miércoles, 11 de febrero de 2015

sillages (angoulême III)

Van unas fotos de la exposición de autores residentes en la Maison des Auteurs durante 2014. La exposición se titulaba Sillages, fue comisariada por Pili Muñoz y Brigitte Macias con montaje de Catherine Chabrol y Dominique Clergerie, y se inauguró en la sala de exposiciones de la Maison el jueves 29 de enero, el primer día del Festival de Angoulême 2015. Para mi gusto, una colectiva muy variada y potente, y desde luego montada a conciencia. No era precisamente una muestra «testimonial».
 Sani Djibo contemplado un enorme dibujo de Delphine Chauvet
Los primeros en llegar a la exposición, tras pasar (todos, sin excepción) el preceptivo control de seguridad
Páginas del mexicano Apolo Cacho, que llegó de residente justo cuando yo me marché, en septiembre de 2014
 Experimentación sugestiva de Aidan Koch
 Aspecto del recibidor de la exposición nada más inaugurarse
Arriba y abajo, dibujos de François Bertin
 Las variaciones experimentales de Matt Madden


Matt himself
 El veterano Golo
 El «lado oculto» del neoyorquino (Brooklyn) Ron Wimberly
A la izquierda, la anfitriona, Pili Muñoz, directora de la Maison des Auteurs
La felicidad de Pili Muñoz. Yo: «Esto está petado de gente». Pili: «Siempre. Cada año que inauguramos, cada año»
Sani Djibo, natural de Níger, ante algunas muestras de su trabajo desarrollado en la Maison des Auteurs desde septiembre de 2014
Ls Bravú, residentes ahora mismo en la Maison; no llevaban ni un mes. El año que viene estarán expuestos en esta misma sala
Sylvain-Moizie, la alegría de la huerta, en sus cómics y en persona. Tal cual

A la derecha, Sylvain
Dibujos de Jorj A. Mhaya, natural de Beirut, junto al panel de me, myself and I
Arriba y abajo, dibujos míos para El vecino 4, con guión de Santiago García, y para Memorias de un periodista, con textos de alguien que ya diré en su momento (aún es pronto)
Arriba y debajo, páginas de Lucas Varela, de su inminente Le jour le plus long du futur, el libro que acaba de terminar durante su residencia en la Maison y que publicará en abril con Delcourt, en la colección que dirige Lewis Trondheim, Shampooing. Más información sobre Lucas en este blog, aquí



Una imagen de ambiente (o dos)
El diorama de Michaël Sterckeman
Trabajos recientes de Lola Lorente, que ha iniciado en noviembre pasado una nueva residencia en la Maison
 Olivier Balez
 El «rollo de la guerra» de Sophie Guerrive; más información, aquí. En primer plano, el japonés Fumio Obata, antiguo residente de la Maison, del que acaba de publicarse en España Casualmente
El gran Nylso, autor del cartel de la exposición de este año. Más sobre Nylso, aquí
El público aumentaba por momentos; el calor, también (aquí fue cuando me resfrié durante el festival, claramente). Ls Bravú suben por la rampa sin perderse un detalle
Páginas de Chema Peral, que fue compañero de piso durante mi estancia en la Maison el pasado verano
 
Créditos de la exposición
 Zoom a la lista completa de autores expuestos
Al frente, el fotógrafo Alain François; al fondo, a la izquierda, la surcoreana Juhyun Choi, conversando, a la derecha, con una antigua residente de la Maison, Élodie Durand
Alfonso Zapico, que lleva ya unos años instalado permanentemente en Angulema, y Asís Ayerbe, fotógrafo habitual de Qué leer y medios como La Vanguardia, El País Diario de Burgos. Alfonso, por cierto, publica el primer volumen de su nueva novela gráfica, La balada del Norteesta primavera
Arriba y debajo, dibujos del francés Samir Dahmani
Muestras de la estadounidense Jessica Abel, de la serie que está realizando ahora mismo para Dargaud, Trish Trash (un trabajo que compagina con otro proyecto, una novela gráfica para Pantheon)

Rachel Deville, que concluyó en agosto pasado su residencia en la Maison
Lucas Varela conversa con la diseñadora Valérie Desnouel 
El momento en que literalmente no se cabía (especialmente en esta zona, el bar de la Maison). En el centro, el estadounidense Benjamin "solo quiero caminar" Frisch; en primer plano, el perfil de Rachel Deville

---

The end. No están todos los que son, faltan algunos autores expuestos, pero son todos los que están, etcétera. Es todo lo que tengo en mi cámara. (Continuará en Angoulême IV)