesbank y Emil Mureau, del Banco de Francia.

El libro hace un recorrido fascinante por la vida de estos cuatro personajes y cómo sus decisiones y las de otras autoridades contemporáneas alargaron la crisis posterior a la Gran Guerra y pusieron la cimientos de la Gran Depresión a través de aspectos como las indemnizaciones y las deudas de guerra, el patrón oro, etc. En oposición a estas cuatro figuras, a lo largo del libro va emergiendo la figura de John Maynard Keynes, cuyo pensamiento serviría para erigir la base sobre la que se sostuvo la economía mundial durante cerca de cuarenta años, los más prósperos de la historia, hasta que Friedman, Reagan y Thatcher desmontaron ese sistema y pusieron las bases del acutal caos...

El libro Caída Libre, de Joseph Stiglitz, uno de mis gurús económicos, también relata cómo la fiebre por la desregulación y la adoración a los principios del libre mercado nos han despeñado a la situación actual... :P

Como última recomendación, os aconsejo este video, una conferencia que se celebró en la Universidad de Córdoba donde participaton Julio Anguita y Alberto Garzón y en la que éste último da una explicación muy didáctica del origen de la actual crisis de los mercados de deuda...

http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=lMmx7vEAAbQ

El video es largo, pero vale la pena verlo con tranquilidad.

Raúl Expósito dijo...

Como curiosidad, te diré que soy profesor de Economía en 1º y 2º de Bachillerato en la Comunidad de Madrid (sí, por si te lo preguntas, soy de la marea verde).

Aunque mi posición me sitúa en un lugar privilegiado para poder debatir con los chavales de estos temas e intentar interesarlos por ellos, mis experiencias en este sentido son bastante frustrantes, la verdad.
Con 16 años, los chicos llegan ya con unos prejuicios políticos muy marcados de casa y no son nada recptivos a debatir (no digo que quiera lavarles el cerebro con mi visión del mundo, es que no muestran el más mínimo interés en clase, cosa que resulta muy frustrante).
Una reacción muy normal que tienen es oponerse al poder (algo que resulta bastante sano, en cualquier caso). En los años de Aznar, veía a muchos chicos que detestaban al gobierno del PP, y estos años veo a muchos chicos que detestan a ZP y han votado en masa al PP. Lo malo es que no hay ningún tipo de meditación en sus actos, y te miran con cara de total aburrimiento cuando intentas hablar de ello en clase...

Pepo Pérez dijo...

Muchas gracias, Raúl, tomo nota de tus recomendaciones. El video de Anguita es lo único que había visto. Y sí, claro que me interesan estos temas, como yo creo que de repente nos pasa a muchos. Si la economía va mal, o fatal, es normal que la gente empiece a preguntarse por qué. Esto por cierto es justamente lo que no conviene a quienes la manejan, que la gente busque respuestas y mire debajo de la alfombra la basura acumulada... durante 3 décadas, como tú bien dices. No te olvides de Clinton en los 90, que avanzó en la misma dirección desrreguladora.

Raúl Expósito dijo...

Sí, para empezar, confirmó en su puesto a Alan Grennspan, otro de los grandes culpables de la situación en la que estamos...

Gabriel dijo...

Sólo quería agradecer el post y vuestros respectivos comentarios. Tanto los tuyos, Pepo, como los de Raúl.
Soy uno de esos que de repente se pregunta porqué estamos como estamos y cómo hemos llegado a esta situación.
Me apunto los libros recomendados por Raúl. Y si se os ocurre alguna otra lectura que pueda ayudarnos a entender todo este desaguisado, desde aquí soy todo oídos.

Simon Fun dijo...

Es una lectura tangencial que además todavía no he leído, sólo lo conozco por la entrevista que expone las tesis del libro, pero "Debt: the first 5000 years" pinta muy, muy bien y ayuda a contextualizar la crisis en un marco muy amplio y esclarecedor. Cito de la entrevista:

"DG: One of my inspirations for ‘Debt: The First 5,000 Years’ was Keith Hart’s essay ‘Two Sides of the Coin’. In that essay Hart points out that not only do different schools of economics have different theories on the nature of money, but there is also reason to believe that both are right. Money has, for most of its history, been a strange hybrid entity that takes on aspects of both commodity (object) and credit (social relation.) What I think I’ve managed to add to that is the historical realization that while money has always been both, it swings back and forth – there are periods where credit is primary, and everyone adopts more or less Chartalist theories of money and others where cash tends to predominate and commodity theories of money instead come to the fore. We tend to forget that in, say, the Middle Ages, from France to China, Chartalism was just common sense: money was just a social convention; in practice, it was whatever the king was willing to accept in taxes.

PP: You say that history swings between periods of commodity money and periods of virtual money. Do you not think that we’ve reached a point in history where due to technological and cultural evolution we may have seen the end of commodity money forever?

DG: Well, the cycles are getting a bit tighter as time goes by. But I think we’ll still have to wait at least 400 years to really find out. It is possible that this era is coming to an end but what I’m more concerned with now is the period of transition.

The last time we saw a broad shift from commodity money to credit money it wasn’t a very pretty sight. To name a few we had the fall of the Roman Empire, the Kali Age in India and the breakdown of the Han dynasty… There was a lot of death, catastrophe and mayhem. The final outcome was in many ways profoundly libratory for the bulk of those who lived through it – chattel slavery, for example, was largely eliminated from the great civilizations. This was a remarkable historical achievement. The decline of cities actually meant most people worked far less. But still, one does rather hope the dislocation won’t be quite so epic in its scale this time around. Especially since the actual means of destruction are so much greater this time around."

Simon Fun dijo...

Más:

"Some economists are saying that economic growth since the Clinton era was essentially run on an unsustainable inflating of household debt. From an historical perspective what do you make of this phenomenon?

DG: From an historical perspective, it’s pretty ominous. One could go further than the Clinton era, actually – a case could be made that we are seeing now is the same crisis we were facing in the 70s; it’s just that we managed to fend it off for 30 or 35 years through all these elaborate credit arrangements (and of course, the super-exploitation of the global South, through the ‘Third World Debt Crisis’.)

As I said Eurasian history, taken in its broadest contours, shifts back and forth between periods dominated by virtual credit money and those dominated by actual coin and bullion. The credit systems of the ancient Near East give way to the great slave-holding empires of the Classical world in Europe, India, and China, which used coinage to pay their troops. In the Middle Ages the empires go and so does the coinage – the gold and silver is mostly locked up in temples and monasteries – and the world reverts to credit. Then after 1492 or so you have the return world empires again; and gold and silver currency together with slavery, for that matter.

What’s been happening since Nixon went off the gold standard in 1971 has just been another turn of the wheel – though of course it never happens the same way twice. However, in one sense, I think we’ve been going about things backwards. In the past, periods dominated by virtual credit money have also been periods where there have been social protections for debtors. Once you recognize that money is just a social construct, a credit, an IOU, then first of all what is to stop people from generating it endlessly? And how do you prevent the poor from falling into debt traps and becoming effectively enslaved to the rich? That’s why you had Mesopotamian clean slates, Biblical Jubilees, Medieval laws against usury in both Christianity and Islam and so on and so forth.

Since antiquity the worst-case scenario that everyone felt would lead to total social breakdown was a major debt crisis; ordinary people would become so indebted to the top one or two percent of the population that they would start selling family members into slavery, or eventually, even themselves.

Well, what happened this time around? Instead of creating some sort of overarching institution to protect debtors, they create these grandiose, world-scale institutions like the IMF or S&P to protect creditors. They essentially declare (in defiance of all traditional economic logic) that no debtor should ever be allowed to default. Needless to say the result is catastrophic. We are experiencing something that to me, at least, looks exactly like what the ancients were most afraid of: a population of debtors skating at the edge of disaster.

And, I might add, if Aristotle were around today, I very much doubt he would think that the distinction between renting yourself or members of your family out to work and selling yourself or members of your family to work was more than a legal nicety. He’d probably conclude that most Americans were, for all intents and purposes, slaves."

La entrevista está aquí:
http://www.nakedcapitalism.com/2011/08/what-is-debt-%E2%80%93-an-interview-with-economic-anthropologist-david-graeber.html