domingo, 7 de diciembre de 2014

grandes relatos

¿Qué grado de autobiografía hay en tus cómics? Es ficción, pero utilizo muchas cosas de mi experiencia y mi familia. En "Metralla", el padre no es exactamente mi padre, pero se parece bastante... En "La propiedad", la abuela es una combinación de mis dos abuelas. Hay otro personaje, Avram Yadognik, basado en mi tío. Es alguien amable, pero muy irritante (risas). Aunque, en general, la historia es una ficción. 
[...]
Para tratar el conflicto israelí-palestino, ¿es también mejor pensar en el presente que en el pasado? Sí, son cosas diferentes, pero encuentro muchas similitudes. Muchos polacos se quejan de que los judíos han perdonado a los alemanes, pero no a ellos. Y los judíos se muestran muy coléricos con los polacos porque piensan que colaboraron con los alemanes. Cuando hablo con alemanes de mi generación, compartimos más o menos la misma narración sobre el pasado. Quién era la víctima y quién el opresor. Y podemos empezar a construir una nueva relación. Con los polacos, tenemos narraciones diferentes. Los judíos piensan que los polacos eran antisemitas y los polacos que ayudaron a los judíos. Fue muy difícil para mí aceptar que no creían en mi narración. Y con los palestinos tenemos un problema parecido. Nuestra historia no les convence. Y seguimos enzarzados por la narración. Es muy difícil llegar a un acuerdo para empezar a construir algo nuevo. Por eso hay que aceptar la ambigüedad, la complejidad, y no solamente una opinión. 
Eso es algo muy difícil...Es muy difícil, ¡pero hay que aceptar que lo es! Por un lado, mantengo mi narración y, al mismo tiempo, la olvido. Hay que recordar y olvidar a la vez.
Extractos de la entrevista a Rutu Modan realizada por Vicenç Batalla para Rockdelux (sigue en el número de diciembre de la revista, ya en kioscos).