jueves, 23 de octubre de 2014

la pieza que falta

“Tú, que eres un tío normal y corriente, como somos la mayoría, ¿cómo de hijo de puta te volverías por recuperar algo que has perdido?”, se preguntaba Carlos Vermut, y le preguntaba implícitamente al lector, cuando abordó su primera novela gráfica en solitario, El banyan rojo (Dibbuks, 2006). Esa puesta de largo no pasó desapercibida y obtuvo cuatro nominaciones en los premios del Salón del Cómic de Barcelona, los más importantes de la industria del tebeo español. La misma pregunta ética sigue de fondo en los dos largometrajes que ha dirigido Vermut hasta la fecha, Diamond Flash (2011) y Magical Girl (2014), dos de las películas más extraordinarias de los últimos años, españolas o no: hasta dónde eres capaz de llegar para lograr aquello que deseas, y cuáles son las consecuencias.
Mi artículo sobre los cómics de Carlos Vermut, director de la película Magical Girl, estrenada la semana pasada, sigue en la revista Passeig de Gràcia / Paseo de Gracia



No hay comentarios: