sábado, 1 de diciembre de 2012

UNA BOTELLA DE CHAMPÚ


Eddie Campbell pasó por Getxo el fin de semana pasado, en una mesa redonda donde repasó algunos de sus trabajos más importantes ante una sala de actos del festival repleta. Más tarde, el lunes, por Madrid, para presentar su último libro. Sin embargo, su gran momento en este tour en España lo tuvo –según él mismo afirma– en la Facultad de Bellas Artes de Málaga este martes, con todos los asientos ocupados y gente de pie, cerca de 200 personas aproximadamente. Tal como dijo el vicedecano de cultura en la presentación, ya es hora de que la academia, o sea, las facultades de bellas artes, reconozca el trabajo de historietistas como él. Por lo que respecta a Eddie, cuando vio tanta gente esperando para entrar en el salón de actos de la facultad instantes antes del comienzo de la conferencia, se puso inmediatamente a repasar el guión de su charla porque no quería defraudar a tanto público. Doy fe de que no lo hizo. En uno de esos eventos inesperadamente mágicos, en los que el todo se convierte en algo más que la suma de las partes, Eddie improvisaba delante de las imágenes que traía preparadas conforme su público respondía con sonrisas, risas abiertas o con esa gran ovación al final de la charla que duró bastante más tiempo del habitual, como todos pudimos comprobar. Fue esa respuesta del público la que le permitió expandir su «conferencia» (a Eddie le hacía mucha gracia que siguiera llamándola así, él prefiere llamarla «stand-up picture show») para combinar el repaso a sus métodos creativos y recursos formales con bromas sobre España («mi país favorito del mundo, a pesar de que aquí nada funciona»*), sobre su trabajo, sobre sí mismo y su vida, tal como nos la ha contado en sus cómics a lo largo de casi cuatro décadas de trayectoria. Como muchos de los asistentes podrían corroborar, fue una charla, para decirlo en una sola palabra, memorable.

Para los curiosos sobre el título de la conferencia, comentar que fue más bien un chiste implícito sobre la controversia generada por su entendimiento de la novela gráfica como movimiento, sensibilidad o nueva tradición del cómic, que el tema en sí mismo de la charla, que versó sobre su proceso creativo, centrándose en obras como Alec (y en concreto, Después del narigudo) o su última y soberbia novela gráfica, Mi libro sobre el dinero. Esa cosa maravillosa y horrible, uno de los cómics que más he disfrutado este año.

---

* «La primera vez que vine a España, esperé en el aeropuerto media hora ante la cinta de equipajes, que no se movía. Media hora después, seguía esperando. Luego, otros diez minutos, y por fin la cinta comenzó a funcionar. Lo primero que salió fue una botella de champú».

1 comentario:

spak3 dijo...

La charla fue amena y no del tipo clase magistral que se imparten aveces,si se lleno el salon de actos es porque mucha gente respeta y conoce mas a estos historietistas (que yo llamaria directamente artistas)que a muchos artistas modernos de generaciones pasadas,
a Eddie Campbell cabe destacar que su manifiesto sobre la Novela grafica es algo logico que las instituciones y la academia ya tardan en aceptar.